You are here: Home Ganadería y Pesca Alimentación Animal - Forrajes Reservas forrajeras
Reservas forrajeras PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 2
MaloBueno 
Ganadería y Pesca - Alimentación Animal - Forrajes
Modificar el tamaño de letra:

Reservas forrajeras

TPA Claudia Curró e Ing. Agr. Juan J. Bruno. 2008. Componente Capacitación y Difusión,

 EEA Concepción del Uruguay, Notiganadero 1(13).

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

Introducción

A pesar de que en algunas zonas las condiciones de sequía extrema podrían estar atenuadas es importante recordar que las Reservas Forrajeras son una herramienta fundamental para la ganadería vacuna que el productor debe considerar al momento de planificar su producción.   En el presente artículo se recuerdan algunas conceptos básicos sobre la técnica.

La intensa sequía de sufrida por los productores entrerrianos pone sobre la mesa esta importante técnica para la producción ganadera ya que, confeccionar forrajes conservados es la principal herramienta para  transferir los excedentes de las pasturas y verdeos hacia momentos del año donde la oferta es menor.  De esta manera es posible cubrir,  al menos en parte, los déficit forrajeros de verano e invierno manteniendo una carga animal constante promedio a lo largo del tiempo y/o aumentar la tasa promedio de ganancia de peso.

Incrementar la  productividad primaria de la producción ganadera, a través de la producción de pasto es el primer eslabón de un sistema ganadero que pretende ser eficiente y competitivo.

Es entonces necesario ajustar toda la tecnología involucrada para producir más pasto; tales como secuencias de cultivos, elección de variedades, siembras eficientes, control de malezas y fertilización. Esto será la clave para incrementar la producción de pasturas, en el INTA Concepción del Uruguay se encuentra disponible información local que posibilita acceder a este incremento de productividad primaria.

La planificación de las pasturas, contemplando la cantidad y calidad del forraje al momento de conservar, es otro de los factores determinantes del grado de calidad del producto a obtener.  Este concepto es muy importante ya que ninguna técnica de conservación mejora la calidad del forraje fresco.

Silaje

Se debe considerar esta alternativa solo para la conservación de forrajes de alta calidad. El material debe ser  cortado y picado uniformemente en trozos no mayores a los 2,5 cm confeccionando el silo con 65-70% de humedad. Sea cual fuere el silo que se realice en el mismo no debe entrar aire pues se busca que fermente y que se produzca ácido acético y láctico (característico olor a encurtidos) señal de que es un silo de calidad, desde este punto de vista las bolsas plásticas son las que dan mayor seguridad de fermentación .   La no producción de los ácidos comentados es debida a la entrada de aire al silo o al utilizar forraje con bajos contenidos de hidratos de carbono.

Una vez que el silo se estabilizó puede durar años sin alteraciones siempre y cuando no le entre aire ni agua, por ello una vez abierto cuanto más rápido se suministre a los animales mejor.

Los forrajes más frecuentemente usados son el sorgo y el maíz especialmente este último por ser fácilmente ensilable además de sus excelentes condiciones forrajeras.

Para ensilar pradera se debe ser más cuidadoso debido a que tiene bajas concentraciones de hidratos de carbono dificultando su fermentación.  Dependiendo de la pradera existen varias técnicas posibles para mejorar ésto tales como el premarchitado y el agregado de diversos aditivos, la consulta con el profesional es recomendable.

Por último también en la categoría silo se debe considerar a las bolsas de granos húmedos que son un interesante recurso de forraje conservado como suplemento  energético.

Para maíz y sorgo se debe cortar entre 30 y 35% de Materia Seca  o, medido de otra forma, con humedad entre el 70 y 65%.   Cosechas tardías, con humedades menores al 60% no producen más volumen, generando deterioros  sobre tallos y hojas y sobretodo dando silos de difícil fermentación y generalmente de baja calidad.

El método más utilizado para determinar el momento del corte es el llamado “línea de leche” que se observa en la base del grano no debiendo superar nunca el tercio del grano, otro indicador muy práctico es observar la senectud de las hojas basales, deben estar verdes. Recordar que siempre es preferible equivocarse por adelantarse que por atrasarse. 

El corte preciso de plantas, para obtener partículas fina y uniformemente picadas es una de las claves del éxito de la práctica.   Ésto está íntimamente ligado a permitir una correcta compactación del silo para lograr la extracción del aire,  además de mejorar la digestibilidad de la materia.

Una buena anaerobiosis es la clave para lograr un buen silo y para ello lo mejor es utilizar las llamadas cortapicadoras de precisión verificando que cuente con cuchillas bien afiladas (se deben afilar cada 4 ó 5 hectáreas) además de elegir el momento de corte adecuado. Finalmente todo este proceso, desde el corte-hilerado, picado y cierre del silo debe realizarse en el menor tiempo posible.

Entre las ventajas del sistema se puede mencionar la calidad de la reserva y el tiempo que puede mantener esa condición.  Sin embargo es necesario evaluar previamente la disponiblidad de maquinarias e implementos para su elaboración, extracción y la correcta distribución, ya que este sistema es altamente dependiente de esta condición.

En síntesis,  para tener silos de calidad de debe contar con forrajes de excelente calidad ya que ésta como ninguna práctica de conservación es  casi capaz de mantener la calidad del forraje inicial y lograr una anaerobiosis óptima para favorecer las bacterias lácticas y acéticas evitando además los microorganismos que deterioran la calidad. 

El compactado correcto, con tractores que desparramen el material en forma uniforme, para lograr la extracción del aire, es indispensable para la práctica.  Es conveniente tapar el silo con polietileno para ayudar a mantener la hermeticidad. Todo esto no es necesario si se utilizan los silos bolsas aunque la decisión debe ser tomada a la luz de los costos de cada sistema.

Según el Ing. Giocca son innumerables las ventajas del ensilado para conservar y diferir forraje algunas de las cuales se listan a continuación:

¨       Se puede ensilar cualquier tipo de cultivo (pastura, verdeos, soja, trigo, maíz, sorgo, etc.).

¨       Conserva de la mejor forma las características nutricionales del cultivo original.

¨       Permite conservarlo por largo tiempo (años).

¨       Pérdidas mínimas al confeccionarlo, logrando altísima eficiencia de cosecha.

¨       Puede distribuirse desde el simple auto-consumo hasta totalmente automatizado.

¨       Se puede suministrar prácticamente a todas las categorías animales.

¨       Hay en el mercado equipos adecuados para contratar o para adquirir.

¨       No es necesario contar con lugares especiales para su almacenaje.

¨       Su costo por kg. de materia seca es muy bajo, sólo superado por el forraje cosechado por los animales a campo.

¨       Se puede utilizar como único alimento, para balancear, para suplementar, como reserva, etc.

¨       Al suministrarlo podemos mezclarlo con cualquier otro forraje, grano, sales, aditivos, etc.

¨       Acepta fácilmente los agregados al momento de su confección tales como sales, urea, bacterias, etc.

¨       Permite un uso más eficiente del suelo.

¨       Permite manejar altas cargas ganaderas en forma constante, optimizando el uso del pastoreo.

¨       Permite ser confeccionado en condiciones climáticas extremas, de día y de noche.

¨       Podemos programar y planificar sobre recursos analizados y conocidos.

¨       Nos brinda gran seguridad al contar con una base forrajera estable.

Henificación

Por el contrario al almacenamiento en silo, el heno se trata de conservar forraje seco.  Para ello debe tenderse a una rápida evaporación del agua contenida en la planta.  Su confección debe iniciarse con la humedad cercana al 20% para estabilizarse en el 15%, de manera de evitar el enmohecimiento.

Pero al igual que con el silo la calidad del forraje a henificar debe ser óptima por cuanto ningún sistema es capaz de mejorar la calidad inicial. El momento de corte aquí también juega un rol preponderante en el producto obtenido.

Las malezas de los lotes con destino a heno deben ser controladas eficazmente pues éstas no sólo compiten con el forraje sino que pueden ser responsables de dificultar el corte y provocar deterioros en la maquinarias.  También se debe recordar que las plagas y enfermedades afectan a las hojas y que en ellas se encuentran la mayor parte de los nutrientes. Por lo tanto, la calidad de la pastura disminuye considerablemente si la materia seca producida tiene poco porcentaje de hojas.

Es muy beneficioso el uso de segadoras con acondicionadores de forraje. Su uso permite no solo una rápido secado de la planta y por lo tanto una mayor calidad del heno, (se debe recordar que la calidad obtenida es inversa al tiempo que pasa el forraje en el campo) sino que además permite un secado parejo de hojas y tallos, ello hace que sobre todo las leguminosas pierdan menos hojas en el proceso y por lo tanto mayor calidad se obtendrá.

También es importante tener una adecuada densidad de plantas de manera que la inversión pueda ser amortizada por la cantidad de rollos producidos.

Se debe tener muy en cuenta que el costo de un rollo “bueno” es el mismo que el de hacer un “mal” rollo.

Recuerde

La práctica para ser exitosa requiere necesariamente partir de una forraje de excelente calidad y ajustar la elaboración de forraje conservado.

 


Quote this article on your site

To create link towards this article on your website,
copy and paste the text below in your page.




Preview :

Reservas forrajeras
Sábado, 31 Enero 2009

Powered by QuoteThis © 2008