You are here: Home Ganadería y Pesca Mayor - Bovinos- Carne Innovación en la producción bovina con base pastoril
Innovación en la producción bovina con base pastoril PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 
Ganadería y Pesca - Mayor - Bovinos- Carne
Modificar el tamaño de letra:

Innovación en la producción bovina con base pastoril

La Republica. 2007. San Luis, Argentina.


 

 

En el Centenario, de Antiguas Estancias Don Roberto SA, se superó la alimentación animal durante el invierno con originales bebederos redondos distribuidos en 54.500 hectáreas. 

Durante 6 meses al año los rodeos de cría bovina reciben menos proteína por la natural disminución de la oferta invernal, pero este problema fue resuelto tras dos años de experiencias en El Centenario, un campo de 54.500 hectáreas de la firma Antiguas Estancias Don Roberto SA, donde suplementan a través de originales bebederos a 8.500 vacas con proteína disuelta en agua.

A través de 145 kilómetros internos de acueductos se distribuye urea disuelta al 1% que llega a los bebederos desde un equipo de invención australiana lector de caudal, conectado a una bomba inyectora y monitores que miden parámetros específicos en el agua de bebida.

Este sistema no modifica la calidad forrajera que consumen las vacas, sino que hace más eficiente su aprovechamiento en la digestión, generando un balance energético mejorado para el animal al final de cada día, con aumento voluntario del consumo de pasto.

Con esto se superó la deficiencia en la calidad alimentaria en invierno y comienzos de primavera, cuando las vacas preñadas se acercan a los máximos requerimientos nutricionales para parir adecuadamente, desarrollar su glándula mamaria, alimentar bien a su ternero y reiniciar la actividad sexual lo antes posible.

El sistema fue mostrado a invitados especiales el viernes en el elegante casco de El Centenario, a 85 kilómetros al sur de Fraga, en una jornada que coordinó Mussa Abdalah, de Ganadera del Sur SRL, y a la que asistieron técnicos e importantes ganaderos.

Gonzalo Molina, es el ingeniero agrónomo encargado de El Centenario desde 1999, año en el que empezó con 3.800 vientres y que hoy se estabilizó con 8.500 vacas Hereford.

Este campo tiene 54.500 hectáreas y el impacto más fuerte que recibió fue el sistema de pasturas implantadas y la construcción de aguadas.

El sistema de bebederos redondos aplicado “fue todo un descubrimiento para nosotros porque con 30 mil litros de capacidad, 8 metros de diámetro y un frente de 30 metros puede abastecer a rodeos de hasta 2.500 vacas cada uno en forma permanente”, describió el técnico a El Diario de la República.

El costo inicial es estas aguadas es de un 35% superior a los bebederos convencionales de 6-8 cuerpos, pero con la ventaja que hasta no llevan mantenimiento.

Para determinar la cantidad necesaria de estas bebidas y sus distancias entre sí para un uso eficiente de las pasturas, se midió cuánto pasto consumían los animales hasta los 800 metros alrededor de la aguada, a los 1.600 y por fuera de esa distancia. En la primera se comieron el 75% del alimento, 55% hasta la segunda marca y nada más que un 30% más allá de los 1.600 metros.

Por ello se dividieron los lotes y las mismas aguadas con lo que lograron un alto impacto de consumo alrededor de las bebidas, pero en un período más corto siguiendo un esquema de rotaciones que elimina el pastoreo continuo que hacía desaparecer las forrajeras alta calidad.

La carga animal en invierno en los lotes con digitaria es de un animal por 3,5 hectáreas y de una hectárea por vientre en verano.

Este uno de los tres establecimientos que Antiguas Estancias Don Roberto SA tienen en San Luis, además de Los Trapales y Don Roberto, que suman casi 100 mil hectáreas y 27 mil vacas.

La evolución en El Centenario

Antes de estos cambios, El Centenario tenía un sistema de aguadas abastecidas desde 21 perforaciones con molinos, con baja carga animal, una base forrajera sólo de pasturas naturales, sin suplementación y altos valores de procreo con baja productividad por hectárea.

El sistema actual tiene sólo tres fuentes de agua principales, dos perforaciones y un acueducto estatal (que funciona irregularmente), que abastecen 58 bebederos redondos a través de 145 kilómetros de acueductos internos.

Estos cambios se completaron con la implantación de pasturas, unas 33 mil hectáreas con digitaria, a la que consideran la forrajera más promisoria, y 11 mil con pasto llorón, del que ahora no se habla tan bien.

Según el INTA, la proporción ideal de pasto llorón y digitaria en un campo es mitad y mitad, pero Molina aconseja no más del 25% de llorón, porque después de enero la calidad de este pasto no alcanza para mantener el aumento de peso diario de un ternero y las necesidades de la vaca.

Con las nuevas aguadas, la división del campo en 23 lotes e implantación de pasturas, El Centenario se encontró con otro cuello de botella: el bajo nivel de proteína en la dieta invernal.

“Si hoy tuviera que empezar con un campo lo último que haría sería sembrar forrajeras, porque tiene mucho más impacto el tema del agua y del manejo de las parcelas y pasturas”, opinó el encargado de la estancia.

 


Quote this article on your site

To create link towards this article on your website,
copy and paste the text below in your page.




Preview :


Powered by QuoteThis © 2008