You are here: Home Avicultura Los desafíos del guanaco
Los desafíos del guanaco PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 1
MaloBueno 
Animales - Camélidos
Modificar el tamaño de letra:


Los desafíos del guanaco

Joaquín B. Allolio. 2007. Supercampo, Buenos Aires, 11(159).


Introducción

Los principales retos que enfrentan los productores y los procesadores son cómo generar una “masa crítica”, pagando precios sustentables a los ganaderos, y además encarar una adecuada promoción de la fibra.  

El creciente interés desde el exterior por los guanacos obligó a revisar viejas cifras de la población de estos animales. Una encuesta llevada a cabo en 2000 por INTA y la GTZ son ahora una base firme para creer que actualmente hay más de 500 mil guanacos, principalmente en la Patagonia y en Tierra del Fuego. En 2006 se llevó a cabo otra encuesta semejante en 10 otras provincias andinas y del Noroeste.

No hay todavía resultados finales, pero se sabe que los números son mucho menores en esas áreas.

No más del 1 % de esa cifra (menos de 5 mil) son animales criados en semicautiverio por productores ovinos que consideran al guanaco como una valiosa alternativa a su actividad principal de producir lana.

La especie está sujeta a los reglamentos de CITES Apéndice II, que permite su uso controlado siempre y cuando el país pueda proveer un Plan de Manejo. En la Argentina ese Plan de Manejo tiene vigencia desde 2007, con énfasis en el uso de la fibra.

No hay cifras disponibles y actualizadas, pero actualmente la fibra de guanaco es exportada desde Argentina por diversos operadores, que la embarcan parte en su estado natural, y parte des-cerdada.

LOS OPERADORES Y SUS OPCIONES

Como resultado del proceso de desertificación que tiene lugar en muchos lugares de la Patagonia, un serio problema para productores, autoridades e investigadores de INTA Bariloche entendieron que debían buscar nuevas opciones para la producción ganadera en la región.

La abundancia de poblaciones locales de guanacos, motivó a algunos criadores ovinos con buena capacidad económica, a mirar alrededor en sus propias estancias y preguntarse si no sería posible esquilar guanacos de manera sustentable, con los debidos permisos de la dirección de Fauna.

Esto es visto pues, como una de las maneras de manejar el sobrepastoreo y la degradación de los pastizales.

Revisemos algunos ejemplos

GuenGuel

Guenguel significa en lengua Tehuelche, “la barriga blanca del Nun” (guanacos). Ellos promueven sus productos usando el slogan “El suave secreto de la Patagonia”.

Los hermanos Mazquiarán son líderes en la actividad que llevan adelante en 5 campos diferentes en el Oeste de Chubut y Norte de Santa Cruz.

La principal de ellas es la Estancia Don José, cerca de Río Mayo, donde crían su plantel de guanacos.

En algo más de 70 mil has crían ovejas Merinos finas y súper finas, de los cuales los adultos tienen una finura promedio de 19/20 micrones, y los borregos que van a primera esquila tienen en cambio sólo 16/17 micrones.

Son también pioneros en el uso de la Esquila Desmaneada Secuencial Prolana, recomendada para obtener muy bajos recuentos de fibras negras y/o coloreadas.

Desde 1996 se apoyan en el asesoramiento de INTA Bariloche, y en 1998 comenzaron a esquilar guanacos.

El promedio de finura de guanacos en la Argentina es de 13 a 15 micrones, y el largo de la fibra alrededor de 32 mm.

GuenGuel certificó en 2000 sus estancias y su producción como orgánica, y a partir de 2003/04 están habilitados para utilizar la etiqueta “full organic” en sus productos.

Estancia La Esperanza

La empresa familiar del Arquitecto Roberto Chechile y sus hijos, hace 10 años que manejan un campo propio y tres campos arrendados con un total de 53.600 hectáreas en las provincias de Río Negro y Neuquén. Crían guanacos en semicautiverio, y también capturan guanacos adultos silvestres, que esquilan para obtener su valiosa fibra.

Han trabajado también como cabaña, proveyendo de planteles a otros criadores que se iniciaron en la especie en la provincia de Neuquén, y se destacan sus avances en el manejo reproductivo, con la guía de INTA Bariloche.

Simultáneamente tienen una majada de 5 mil ovejas Merino, produciendo cada temporada 20 ton de lana fina esquilada y acondicionada según las normas Prolana con una finura de promedio 19,5 / 20 micrones.

También faenan por temporada aproximadamente 4 mil corderos de peso vivo en el rango de 16–24 kilogramos, ofreciendo anualmente al mercado interno aproximadamente 40 ton de corderos en carcasas. A través de otra empresa familiar han desarrollado su propia distribución de cordero patagónico vendiendo a hoteles y restaurantes.

Son los únicos productores que han exportado su propia fibra de guanaco desde hace 5 años a Japón, Perú -para ser procesada en Arequipa- y más recientemente a Bolivia e Italia.

Ahora están desarrollando una línea de prendas artesanales de pura fibra de guanaco.

Asociación de Criadores de Guanacos de Río Negro

Aunque Río Negro es pionera en los proyectos de aprovechamiento de guanacos con más de 20 proyectos en marcha, tanto de crianza en semicautiverio a partir de la captura de chulengos, como la captura de adultos silvestres para su esquila y posterior largada, varios de ellos que integran esta asociación, están hoy esperando un precio más atractivo que justifique todo el esfuerzo.

Las autoridades de Fauna de la provincia ejercen los controles necesarios para que con los respectivos certificados CITES, se pueda vender la fibra al exterior.

CRIANZA EN SEMICAUTIVERIO

Los operadores descriptos más arriba eligieron, primero, en algunos casos con asesoramiento de INTA y en otros usando el “método adaptativo" (prueba y error), la captura de “chulengos” de una semana de vida, que alimentan con biberón y leche durante 120 días.

Después de dicho período, durante el cual hay que tener mucho cuidado con ayuda profesional para evitar mortalidad, son “largados” a potreros especialmente preparados con cercos muy altos (entre 1,80 y 2,10 m de altura) donde se alimentan sobre pastizales naturales y reciben alimentación suplementaria durante el primer invierno.

Este sistema de crianza es recomendado para áreas donde no hay poblaciones de guanacos silvestres.

CAPTURA, ESQUILA Y LARGADA

La recomendación para áreas con sobre población de guanacos, es organizar el manejo de esas poblaciones silvestres.

Se pide a los productores el diseño de un adecuado plan de manejo, que es supervisado tanto por las autoridades nacionales como provinciales de Fauna, quienes emiten luego las autorizaciones.

Dichos planes de manejo deben incluir una encuesta previa de población, y el relevamiento en el terreno de las habituales vías de escape, para poder luego encarar la captura de adultos silvestres usando técnicas adaptadas en parte del "chaccu" tradicional, pero usando jinetes a caballo, para arrear a los guanacos a través de largas "mangas" que los van llevando hacia el área de esquila.

Esta segunda opción de capturar adultos para su esquila, será adoptada finalmente por la mayoría de los productores más chicos, considerando el alto costo de los cercos y otras instalaciones, así como la necesidad de tener personal especialmente entrenado para el manejo de los guanacos en sus nuevos "territorios".

Ya existen algunos especialistas como el biólogo Raúl Cardón proveyendo un servicio bien organizado de captura a estancias grandes, con clientes privados en Río Negro, Río Gallegos y Tierra del Fuego, y que también es consultado por autoridades de Fauna de otras provincias.

PROCESAMIENTO LOCAL

Guenguel, el más avanzado de los criadores de guanacos en la Argentina, ya llega al otro extremo de la cadena de valor textil, y está vendiendo al público sweaters y otras prendas de alta moda y diseño, tejidas de sus propias fibras certificadas como orgánicas, lana Merino súper fina, y en algunos casos hasta 20 por ciento de fibra de guanaco, en su propia boutique en El Calafate, uno de los destinos turísticos más reconocidos de la Argentina, muy cerca del famoso glaciar Perito Moreno.

Desde comienzos de este año tienen también, en un emprendimiento común con la Municipalidad de Pico Truncado en el norte de la provincia de Santa Cruz, una instalación para el des-cerdado de la fibra. Por el momento procesan su propia fibra, y su propósito es poder ofrecer en el futuro cercano dicho servicio industrial a otros productores.

HERRAMIENTAS DE MARKETING

Arriba hemos descripto una de ellas. Otra es el Concurso Bienal de vellones de guanaco, organizado en forma conjunta por la Filatura di Trivero de Biella, Italia, junto con sus proveedores de la firma Fuhrmann SA, filial argentina del Grupo Schneider también de Biella.

En esta segunda oportunidad recibieron 41 vellones, entre los cuales el elegido como el mejor y que obtuvo su premio midió 14,68 micrones y 38,3 mm HM Almeter, en un vellón que pesó 450 gramos.

La idea es promover la competencia y selección entre productores, para lograr la fibra más fina con el mejor largo posible, apta para peinar.

La más tradicional de las firmas exportadoras de la Argentina es Pelama Chubut SA, de la familia Leers, quienes desde los 1950 están especializados en la exportación de fibras especiales y preciosas como Mohair de cabras de Angora, llama, vicuña, y guanaco, que embarcan des – cerdada. Tienen una moderna planta en el Parque Industrial de Trelew (Chubut), con instalaciones completas para la clasificación, lavado, peinado y des-cerdado de sus productos.

  

Los productores deben diseñar adecuados planes de manejo que, para ser aprobados, son evaluados por las direcciones de fauna.

Según los datos del censo realizado en 2000, se estima que en la actualidad existe una población superior a 500 mil guanacos y ésta se distribuye principalmente en la Patagonia y en Tierra del Fuego y no más del 1% son criados en semicautiverio.

 


Quote this article on your site

To create link towards this article on your website,
copy and paste the text below in your page.




Preview :

Los desafíos del guanaco
Miércoles, 21 Enero 2009

Powered by QuoteThis © 2008