You are here: Home Avicultura Alpacas mascotas en Japón
Alpacas mascotas en Japón PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 1
MaloBueno 
Animales - Camélidos
Modificar el tamaño de letra:

Alpacas mascotas en Japón

Periodístico. 2008. El Comercio, Perú.


Una granja japonesa comenzó con 200 animales adquiridos en el Perú y ahora tiene 370 que se venden como mascotas

 

TOKIO. Ocho años después de haber importado 200 alpacas en un vuelo fletado especialmente para tal efecto, y con otros 170 ejemplares nacidos en Japón, la granja Nasu Alpaca Farm, ubicada en la prefectura de Tochigi, al noroeste de Tokio, no es solo la más grande que existe en el Japón y todo el continente asiático, sino una de las pocas en el mundo que han visto en la crianza de estos simpáticos camélidos un negocio que no se basa únicamente en el abrigador tejido que se produce con el pelaje del elegante y dócil animal andino.

"Criar alpacas siempre me pareció un negocio interesante que tendríamos que desarrollar por etapas. Por eso desde un inicio nos fijamos tres objetivos: promocionar las alpacas y darlas a conocer al público japonés; venderlas como mascotas porque son domesticables y bonitas; y comercializar sus tejidos", explica Seiichi Atsuta, presidente de Nasu Alpaca Farm.

 Cumplir la primera etapa de su proyecto no ha sido ni es fácil porque la promoción continúa y debe ser constante, opina el empresario que no solo ha creado páginas web, blogs y videos con todo tipo de información sobre las alpacas, sino que también participa en cuanta feria o exposición pueda tener relación con la difusión y venta de estos animales. Sin embargo, la principal labor desarrollada por Atsuta ha sido en el ámbito televisivo, ya que ha logrado presentar sus alpacas en varios de los programas más vistos del país.

 "En 1999 solo había tres alpacas en todo Japón, y la gente sabía muy poco de ellas. Ahora hay mucha mayor información y hasta cierto punto es común escuchar hablar de los tejidos de alpaca. Además, en nuestra granja los visitantes no solo pueden tocar a los animales sino también realizar diferentes actividades con ellos", explica el empresario, que hasta la fecha lleva más de 600 millones de yenes (US$6 millones aproximadamente) invertidos en este proyecto.

 Actualmente la Nasu Alpaca Farm ha logrado vender varias alpacas como mascotas, cinco de ellas a la ciudad de Yokohama, dos a la ciudad de Mito (Tochigi) y otras dos a un pequeño poblado de la prefectura de Hokkaido, además de varias más a casas de ancianos, a quienes los animales les brindan compañía y distracción.

CUESTIÓN DE COSTUMBRES

"En Japón es común que las personas mayores adopten una mascota y la traten como si fuera un hijo, o que algún poblado del interior busque aumentar sus atractivos para recibir más visitantes, y todos ellos son nuestros clientes potenciales porque las alpacas son muy 'kawaii' (dóciles, dulces, bonitas, tiernas, etc.)", explica Atsuta. Él se demoró un año en completar los trámites para poder importar su andino cargamento, y casi dos meses en ponerle nombre a cada uno de los animales, "porque a todas las llamamos por su nombre", aclara.

SON ECOLÓGICAS

En el apartado textil, Atsuta cree que a la larga la fibra de alpaca reemplazará a muchos otros tejidos que actualmente se usan en la confección, principalmente a la cachemira, porque "las alpacas son beneficiosas al medio ambiente, no lo perjudican como sí lo hacen las cabras de Cachemira", acota.

 "Las cabras cuando se alimentan se comen hasta la raíz de la planta, causando deforestación. En cambio, la alpaca solo se come las hojas. Esta diferencia, sumada a la buena calidad del tejido de alpaca y a los problemas de calentamiento global que enfrenta el mundo en los que también influye la deforestación, determinará que pronto el mundo comience a utilizar tejido de alpaca", explica el empresario. A mediados de junio financiará la visita de cuatro esquiladores peruanos a su granja, los cuales reemplazarán a los expertos ovejeros australianos que invitaba hasta ahora.

Con la lana que se obtenga de la esquila, el empresario planea confeccionar cojines, cubrecamas, alfombras y otras piezas de alta calidad que serán únicas y totalmente hechas a mano. "Por el momento no tenemos suficiente lana para iniciar una producción a gran escala, pero cuando ese momento llegue, lo más seguro es que importaremos alpaca desde el Perú".

 Además de ser unos animales saludables para el medio ambiente, las alpacas cuentan con otra ventaja dentro del mercado japonés, según refiere el empresario: la gran variedad de tonalidades de pelo. "Por la gran variedad de tonalidades que tiene el pelo de alpaca, no es necesario aplicarle colorantes químicos a la hora de confeccionar las prendas, y eso es un beneficio porque muchos japoneses son alérgicos a este tipo de tintes. Por eso siempre afirmo que la alpaca es el animal perfecto para nuestro país", explica entusiasmado.

 Entre los puntos en contra que Atsuta le ve a la alpaca, menciona lo blanda y gruesa que es su fibra si se la compara con otras como la cachemira, aspectos que, sin embargo, se pueden mejorar y que a la larga se compensan con la gran cantidad de calor que conserva el tejido.

 "Nosotros hemos realizado pruebas con tejidos de alpaca y cachemira, envolvimos un recipiente que calentamos a 58 grados de temperatura, y después de ocho horas el que se encontraba protegido por el de alpaca perdió 16 grados mientras que en el otro (de cachemira) la pérdida de calor fue de 20 grados", comenta el empresario.

Rebaños en otros países

En la actualidad, las exportaciones peruanas de alpaca en forma de fibra y prendas terminadas alcanzan aproximadamente los US$115 millones de dólares al año, generando empleo para 120.000 familias. Estos productos van a más de 30 países, Japón entre los principales. También figuran China, Italia, Corea del Sur, EE.UU., Nueva Zelanda, Reino Unido, Hong Kong, Japón, Bolivia, Taiwán, Suiza, Australia, Uruguay y Siria.

De lo que se exporta, el pelo fino cardado o peinado de alpaca es el que tiene mayor demanda, seguido de los hilados de pelo fino peinado sin acondicionar para la venta al por menor. Siguen en importancia los artículos de peletería y los tejidos en general.

 Una fibra fina de alpaca puede tener 17 micrones, mientras que se considera gruesa si alcanza de 33 a 35 micrones. Mientras más gruesa, menos valor alcanza porque la calidad disminuye.

 En cuanto a rebaños de alpaca, Nueva Zelanda tiene importantes rebaños de estas, lo mismo que Australia y Estados Unidos. Hasta 1990 estaba prohibida por ley la exportación de alpacas fértiles con la finalidad de proteger el recurso genético de la alpaca peruana, pero esta barrera fue anulada poco después.

MÁS DATOS

        A mediados de noviembre del año pasado, la embajada peruana en Tokio organizó por primera vez el Alpaca Fiesta, un evento que se desarrolló de forma paralela a la versión que desde hace cuatro años se lleva a cabo en el Perú.

        Este año, según informó un funcionario diplomático, se volverá a montar un evento por medio del cual la delegación peruana no solo busca promover la fibra de alpaca como tal, sino como parte de una cultura milenaria.

 

Quote this article on your site

To create link towards this article on your website,
copy and paste the text below in your page.




Preview :

Alpacas mascotas en Japón
Miércoles, 21 Enero 2009

Powered by QuoteThis © 2008