You are here: Home Avicultura LA CABRA CRIOLLA SANLUISEÑA
LA CABRA CRIOLLA SANLUISEÑA PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 
Animales - Caprinos
Modificar el tamaño de letra:

ISSN 0327/425

INSTITUTO NACIONAL DE TECNOLOGÍA AGROPECUARIA

ESTACIÓN EXPERIMENTAL AGROPECUARIA SAN LUIS

VILLA MERCEDES

INFORMACIÓN TÉCNICA N° 135

LA CABRA CRIOLLA SANLUISEÑA

INFORMACIÓN TÉCNICA PARA PEQUEÑOS PRODUCTORES

ROSSANIGO 1 C.E., FRIGERIO 2 K.L., SILVA COLOMER 2 J.

1- Médico Veterinario- 2-Ingeniero Agrónomo.

E.E.A. SAN LUIS. C.C. N° 17 -5730- VILLA MERCDES (San Luis)

TE-FAX: 02657 - 422616 / 423249



INTRODUCCIÓN

El ganado caprino cumple una importante función en la economía de zonas áridas y semiáridas de nuestro país. Según el Censo Nacional Agropecuario de 1988 existían en la Argentina 3.710.065 cabras, pero estimaciones actuales de organismos nacionales, no gubernamentales y productores privados hablan de más de 5.000.000 cabezas en manos de unas 50.000 familias de pequeños productores. El 70 % del stock caprino son animales de raza criolla o sus cruzas, productores de carne (cabritos) concentradas en las provincias del centro oeste y noroeste del país. El resto son cabras de raza Angora criadas en la patagonia para la obtención de pelo (Mohair) y detectándose recientemente una importante cantidad de animales productores de cashmere o fibra dawn (Scaraffía, 1992). Los animales productores de leche representan una mínima proporción del total.

Toda la bibliografía que se puede consultar hasta el presente sobre la cabra criolla es escasa, pero la mayoría de los autores destacan una cualidad común: su buena rusticidad como productora de carne.

El objetivo de la presente comunicación técnica es presentar observaciones y resultados de los estudios que hemos realizados en situaciones reales y en condiciones semi-intensivas en la EEA INTA San Luis, incluyendo estudios realizados en la región centro oeste del país por otros autores.

LA PRODUCCIÓN CAPRINA EN SAN LUIS
Censo y distribución

La región de cuyo dispone de recursos forrajeros de mediana calidad. Estos son utilizados con mayor eficiencia por el ganado caprino que por otros animales. La provincia de San Luis cuenta con 2600 productores caprineros con 123.000 cabezas (Censo Nacional agropecuario 1988) que ocupan después del bovino el segundo lugar en importancia en la producción. Estos animales se encuentran distribuidos principalmente en los departamentos del norte (Ayacucho, Junín, Belgrano, San Martín, Chacabuco y Pringles) en manos de explotaciones familiares pequeñas con (75%) y sin (25%) posesión de tierra. Esta región se caracteriza por poseer dos grandes sierras (la de San Luis y la de Comechingones) separadas por el valle del río Conlara. El clima es templado con amplias amplitudes térmicas entre día y noche, con heladas frecuentes y lluvias estivales (de octubre a marzo) que varían desde 150 mm al oeste a 600 mm anuales al este.

Situación social

La situación de los productores caprineros es variable. Ciertos son asalariados o peones de una gran propiedad que disponen de una pequeña majada personal. La mayoría son independientes, poseen una majada (de 30 a 200 cabras) y una casa en tierras fiscales que la reivindican mediante el pastoreo de su majada. En otros productores, la producción es más segura. Son aquellos que poseen hasta 100 ha de su propiedad y que generalmente crían cabras junto a bovinos. En todos los casos la orientación de la producción es la misma: la producción extensiva de cabritos mamones. Una de las características de esta producción es que generalmente esta manejada por las mujeres y los niños.

Alimentación

El ganado caprino de la provincia se agrupa en majadas o rebaños poco numerosos, con una media que no sobrepasa los 80 animales pudiendo encontrar un máximo de 400 cabras. La cantidad adecuada de cabezas por hectárea depende de la calidad de las pasturas, pero se calcula que donde come una vaca comen diez cabras, por lo que en los campos naturales con monte de la región la carga animal es de 1 a 3 cabras/ha. En general las majadas deben obtener del pastizal y del monte la totalidad de su alimentación anual, ya que no se les brinda ningún tipo de suplementación. Las especies estivales del pastizal natural que desarrollan después de las lluvias primaverales ofrecen una pastura de gran calidad forrajera entre diciembre y marzo. A partir de abril la vegetación arbustiva (tusca, usillo, lata, piquillín, albaricoque), arbórea (algarrobo, tala, molle, tintitaco) y de hemiparásitos de árboles (liga, liguilla) constituye gran parte del recurso forrajero del otoño e invierno (Giulietti y Delamer, 1989).

Generalmente las majadas salen a pastorear a primera hora de la mañana, regresando solas a los corrales a última hora de la tarde. Las cabras pastan en libertad alejándose en busca de alimento sin respectar alambrados y propiedades. Muy pocas veces son guiadas por perros "cabreros".

Factores limitantes de producción

Los principales factores que afectan la actual situación de la producción caprina de San Luis son: hatos chicos y de mala calidad zootécnica (sin selección), no tenencia de la tierra, infraestructura deficiente, aislamiento a los grandes centros, mal uso de la cobertura vegetal, mala alimentación (no suplementación), problemas sanitarios y depredación natural (puma), baja tasa de reproducción anual, mala comercialización, inexistencia de asociaciones de productores, escaso apoyo oficial y de información específica.

DESCRIPCIÓN MORFOLÓGICA DE LA CABRA SANLUISEÑA

La gran mayoría son animales pertenecientes a un mosaico genético de 500 años de razas colonizadoras (españolas) cruzadas al azar con razas de leche (Anglo Nubian, Saanen), de doble propósito para leche y carne (Anglo Nubian) y pilíferas (Angora), con el objeto de mejorar la producción. Este cruzamiento azaroso hace difícil determinar las particularidades de cada de ellas y dividir con exactitud las cabras criollas originadas en la época de la colonia. Sin embargo, la selección natural ejercida por el clima, suelo y tapiz vegetal, sumado al cruzamiento sin control, les fueron dando a los caprinos de San Luis características propias originando una cabra de menos peso y tamaño que las españolas, con crías más chica al nacer y con producciones de leche reducidas, pero ganando en rusticidad y sanidad . A estos animales nosotros los denominamos Criollos tipo Sanluiseño.

En general los animales que no recibieron cruzamientos con razas mejoradoras poseen una cabeza triangular y estilizada, perfil recto, orejas medianas mantenidas horizontalmente, cuernos bien desarrollados en los machos y algo menores en las hembras con una gama de tamaño y forma, cuello mediano y musculoso con o sin mamellas, tronco rectangular, cola mediana y alta y miembros anteriores finos y descarnados con pezuñas gruesas. Las ubres son de forma globosa con pezones cortos y bien definidos o de forma cónica con pezones grandes sin apenas solución de continuidad o de formas intermedias. Es común observar pezones dobles o suplementarios muchas veces funcionales. En conjunto la cabra presente signos claros de femineidad mostrando acusada diferencia con la del macho.

El pelaje normalmente es corto y sedoso de color blanco, gris, negro y marrón en todos sus tonos de forma completa o mezclados entre sí o de colores compuestos (overos). En algunos animales se observa pelos largos en toda la longitud de la columna vertebral (raspil) o en la superficie externa de las nalgas (calzón) quizás como vestigio de alguna raza española. Es común observar animales con pelo largo (chilludos) marcando una descendencia de cruzamiento con Angora.

Los animales de mayor tamaño, con mamas mas desarrolladas, con perfil convexo y orejas largas, anchas y caídas indica la presencia de sangre de Anglo Nubian.

En el siguiente cuadro exponemos las principales características medidas en las majadas de San Luis.

CUADRO 1: característica morfológica de la criolla sanluiseña.

 

Media

Rango

Peso cabra adulta

30 a 50 kg

 

Peso macho adulto

50 a 80 kg

 

Alzada a la cruz

66,1 cm ± 3,9

74-54 cm

Perímetro toráxico

88,2 cm ± 6,1

103-78 cm

Presencia cuerno

82,5 %

 

Cornamenta predominante

Arco o Aegagrus

 

Presencia mamellas

19 %

 

Barba en hembras

73,5 %

 

Ubres normales (2 mamas-2 pezones)

66,5 %

 

Ubres con pezones suplementarios

 

 

En cada mama

17 %

 

En una mama

16,5 %

 

ASPECTOS REPRODUCTIVOS

En los sistemas reales de producción el servicio es casi siempre natural y continuo, solo algunos productores manejan a los machos con servicio estacionado. El período principal de parición (60% de los nacimientos) ocurre en los meses de mayo-junio-julio que corresponde al servicio natural de enero-febrero. Este período de gran fecundidad es consecuencia del mejor estado corporal debido al rebrote de forrajeras en los meses de mayores precipitaciones. El resto (40 %) tiene lugar en la primavera (octubre a diciembre). Las cabrillonas de reposición son normalmente servidas con un peso promedio de entre 25 a 30 kg.

En general las hembras no tienen problemas de parto (distocias), pero sí se observa diferentes comportamiento de las madres con el recién nacido. Hay cabras con muy buena aptitud materna y otras en cambio rechazan a sus hijos o no le dan de mamar en las primeras horas de vida, lo que se traduce en una importante mortandad neonatal agravada en los días de fuertes heladas durante las pariciones de otoño-invierno.

A continuación se observan algunas mediciones reproductivas de la cabra criolla sanluiseña que hemos realizado durante dos años en dos sistemas reales y un semintensivo.

 

Cuadro N° 2: Aspectos reproductivos medios de la cabra criolla sanluiseña.

Majada en estudio

Sistema Real

Sistema semi-intensivo

93 cabras-3 machos

22 cabras-1 macho

Peso servicio

26-52 kg

30-51 kg

% preñez anual (2 partos)

46,7 %

----

otoño-invierno

64,2 %

95 %

primavera-verano

33,3 %

----

Peso parto

34-59 kg

38-57 kg

% parición anual:

44,7 %

----

otoño-invierno

61,6 %

88 %

primavera-verano

33,3 %

----

% cabras doble preñez anual

13,3 %

----

% abortadas/año(sobre preñadas)

2,0 %

9,5 %

Índice prolificidad/cabra anual

1,27

----

parto otoño-invierno

0,76

1,56

parto primavero-verano

0,53

----

% partos simples

64,3 %

----

otoño-invierno

76,4 %

46,8 %

primavera-verano

40,0 %

----

% partos dobles:

35,7 %

----

otoño-invierno

23,6 %

50,2 %

primavera-verano

60,0 %

----

% partos triples

0 %

3,0 %

Intervalo parto concepción

37 días

----

% nacimientos machos:

62,5 %

51,2 %

% nacimientos hembras:

37,5 %

48,8 %

Peso nacimiento:

2,610 kg

2,600 kg

Peso macho nacimiento:

2,867 kg

2,790 Kg

Peso hembra nacimiento:

2,392 kg

2,426 kg

Peso parto simple nac:

2,886 kg

2,927 kg

Macho:

2,800 kg

3,063 kg

Hembra:

3,220 kg

2,712 kg

Peso parto doble nac.:

2,578 kg

2,480 kg

Macho:

2,888 kg

2,673 kg

Hembra:

2,171 kg

2,358 kg

Peso parto triple nac:

-----

1,983 kg

Macho:

-----

1,850 kg

Hembra:

-----

2,050 kg

% mortandad hasta destete:

16,5 %

10,57 %

 

(*)Sistema semi-intensivo: pastoreo de alfalfa, cebadilla, festuca, agropiro y pasto llorón durante

6 -8 horas diarias. Encierro nocturno. Heno de alfalfa y maíz molido en invierno y pre-servicio.

PRODUCCIÓN DE CARNE (cabritos mamones)

En los sistemas reales, los cabritos son criados en corrales cerrados y cubiertos de troncos y paja. Ellos esperan a sus madres después que ellas regresan de pastorear, pasando las noches juntos por lo que la lactación es restringida a dos tomas diarias.

Generalmente gran parte de los cabritos hembras se reservan para la recría y posterior reposición de la majada, así como uno o dos chivitos para futuros padres reproductores. Casi nunca se efectúa castración de los chivitos para la producción de capones.

El resto son vendidos como cabrito mamón (con una edad de entre 45 a 75 días y un peso de 6 a 9 kg) a los "cabriteros" que pasan periódicamente con un camión para transportarlos a los centros de faena. Este productor mantiene ciertos lazos de confianza que van más allá de las relaciones comerciales, ya que los cabriteros les proporcionan reproductores, ayudas financieras y actúan como nexo con los pueblos trayéndoles mercaderías y mensajes. Otros productores cercanos a los grandes centros de consumo realizan ellos mismos la faena y venden el cabrito directamente a carnicerías o restaurantes sin ningún control bromatológico oficial, especialmente en las ciudades con afluencia turística.

La producción de la región se ha basado y se basa exclusivamente en la comercialización de este cabrito mamón el cual es altamente cotizado por los lugareños y turistas. Los valores medios de producción son muy bajos, generalmente no llegan a 1 cabrito logrado o vendido/cabra/año, lo que representa un ingreso de entre 10 a 14 dólares por cabra/año según sea la época de sacrificio. Así por ejemplo la colocación en el mercado y el precio obtenido para las fiestas de fin de año es más elevado por la mayor demanda y por la mejor calidad del producto debido a la gran disponibilidad y superior calidad forrajera de primavera-verano.

En los cuadros 3 y 4 se exponen algunos parámetros que hemos obtenido de la producción de carne y el rendimiento de la canal del cabrito mamón sanluiseño.

Cuadro N° 3: Producción de carne (cabrito mamón) medios de la cabra

criolla sanluiseña con lactancia natural restringida.

 

Sistema Real

Sistema semiintensivo

% destete:

84,7 %

89,43 %

Peso destete (2 meses):

7,300 kg

8,011 kg

Veloc.crec. hasta destete:

76,8 g/d

91,3 g/d

Cabritos destetados/parto:

0,46

----

Parto otoño-invierno:

0,56

1,36

Parto primavera verano:

0,47

----

Cabritos destetados/año/cabra:

0,93

----

Producción carne/cabra/parto:

2,742 kg

10,994 kg

Producción carne/cabra/año:

5,543 kg

-----

 

Cuadro N° 4: Rendimiento de la canal en función del peso de sacrificio de cabritos

mamones criados en un sistema semiintensivo(n=24).

 

 

Días de

vida

Peso vivo (kg)

de sacrificio

Peso de la

canal (kg) (*)

Rendimiento

canal (%)

Promedio

72

8,717

4,473

51,3

Machos

68

8,787

4,581

52,1

hembras

81

8,575

4,256

49,6

Partos simples

66

8,770

4,550

51,9

Partos dobles

77

8,678

4,418

50,9

(*) Tradición regional (con cabeza, riñón y sin pezuñas)

 

El rendimiento de faena fue de 51,3% como media de machos y hembras. Según Dayenoff y col.(1994) la característica cárnica del cabrito tipo criollo más sobresaliente y para resaltar es el bajo porcentaje de grasa que posee, que en animales de La Rioja llegó a ser de 2,90 % de la res. Por otro lado la palatabilidad o calidad sensorial se considera buena, similar a la de otras carnes rojas. También destacan el bajo contenido de grasa inter e intramuscular o veteado (0,84 %)(la que en definitiva se ingiere con la carne) y colesterol en músculo (26 mg %), niveles inferiores a las carnes normalmente consumidas en la Argentina, especialmente la bovina y ovina (Cuadro N° 5).

 

Cuadro N° 5: Comparación de la calidad de res y de carne de diferentes carnes rojas.

 

Novillo A.Angus

(2½ años)(1)

Cordero Corriedale

(3 meses)(2)

Cabrito criollo

mamón(1½ mes)(3)

Calidad de res

 

 

 

 

% Rendimiento faena

57,2

51,0

46,6

 

% Músculo de la res

53,3

57,8

53,8

 

% Grasa de la res

22,5

13,1

2,9

 

% Hueso de la res

13,3

19,5

27,9

 

% Tendones y otros

---

3,2

---

 

Calidad de la carne

 

 

 

 

Sabor

5,2

---

---

 

Aroma

5,3

4,9(@)(Flavor)

5,3

 

Jugosidad

6,2

4,9(@)

5,4

 

Terneza

6,7

6,3(@)

5,9

 

Grado de veteado (mg %)

2,6(#)

2,6(*)

0,84

 

Colesterol (mg %)

45-51(ø)

---

26

 

Referencias:1)Garriz y col.(1992)-García y Casal(1993)(#)-García P.(1994)(ø).2) Garriz y

Suárez(1991)-Gallinger y col.(1993)(@)-García y Casal (1993)(*).3)Dayenoff y col.(1994).

Nota: La calidad sensorial se expresa en escala de valor de 8 puntos (mayor valor mejor cualidad) realizada

por un panel de probadores. El veteado y el colesterol se expresan en mg por cada 100 g del músculo estudiado.

 

Estas características son el fruto del sistema de crianza extensivo sobre pasturas naturales, que además aseguran una calidad nutritiva sana sin el empleo de sustancias químicas sintéticas o residuos biológicos que causan un efecto tóxico real o potencial a la salud humana. Es decir el cabrito mamón es un producto orgánico o ecológico.

Con estas cualidades (bajo porcentaje de grasa y casi igual calidad que otras carnes) la carne caprina responde a las crecientes exigencias de la nutrición y salud humana realizadas por médicos y nutricionistas quienes aconsejan reducir el consumo de grasas saturadas y colesterol para disminuir la incidencia de las enfermedades cardiovasculares.

Uno de los objetivos a alcanzar sería entonces, someter al producto al control de un comité certificador y de inspectores oficiales autorizados para declararlo, mediante un sellado en la comercialización, como Alimento Ecológico. Esta denominación permitiría obtener en el incipiente mercado de carnes orgánicas un sobreprecio del 15 al 20 %.

Sin embargo las marcas registradas no son ideales para los pequeños productores (si para las grandes firmas), porque primeramente se deberá trabajar en la denominación de origen con alguna característica que lo haga diferente al de otras regiones, por ejemplo Cabrito mamón Sanluiseño con bajo contenido de grasa (magro).

PRODUCCIÓN DE LECHE

En la Argentina las familias rurales que poseían cabras consumían tradicionalmente su leche, pero dejaron de hacerlo por el temor a contraer brucelosis. Hoy, a partir de la difusión de diferentes controles sanitarios, se está intentando estimular su consumo ya sea en forma fluida o mediante la elaboración de quesillos.

Las cabras criollas criadas a campo, en pastizales naturales y monte, son malas productoras de leche. Uno de los principales motivos es que nunca hubo por parte de los productores locales selección aunque sea de forma empírica de animales con aptitud lechera. Esta causa y el cruzamiento de algunas majadas con reproductores de razas más lecheras han colaborado quizás a la gran variabilidad que encontramos en la producción de leche entre distintas cabras sanluiseñas. La producción promedio de leche en la región se estima en 300 a 400 g/día, pudiendo encontrar individuos de 1½ litro/día y otros que no superan los 100-150 g/día.

Después de la venta de los cabritos mamones, las cabras generalmente dejan de producir leche por secado natural. Sin embargo los productores queseros continúan ordeñando las cabras durante 2 a 4 meses más, siendo la leche un complemento de la producción de carne. La leche es utilizada para el consumo familiar cuando no existe leche de vaca, para la elaboración de quesillos artesanales o bien para alimentar con leche a perros o cerdos. Si bien existe en muchos de los productores una tradición en la elaboración de quesillos en forma artesanal, no existe en toda la provincia ningún sistema de comercialización. Este quesillo es consumido en el grupo familiar o vendido, especialmente en las zonas turísticas.

En el estudio de la producción láctea hemos abarcados diferentes aspectos obteniendo una serie de resultados entre los que destacamos los siguientes (cuadro N° 6 y 7).

 

Cuadro N° 6: Producción láctea media (g/día) de las cabras criollas sanluiseña

obtenida en dos sistemas diferentes.

 

Sistema

real (n=13)

Post-destete

Sistema semi-

intensivo (n=36)

Primeros 2 meses

Por ordeño manual matutino

314

400 ± 127

 

Por consumo de cabritos (*)

---

572 ± 163

 

Consumo de leche/cabritos

---

388 ± 149

 

Consumo leche según su peso vivo

---

6,77 %

 

Transformación leche:carne (l/kg)

---

4,34/1

 

(*) método doble pesada con diferencia de un día

Cuadro N° 7: Composición química y física de la leche de la cabra criolla

mantenida en condiciones semi-intensiva.(n=36).

 

Rango de medias

semanales

Valores extremos

hallados

Densidad a 15°

1031 a 1036,2

1025 - 1041

pH

6,6 a 6,8

6 - 7,1

Acidez aparente (°Dornic)

18,8 a 22,5

13 - 29

Residuo seco a 100 °C

11,4 a 14,4

9,6 - 20,5

% Grasa butirosa

2,2 a 4,5

0,5 - 9,8

% Proteína (método Kjeldha

4,92

4,28 - 5,6

% Lactosa

3,8 a 4,0

3,97 - 4,23

% Cenizas a 700 °C

0,65 a 0,80

0,34 - 1,11

OTRAS PRODUCCIONES POTENCIALES

Cueros: Los cueros de pelos cortos y gruesos, de gran espesor o densidad de dermis, son bien cotizados por los industriales que se especializan en la elaboración de la cabritilla para calzados y guantes. En algunos regiones del país son también demandados para la confección de artesanías. Sin embargo, todavía no existe industria del curtido que podría satisfacer muchos mercados en el exterior que hoy demandan este producto.

Estiércol: El guano es uno de los subproductos de la producción caprina que en un futuro podría ser más demandado como abono orgánico en parcelas de cultivos intensivos. Este se acumula en el piso del corral en el transcurso de los años. Se estima que una majada de 100 cabras puede producir al cabo de 3 a 4 años de 15 a 20 tn de guano.

Chacinados: La producción de chacinados (bondiola, jamón, etc.) permite aprovechar al animal viejo que generalmente se descarta.

ASPECTOS SANITARIOS

Hay que destacar la situación privilegiada que disfruta sanitariamente las cabras de la región centro-oeste del país. Junto a la inexistencia de Fiebre Aftosa y Tuberculosis, es alentadora la baja incidencia de Brucelosis caprina. García Carrillo (1987) encontró solo un 4,5 % de animales reaccionantes o positivos, y recientemente Muñoz y col. (1995) determinaron que solo un 3,5 % de las majadas de San Luis tienen algunos animales positivos por aglutinación en placa con antígeno B.P.A.

Las siguientes son las enfermedades más importantes que nosotros hemos diagnosticado en la región:

Dentro de las bacterianas, aparte de los abortos y orquitis por Brucelosis, merecen citarse las Mastitis de diversos orígenes, la Actinomicosis y la Linfoadenitis Caseosa. Entre las víricas se destaca notablemente la gran incidencia del Ectima Contagioso y entre las carenciales-metabólicas el Bocio (carencia de Iodo), la Ataxia enzóotica en cabritos por carencia de cobre (Bedotti y col. 1994), los abortos por carencias combinadas, la "Mascadera" o "Trancadera" recientemente descripta (Rossanigo y col. 1994) y las muertes por desnutrición especialmente en el invierno, esta última como una de las más importantes.

Del lado de las enfermedades parasitarias hemos diagnosticado casos de coccidiosis intestinal (Eimeria arloingi), cenurosis cerebral (en majadas manejadas con perros), piojos chupadores (Lignonathus stenopsis) y masticadores (Damalinia caprae) y casos clínicos y subclínicos de gastroenteritis verminosa por infestaciones mixtas a diferentes géneros de nemátodes. Por esta última causa nosotros observamos reducciones en la ganancia de peso de cabras y cabrillonas del orden de los 4 a 6 kg/año de peso vivo respecto a grupos tratados con antiparasitarios, afectando la producción de carne/cabra/año (kg cabrito logrado al destete) y la producción láctea (Rossanigo y Silva Colomer 1993).

La mayor pérdida neonatal de cabritos se produce en los primeros 4 días de vida por causa de las heladas en las pariciones de otoño-invierno y por falta de amamantamiento de cabritos muy débiles y pequeños (de partos dobles o triples) o rechazados por sus madres.

Por último cabe destacar la ausencia de enfermedades consideradas exóticas en el país y muy importantes en la producción caprina mundial como por ejemplo lo es la Artritis y Encefalitis Caprina (CAE) y el Scrapie ambas de orígen viral.

ASPECTO ECONÓMICO DE AMBOS SISTEMAS

El siguiente margen bruto y rentabilidad fue calculado para ambos sistemas en base a una majada de 80 cabras, 3 machos y cabrillonas de reposición dedicados exclusivamente a la producción de carne. (Cuadro N° 8)


Cuadro N° 8: Margen bruto y rentabilidad en ambos sistemas de producción.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Unidad Precio SISTEMA SEMINTENSIVO SISTEMA REAL

$ Cantidad Valor Cantidad Valor

------------------------------------------------------------------------------------------------------------

CAPITAL

Tierra ha 250 13 3.250

ha 20 240 4.800

3.250 4.800 (1)

Rodeo

Cabras cab. 25 80 2.000 80 2.000

Machos cab. 60 3 180 3 180

Cabrillonas cab. 15 20 300 20 300

Pasturas

Alfalfa ha. 60 5 300

Pasto llorón ha. 12 2 24

Festuca y Agropiro ha. 40 6 120

Instalaciones

Tinglado del corral 35 50 1.750

Alambrado corral m 2 80 160

Comedero-Bebedero unid. 20 4 80

Alambrado potrero m 2 1.500 3.000

Circulante

½ gastos 432 50

TOTAL CAPITAL SIN TIERRA 8.346 2.530 (2)

TOTAL CAPITAL CON TIERRA 11.596 7.330

GASTOS

Alimentación

Maíz molido kg 0,10 960 96

Rollos alfalfa unid. 32 12 384

Sanidad

Antiparasitario dosis 0,40 210 84

Mano de obra

Familiar 1095 730

Manten. de mejoras 200

Varios 100 100

Faena (*) cab. 0,50 168 84

Flete km 0,29 800 132 _

TOTAL GASTOS 1.080 100 (3)

INGRESOS

Venta de cabritos

0,77/cabra/año cab. 15 62 930

2,1/cabra/año cab. 27 168 4.536

Impuestos

Ingresos Brutos -3% -126 -33,3

TOTAL INGRESOS 4.410 896,7 (4)

MARGEN BRUTO

$ obtenidos (4)-(3) 3330 796,6 (5)

$ obtenidos/$ gastados (5)/(3) 3,1 7,96(6)

$/ha (5)/has 256,2 3,3 (7)

$/cab. (5)/cab. 41,7 9,96(8)

GASTOS FIJOS 3 13 39

Impuesto Inmobilirio (ha) 1,5 240 360

TOTAL GASTOS FIJOS 39 360 (9)

RENTABILIDAD

sin tierra {(5)-(9)}/{(2)/2} 78,9% 34,5% (10)

con tierra {(5)-(9)}/{(2)/2+(1)} 44,3% 7,2% (11)

(*) Al no contar en la zona con un matadero habilitado para la faena de pequeños rumiantes, los municipios locales autorizan la comercialización de cabritos faenados en el establecimiento previo pago de un impuesto municipal de 0,50 $ por unidad en cabina sanitaria.

AGRADECIMIENTO

Al Sr. Walter Page, paratécnico de la EEA San Luis, por su labor desarrollada en las tareas de campo y al Ing. Agr. Javier Genovés por la valiosa colaboración prestada en los aspectos económicos.

BIBLIOGRAFíA

-BEDOTTI D., BABINEC F., SAGER R. (1994). Dosaje de cobre sanguíneo en cabras y su relación con la presentación de ataxia enzoótica en cabritos en el oeste de la provincia de La Pampa. VII Reunión Nacional de Producción Caprina. Bariloche. Resumen CO14.

-DAYENOFF P., BOLAÑO M., CACERES R., MERCAD0 L. (1994). Crecimiento y características cárnicas del cabrito tipo criollo regional, alimentados en lactancia restringida. VII Reunión Nacional de Producción Caprina. Bariloche. Resumen PC3.

-DIRECCION DE PLANEAMIENTO, ESTADISTICA Y CENSOS DE LA PROVINCIA DE SAN LUIS. (1992). Censo Agropecuario Nacional 1988, 56 pag.

-GALLINGER M.M., GARRIZ C.A., SUAREZ V. (1993). Calidad de carne en corderos Corriedale y sus cruzas con Ostfrisian. Rev. Arg. Prod. Anim., Vol. 13 (1), 17° Congreso Argentino. S. Luis., Resumen TC 2.

-GARCIA CARRILLO C. (1987). La Brucelosis de los animales en América y su relación con la infección humana. Office International de Epizooties.

-GARCIA P.T., CASAL J.J. (1993). Grasa intramuscular y composición en ácidos grasos de músculos bovinos. Rev. Arg. Prod. Anim., Vol. 13 (1), 17° Congreso Argentino. S. Luis., Resumen TC 5.

-GARCIA P.T., CASAL J.J. (1993). Lípidos intramusculares de la carne ovina. Rev. Arg. Prod. Anim., Vol. 13 (1), 17° Congreso Argentino. S. Luis., Resumen TC 6.

-GARCIA P.T. (1994). La revalorización de la producción bovina por científicos y productores. Boletín del CCCH, año 7 (N°83): 16.

-GARRIZ C.A., SUAREZ V. (1991). Evaluación de corderos Pampinta y otros. Informe interno. Inst. de Tecnología de Carnes. CICV INTA Castelar.

-GARRIZ C.A., GALLINGER M.M., MEZZADRA C.A. (1992). Evaluación de la conformación y terminación por el rendimiento carnicero y calidad de res y carne en novillos puros y cruzas de razas A.Angus y criolla Argentina. Boletín del Centro de Consignatarios directos de Hacienda (CCCH). 1° Jornada del ganado criollo en la región pampeana. INTA Castelar-CCCH. 11 pag.

-GIULIETTI J.D., DELAMER A.L. (1989). Estudio del hábito dietario de caprinos en un pastizal natural del noroeste de la provincia de San Luis, Argewntina. Resúmenes Jornadas Pampeanas sobre pastizales naturales y uso del fuego. Santa Rosa (La Pampa).

-MUÑOZ J. (1995). Plan Caprino. Dirección Provincial de Planeamiento. Gob. de San Luis. Comunicación personal.

-ROSSANIGO C.E., SILVA COLOMER J. (1993). Nematodes gastrointestinales: efecto sobre la producción en cabras de San Luis (Argentina). Estrategia de control. Rev. Arg. Prod. Anim., 13 (3-4): 283-293.

-ROSSANIGO C., MUÑOZ J., SAGER R.L., VARELA S. (1994). Hipótesis sobre de la "mascadera o atrancadera" en cabras. VII Reunión Nacional de Producción Caprina. Bariloche. Resumen CO3.

-SCARAFFIA L.G. (1994). Perspectivas para la producción y mejoramiento de caprinos de Cashmere. VII Reunión Nacional de Producción Caprina. Bariloche. Resumen DS13.

Quote this article on your site

To create link towards this article on your website,
copy and paste the text below in your page.




Preview :

LA CABRA CRIOLLA SANLUISEÑA
Domingo, 18 Enero 2009

Powered by QuoteThis © 2008