You are here: Home Avicultura Producción de fibras caprinas, mohair y cashmere. Avances y prospectiva
Producción de fibras caprinas, mohair y cashmere. Avances y prospectiva PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 2
MaloBueno 
Animales - Caprinos
Modificar el tamaño de letra:

Producción de fibras caprinas, mohair y cashmere. Avances y prospectiva

Maria R. Lanari*. 2008. Conferencia en el 31º Congreso Argentino de Producción

Animal, Potrero de los Funes, San Luis, 15-17 de octubre de 2008.

*INTA EEA Bariloche.


 

La producción de fibras caprinas en Argentina se localiza en las provincias de Neuquén, Río Negro y Chubut y parcialmente Mendoza y La Pampa, donde unos seis mil pequeños productores crían más de un millón de cabezas caprinas dedicadas a la producción de Mohair y Cashmere. Los sistemas de producción relacionados con la producción de fibras se caracterizan por ser extensivos y tradicionales, con baja incorporación de insumos externos. Los productores caprineros son exclusivamente minifundistas, que se desarrollan dentro de una economía de subsistencia. Los tipos sociales que se encuentran asociados a esta producción son en algunos casos trashumantes como en el centro y norte de Neuquén, sur de Mendoza, práctica asociada a la tradición ganadera de los pueblos originarios de la zona y que marca la dinámica social y cultural de la región (Pérez Centeno 2001). Buena parte de los productores no son propietarios de las tierras que ocupan y la mayoría se encuentra en situaciones de difícil acceso y comunicación. Las características propias de  la región norpatagónica en cuanto a su geografía y clima extremo modelan al sistema en general y a cada uno de los elementos que lo componen: animales, manejo, productores, tecnologías apropiadas y sus interrelaciones.

La producción de Mohair se centra en el noroeste de la Patagonia. En esta región se cría casi exclusivamente la raza Angora, que fuera introducida a principios del siglo XX en la Patagonia. En la actualidad aproximadamente cuatro mil pequeños productores crían  unas 650.000 cabras. Según el censo nacional agropecuario (INDEC, 2002) en el centro y sur de Neuquén, se cuentan 350.000, en el sur de Río Negro 176.000 y en el noroeste de Chubut unas 105.000 cabras. La producción total de esta fibra alcanza unos 900.000 kg, lo que coloca al país en el cuarto lugar en el mundo, detrás de Sudáfrica, Estado Unidos y Leshoto. La mayor parte de la producción se exporta, existiendo solo dos empresas nacionales que comercializan la producción.

La raza Angora originaria de Turquía, tiene un vellón característico con un solo tipo de fibras de clásico rizo, con lustre y sedosas. Es predominante el color blanco aunque existe una pequeña proporción de Angora de color. La presencia de fibras gruesas y meduladas es considerada una contaminación indeseable y es castigada en la comercialización. Los hatos comerciales Angora de nuestro país suelen presentar un cierto grado de mestizaje con animales Criollos que previamente dominaban en la región y que fueron absorbidos por esta raza. Particularmente desde los años 80 se produjo un fuerte impacto de la difusión de reproductores Angora desde las instituciones de desarrollo como el INTA y los gobiernos provinciales con el objetivo de mejorar la producción de fibra Mohair.

En perspectiva histórica y comparando los análisis del sistema Angora realizados a lo largo de 30 años (Campbell y Álvarez Costa, 1978, Villagra, 2005) se observa una evolución en la incorporación de tecnología, una mejora sustancial en la calidad de los animales y del producto Mohair, una mayor organización de la estructura poblacional y genética de la raza y particularmente del componente social y organizativo y del poder de comercialización asociada que a adquirido el sistema.

El mejoramiento genético, impulsado por proyectos participativos fue uno de los elementos dinamizadores del sistema, buscando generar estructura poblacional para facilitar la difusión de la mejora realizada en núcleos de mejoramiento (Manazza, 1993). El progreso de algunos productores los transformó con el tiempo en multiplicadores y criadores de Angora, reconocidos y respetados por sus pares. En este contexto a fines de la década de los 90 se armonizan dos instrumentos, el Programa de mejoramiento (Abad et al, 2002) y el Programa Mohair (Arrigo y Morris, 2003). Mediante el primero se amplió la base de mejoramiento, en una esquema de núcleo disperso y una red de difusión en las tres provincias. A partir de entonces se ha introducido sistemáticamente animales en pie y semen de Angora desde Australia y Nueva Zelanda que han influido en el tipo de animal que se ve en el campo. La productividad de las Angora actuales se encuentra entre 1,2 y 2 kg/animal/año lo que indicaría que la diferencia de calidad entre los hatos comerciales y los núcleos de mejoramiento ha disminuido, indicando un impacto positivo de los programas aplicados (Villagra, 2005, Abad et al, 2002).El Programa Mohair se abocó , entre otros, a uno de los problemas estructurales del sistema que se sintetiza en la comercialización (Sapag y Arrigo, 2007). La participación activa de organismos gubernamentales, junto con las organizaciones de productores ha permitido un crecimiento vigoroso del Programa. El Programa Mohair ha crecido y mejorado indicadores productivos (Sapag y Arrigo, 2007), estimándose para el 2008 la inclusión de 850 productores de las tres provincias, pertenecientes a 13 cooperativas rurales. Debido al impacto de la mejora genética sobre características del vellón como el peso y el largo de mecha se ha incorporado la doble esquila. La productividad en algunos casos llega a 4 kg/animal/año. El beneficio directo de los productores asociados es el precio que recibe su producto, aunque no es el único ya que la mejora en los términos de comercialización  ha promovido la incorporación de tecnología a lo largo de toda la cadena de valor, ha fortalecido la autovaloración de los productores y sus organizaciones y demandado a las instituciones para progresar en nuevas propuestas. La última venta conjunta del Programa realizada en 2008 colocó el Mohair argentino en Sudáfrica en forma directa. En el presente año se inició una nueva etapa con el Proyecto Mohair, financiado por una ONG italiana (CIPSI). Este nuevo Proyecto tiene por objetivo fortalecer y profundizar en las líneas de trabajo del Programa Mohair, en las tres provincias. Se espera poder incorporar más productores y desarrollar la cadena de valor del Mohair en la región.

La producción mundial de fibra Cashmere de aproximadamente 11 a 14 mil toneladas, es liderada por China y Mongolia, quienes producen el 85% del total en sistemas extensivos, frecuentemente nómadas o trashumantes. Otros países asiáticos así como Nueva Zelanda, Australia y Reino Unido completan la oferta que se presenta insuficiente ante la demanda mundial de esta fibra (van der Westhuysen, 2005). Los países productores no tradicionales, han impulsado la producción sobre la base de poblaciones asilvestradas que presentaban doble capa de vellón con características de finura comercialmente aceptable.

La finura de la fibra comercializada como cashmere varía ente 13,5 mic y 19 mic. Entre los más finos y de mayor valor se encuentran los procedentes de China y Mongolia, entre 13 y 16 mic, ubicándose en el otro extremo los provenientes de Asia Central con finuras entre 16 y 19 mic. (Phan et al, 1995).

La producción de cashmere en nuestro país se encuentra en sus primeras etapas de desarrollo. Los caprinos que presentan doble capa en su vellón, con una fase gruesa y una interna fina y no medulada, son propios de zonas frías y montañosas, encontrándolos en el norte de Neuquén, sur de Mendoza y oeste de La Pampa, que suman aproximadamente unos 700 mil animales. Su existencia fue inicialmente documentada para el norte de Neuquén (Scarafía, 1993). Bedotti (2001) describe la presencia de vellones de doble capa en la Cabra Colorada Pampeana y sugiere que estos animales productores de fibra se  originan a partir de la introducción al país de cabras de origen asiático en el siglo XIX. La presencia de marcadores genéticos de este origen en la raza Criolla Neuquina es demostrada por Lanari (2004).

El desarrollo de este producto se da dentro del proceso de caracterización y definición de la raza Criolla Neuquina iniciado en 1997 y orientado a la valoración de los productos del sistema como estrategia para su desarrollo sostenible (Lanari et al, 2005, Pérez Centeno et al., 2007). A partir del 2004 comienza la difusión de la producción dentro del sistema real con la introducción de los peines para colecta de la fibra y diversos trabajos de experimentación  e investigación. Mediante análisis de muestras crudas y peinadas se han determinado finuras entre 17 y 19 mic para la región norte de Neuquén y sur de Mendoza (Lanari et al, 2005; Macario, cp.; Hick et al, 2007; Maurino et al, 2008), mientras que para el oeste de La Pampa se confirman las finuras por encima de las 22 mic halladas por Bedotti (2001 y  2008, cp). En cuanto a los rendimientos individuales se observan medias de 120 g/animal/año con alta variación individual, observándose cabras que producen por encima de los 400 g. Los colores naturales de esta fibra son variados. Algunos trabajos sugieren la clasificación de los mismos en al menos 4 clases (Maurino et al, 2008; Hinck et al, 2007). Sus características sustentan aún más las posibilidades de construir un producto de alto valor emblemático.

Se debe considerar que las poblaciones y razas caprinas, potenciales productoras de cashmere son utilizadas como productoras de carne, y es en función de este producto que han sido tradicionalmente seleccionadas (Lanari et al, 2005). La variabilidad existente en estas poblaciones en relación con características de fibra como finura, largo de mecha, cantidad, colores, patrones de crecimiento, es un elemento favorable para futuros trabajos de selección.

Actualmente se observa un crecimiento en el número de productores interesados en incorporar esta producción como un complemento de la  producción de chivitos. La cadena de valor del cashmere se encuentra en desarrollo, superando paso a paso los puntos críticos del mismo. Desde la producción primaria, la cosecha de la fibra su comercialización y usos sean industriales o artesanales.

Las proyecciones sugieren un potencial de producción en el mediano plazo de 5 tn de cashmere de buena calidad, que representarán un aporte genuino a los sistemas productivos  norpatagónicos. No obstante surge como un desafío desarrollar la cadena de valor de modo de lograr una justa distribución de la renta. Se han producido avances en la comercialización de esta fibra peinada, con ventas a Japón e Italia en 2005 y 2006 respectivamente, mientras que la última zafra fue adquirida por una empresa textil nacional que ha avanzado en la elaboración de telas con esta materia prima. Asimismo se realizan pruebas de hilados artesanales aprovechando los atractivos colores y texturas de esta fibra. El agregado de valor en cada etapa y la obtención de productos textiles de diseño pareciera ser una meta asequible. Sin embargo el mayor desafío será lograr el objetivo de mejorar con ello la calidad de vida de los crianceros.

Bibliografía

Abad, M.; Arrigo, J.; Gibbons, A, Lanari, M.R.; Morris, G.; Taddeo, H. 2002. Breeding scheme for Angora goat production in North Patagonia. 7th World Congress on Genetics Applied to Livestock Production, August 19-23, Montpellier, France, Comm. 12-14.

Bedotti, D. 2001. Caracterización de los sistemas de producción caprina en el oeste pampeano. Argentina. Tesis Doctoral. Univ. de Córdoba. España. 317 p.

Campbell, G.; Álvarez Costa, E. 1978. El Caprino Angora en el noroeste de la Patagonia. Com. Tec.  Nº 225. INTA EEA Bariloche. 52 p.

Hick, M.V.H.; Frank, E.N.; Gauna, C.D.; Aisen, E.; Bogado, D. Castillo, F. 2007. Caracterización preliminar de la producción de fibra de cabras Criollas del Norte de la provincia de Neuquen. V. Cong. Lat. de Especialistas en Pequeños Rumiantes y Camélidos Sudamericanos, Mendoza, Argentina.

Lanari, M.R. 2004. Variación y diferenciación genética y fenotípica de la Cabra Criolla Neuquina en relación con su sistema rural campesino. Fac. Biología. Centro Regional Universitario Bariloche. Univ. Nacional del Comahue. 234 p.

Lanari, M.R.; Pérez Centeno, M.J., Vázquez, A.; Taddeo, H.T. 2005. Producción de fibra cashmere en Cabras Criollas Neuquinas, resultados preliminares. XXVIII Congr. Arg. de Prod. Animal. Bahía Blanca. Rev. Arg. Prod. Anim. Vol 25, Sup. 1.

Lanari, M. R., E. Domingo, M. Pérez Centeno y L. Gallo. 2005. Pastoral community selection and genetic structure of a local goat breed in Patagonia. FAO, AGRI 37: 31-42.

Manazza, J. A. 1993. Experiencias en proyectos de sistemas de producción de sustentación con pequeños rumiantes. En: Iñiguez, L. y Tejada (Eds.). Producción de rumiantes menores en los valles interandinos de Sudamérica. p: 201-210.

Maurino, J.; Monacci, L.; Lanari, M.R.; Pérez Centeno, M.J. Sacchero, D.; Vázquez, A. 2008. Caracterización de la fibra Cashmere del norte neuquino. IX Simposio Iberoamericano de recursos genéticos. Mar del Plata, Arg. Dic.2008.

Pérez Centeno, M., Lanari, M.R. Romero, P, Monacci, L., Zimerman, M., Barrionuevo, M.; Vázquez, A.; Champredonde, M; Rocca, J.; López Raggi, F.; Domingo, E. 2007. Puesta en valor de un sistema tradicional y de sus recursos genéticos mediante una Indicación Geográfica: El proceso de la Carne Caprina del Norte Neuquino en la Patagonia Argentina. FAO-AGRI 41:17-24.

Phan, K-H.; Wortmann, F.J.; Arns, W. 1995. Characterization of cashmere. Proc. 9th Int. Wool Tex. Res. Conference, Biela Italy, p: 571-579

Sapag, A. ; Arrigo. J. 2007. El Programa Mohair, una red de organizaciones de productores y el Estado para la producción y el desarrollo. V Cong. de Especialistas en Pequeños Rumiantes y Camélidos Sudamericanos, Mendoza, Argentina, 3 p.

Scarafía, L. G. 1993. Perspectivas para la producción y mejoramiento de caprinos cashmere. Informe anual de Plan de trabajo. INTA EEA Bariloche, 4 pp.

van der Westhuysen, J.M. 2005. Marketing goat fibres. Small Rum. Res. 60: 215-218.

Villagra, E.S. 2005. Does product diversification lead to sustainable development of smallholder production systems in Northern Patagonia, Argentina ? Doctoral Dissertation. Georg-August Univ. Göttingen. 122 p.

http://www.proinder.gov.ar/Productos/Hipermedia/contenidos/ta2/Archivos/fichas/ganaderia/ficha_029.htm

 

Quote this article on your site

To create link towards this article on your website,
copy and paste the text below in your page.




Preview :


Powered by QuoteThis © 2008