You are here: Home Avicultura Dieta del ciervo colorado en los alrededores de Bariloche
Dieta del ciervo colorado en los alrededores de Bariloche PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 
Animales - Cérvidos
Modificar el tamaño de letra:

Dieta del ciervo colorado en los alrededores de Bariloche

Lic. Marcela Manacorda y Alicia Pelliza de Sbriller. 1999. Presencia 14:46‑47.


Introducción

El ciervo colorado es una especie introducida en el Parque Nacional Nahuel Huapi en la década del 20, que se ha reproducido y dispersado por el norte de la Patagonia, incluyendo los alrededores de Bariloche.

 


 

Debido a su abundancia se lo ha señalado como responsable de daños en la vegetación de los Parques Nacionales y como posible competidor de otras especies de herbívoros, entre ellas los ciervos nativos y el ganado doméstico. Por otra parte es importante la entrada de divisas en la región provenientes de la caza deportiva del ciervo colorado y de la exportación de su felpa.

A través de los años el Laboratorio de Microhistología del INTA ha analizado muestras de heces de ciervo colorado procedentes de campos de los alrededores de Bariloche, con el objetivo de identificar la composición botánica de la dieta de dicho rumiante. Muchos de los resultados han sido publicados, mientras que otros están aún inéditos. En este artículo reunimos la información no publicada con la ya disponible (Tabla l).

Se trata de un área de 50 km de radio, centrada en Bariloche, que incluye distintas comunidades vegetales, que se corresponden con un gradiente de precipitaciones medias anuales oeste‑este que van de 1700 mm en Isla Victoria, hasta 500‑700 mm en las estancias San Ramón y Fortín Chacabuco. Este área comprende hacia el oeste ambientes de bosque caracterizados por ciprés, coihue, lenga y ñire, acompañados de laura, maitén, caña colihue, michay y otros arbustos, hierbas y pastos. Hacia el este son características las estepas graminosas de coirón amargo y de coirón dulce.

Existe una zona de transición entre el bosque y la estepa; se trata principalmente de ingresiones de bosques de ciprés en hábitats rocosos y de bosques en galería (principalmente de maitén y chacay) en valles y cañadones. Desde el punto de vista forrajero, es importante la presencia de mallines en los fondos de los valles, con una vegetación principalmente "graminiforme" integrada por juncos y pastos tiernos.

El ciervo colorado (Cervus elaphus) ha sido muy estudiado en Europa y Estados Unidos, por su abundancia e interés económico. Entre el comportamiento forrajero de los rumiantes el ciervo colorado es un típico intermediario, es decir que es capaz de seleccionar su forraje, buscando un dieta mixta y evitando la fibra en la medida en que le sea posible. En general este ciervo tiene una remarcable potencialidad para adaptar su capacidad digestiva a cambios en la calidad y cantidad de forraje disponible. A medida que las plantas se vuelven menos digestibles por lignificación, estos animales se inclinan hacia el ramoneo o el consumo de frutos y semillas.

Caracterización de la dieta del ciervo colorado en el área de Bariloche

Este artículo integra la información correspondiente a análisis microhistológicos de muestras compuestas de heces de varios individuos, cuyo origen se detalla en la Tabla 1. Se pueden hacer los siguientes comentarios:

a) La capacidad del ciervo colorado de variar su dieta de acuerdo con la oferta, se evidencia en al figura 1, que incluye toda la información del área. Las muestras provenientes de campos ubicados al oeste del área considerada responden a un mismo patrón: mayor participación de leñosas en invierno y algo menor en otoño; aumento de las graminiformes en primavera y verano, En todos los campos se encontró la participación constante de las hierbas, hecho este que no se observa en otros rumiantes.

b) En la Ea. San Ramón, ubicada al este del área, se observaron tendencias estacionales: aumento en las graminiformes en otoño‑invierno y de las hierbas en primavera‑verano.

La importante participación de las hierbas en estas dietas se debió a dos plantas que tienen la capacidad de aumentar su cobertura en una comunidad al quedar el suelo desnudo como consecuencia de procesos como el fuego y el sobrepastoreo: el abrojo y el tabaquillo. El ciervo evidenció una vez más su condición de herbívoro intermediario, oportunista, capaz de aprovechar el forraje no lignificado (en este caso hierbas) cuando está disponible y de utilizar forraje más lignificado y abundante (graminiformes) en la época otoño‑invernal.

 


 

Tabla 1: Estudios realizados en la zona cuyos datos incluidos en el presente artículo,

ordenados de acuerdo con la secuencia bosque-estepa y año.

Número

Autores

Área de estudio

Publicado

1

Relva y Caldiz

Isla Victoria

Si (1998)

2

Bahamonde y Pelliza

Ea. Huemul

No

3

Ortiz

Ea. Cabañita de Ojo

Si (1997)

4

Bahamonde y otros

Ea. Fortín Chacabuco

Si (1986)

5

Pelliza y otros

Ea. Fortín Chacabuco

No

6

Pelliza y otros

Ea. San Ramón

Si (1997)

7

Manacorda y otros

Ea. San Ramón

No

El trabajo de M. Frisina, publicado en 1997, fue realizado con otra

metodología y sus resultados no han sido incluidos en la Figura 1.

 

c) Las muestras obtenidas en campos localizados hacia el oeste del área evidencian la influencia del bosque en la dieta por la importancia de los árboles, particularmente del ciprés, en invierno y primavera, que disminuye gradualmente en la zona de transición. Simultáneamente en ésta aumenta el aporte de gramíneas y hierbas, especialmente de pasto mallín y de abrojo.

d) Por otra parte, todos estos resultados son distintos de los obtenidos con otra metodología en la zona de Alicurá (Neuquén), en los que aparece una dieta integrada casi exclusivamente por gramíneas en el otoño. Estimamos que la causa de esta diferencia es el lugar de trabajo, ubicado en plena estepa graminosa, en la que el ciervo colorado ha expresado una vez más su carácter de herbívoro oportunista.

Conclusiones

La información disponible para las zonas de bosque y de transición confirma el uso del ciprés y otros árboles como fuente de alimento por parte del ciervo colorado, lo que indica la necesidad de buscar normas de manejo adecuadas, a fin de preservar las diversas comunidades arbóreas del impacto de esta especie introducida.

La composición botánica de las dietas en distintos ambientes y campos se relaciona con la selección de paisajes y comunidades que lleva a cabo el ciervo colorado en cada lugar, movido por la búsqueda de agua o refugio, además de alimentos.

Por lo tanto la dieta es el resultado de un conjunto de factores, que no explica por sí sola toda la conducta de pastoreo; para comprender la cual se necesitarían estudios que en muchos casos son difíciles de abordar, por ejemplo los de selección de hábitat. El conocimiento de la dieta, cuya determinación es relativamente sencilla, si nos indica con qué plantas satisfacen sus necesidades nutricionales los herbívoros de una región, siendo imprescindible para el manejo de los mismos.

Nota

Las autoras incluyeron en su manuscrito una serie de citas bibliográficas, las que pueden solicitarse a las mismas o a la redacción de la revista Presencia.

 

Quote this article on your site

To create link towards this article on your website,
copy and paste the text below in your page.




Preview :


Powered by QuoteThis © 2008