You are here: Home Avicultura Genética, carne y mucho más
Genética, carne y mucho más PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 
Animales - Cérvidos
Modificar el tamaño de letra:

Genética, carne y mucho más

Hardy Avilés. 2004. Campo sureño 12.04.04.


Aprendió el rubro en una escuela privilegiada

Brian Leslie conoció el "deer farming" o granjas de ciervos en Nueva Zelandia, durante la década del 70. Este país llegó a tener poblaciones de hasta 2 millones de cabezas de ciervos, orientadas a la producción de carne, cuero, cornamenta y "velvet".

Allá vio que era un rubro interesante y, a su regreso, tras asumir como administrador de la hacienda Rucamanqui, pudo desarrollar un criadero con 70 ciervos gamos. Tras este proceso, comenzó a trabajar en Valdivia con el grupo Arauco, con quienes formaron una empresa ganadera, la cual diversificó con la producción de ciervos del tipo gamo o frutilla, que posee pintas blancas en todo su cuerpo, cola negra con blanca, una cornamenta larga y "paletuda". Esto es algo que busca el cazador.

"Una de las buenas salidas para el ciervo son los cotos de caza, que buscan el ciervo macho, con cornamentas grandes y largas y, de acuerdo a eso, pagan muy buenos valores".

Así es el ciervo

        Tiene una excelente conversión de pasto a carne.

        Su carne es magra y de un sabor excelente.

        Alto nivel proteico y bajo en colesterol.

        Un animal "trofeo" de altísima calidad puede costar 10 mil dólares.

Ciervos en Tolhuaca

En el criadero Tolhuaca, ubicado en el cruce a Valdivia en San José de la Mariquina, este agricultor desarrolla una interesante experiencia de crianza de ciervos. Se trata de un predio que es propiedad de Forestal Valdivia que es arrendado por Brian Leslie.

Para trabajar con los ciervos, el campo se apotreró en varias divisiones con malla alta (2,20 mt) y tenía un galpón de engorda que se transformó en galpón para los ciervos, con corrales de aparte, muy en el sistema de crianza neozelandesa, usando "tijeras", mangas, corrales y túneles. Con este modelo es posible manejar, identificar, hacer cuarentenas y, finalmente, entregar un muy buen animal en el destino. "Son animales no muy dóciles que, sin infraestructura, es muy difícil capturarlos y hacer cualquier entrega".

Los fines productivos se dividen en 3 partes: el primero es criar animales para cotos de caza, que son los machos reproductores de mayor edad, que se venden una vez al año y que se llevan vivos hasta estos centros, donde llegan cazadores desde el extranjero.

También está la producción de carne, que es muy baja en colesterol y de muy buen sabor.

La tercera parte es la venta de ciervos como mascotas, mercado muy interesante y atractivo, sobre todo para quienes gustan de los animales y poseen parcelas de agrado. "El ciervo, especialmente el gamo, es un animal muy bonito, no es dañino ni peligroso. La hembra pesa 60 kilos y el macho 100 kilos". Dándole el manejo adecuado y la crianza requerida, no es peligroso.

PLANTEL

Tolhuaca posee ciervos gamos y ciervos rojos. La carne del ciervo gamo es muy sabrosa; su cuero es de alta calidad, con buen aspecto y facilidad de trabajo; además, su cabeza embalsamada es muy cotizada. La producción de grasa tiene usos farmacéuticos y cosméticos.

El ciervo rojo tiene características similares, pero pesa el doble que el gamo. Dentro de los cotos de caza, es el más cotizado. Conocido como "ciervo noble", es muy apreciado por la belleza de su cornamenta. La caza de ciervo rojo es un deporte muy antiguo.

Produce más carne que el gamo, en Nueva Zelandia es el que más se usa para producción de carne. Se cruza con el alce y se produce un híbrido del cual se obtiene más rendimiento.

Doscientos cincuenta ejemplares de gamo y 50 de ciervo rojo posee en este predio. Los ciervos paren una vez al año y entran en celo durante el otoño. La gestación dura 230 días y sus pariciones son en noviembre y diciembre.

Cuando la hembra entra en celo, se aparta del macho y no se vuelve a reunir con él hasta un mes antes del celo. La dieta consiste en fardos de paja y Cosetán, alimento que le gusta mucho a los ciervos y que no falla al momento querer encerrarlos en los corrales.

Gran parte del año la pasan alimentándose de praderas y destaca su rusticidad y capacidad de adaptación. Usa cargas animales de entre 7 a 8 ciervos por hectárea. En comparación a Nueva Zelandia, son un poco más bajas, pero hay que hacer la salvedad que allá hay más ciervos rojos que gamos.

El ciervo, especialmente el gamo, es muy resistente a los parásitos y es raro que tengan problemas de diarreas u otras enfermedades. El ciervo rojo es un poco más delicado, pero a través de la mezcla de antiparasitario en polvo con alimento, es posible eliminar problemas de parasitarios.

En la crianza es importante dejarles lugares sombreados, donde ellos puedan protegerse de las altas temperaturas. Como animales provenientes de Europa Central, donde las condiciones climáticas son extremas en invierno y verano, el pelaje lo ayuda a pasar el invierno y botan su exceso de pelo cuando sube la temperatura. No toma mucha agua y es un animal resistente.

El objetivo

Como productor, Brian Leslie tiene muy claro los objetivos que busca el criadero. Una de sus bases estuvo en la búsqueda de buena genética, lo que lo ayudó a tener un plantel bien seleccionado, que se traduce en que los últimos 10 años ha exportado ciervos a Argentina con éxito. Este es un mercado conocedor de la especie y con mucha tradición.

En Chile, la selección genética es muy buena y en los cotos de caza no se usa cualquier ciervo. Los mejores machos son siempre elegidos para cubrir las hembras y se caza los ciervos de desecho o muy viejos, lo que ayuda a la selección.

"Pienso que en las grandes estancias de Argentina siempre anda mucho ciervo y el cazador trata de cazar las mejores presas, lo que va eliminando los buenos ejemplares y deja los más malos para cubrir. Acá en Chile los cotos de caza son más chicos y más controlados y la selección se hace muy bien".

En lo personal, en lo que a ciervos se refiere, dice que hay mucho por hacer. "El consumo de ciervo es muy bajo. Hay pocos restoranes que lo ofrecen. Es un plato caro y buena parte de las necesidades son importadas desde Nueva Zelandia, directamente. En el sur se formó una asociación de productores de ciervo, quienes obtienen carne y lo han hecho muy bien", dice. Al mercado nacional le falta por conocer al ciervo. De hecho, Leslie entrega a 2 restoranes y su oferta no da abasto.

"Me gusta mucho la genética. Sigo por ese camino y podría ser un doble propósito. Esto es, manteniendo una buena cornamenta, igual aprovechar la carne. Los ciervos "elite" son los que se venden para cotos de caza y los otros para producción de carne", comenta.

La exportación

En plena cuarentena, preparándose para exportar, visitamos el predio en San José de la Mariquina. Un grupo de 15 ciervos cumplían este proceso, listos para su envío a Argentina, los que se envían sin cornamenta para darles mayor seguridad en el transporte.

La producción de animales para la exportación como la de carne tiene mercados insospechados. La venta de animales para parques o como mascotas igualmente es atractiva.

"La exportación de cortes finos de carne a México o Estados Unidos igual tiene posibilidades. El problema es la falta de volumen. Una vez nos llegó un pedido de carne desde Brasil, en que nos pedían 400 ciervos anuales y no había esa cantidad", dice.

En esta exportación de animales en pie, Leslie cuenta que cada 2 años aproximadamente, sus compradores buscan genética nueva y le compran ejemplares. "He ido a los criaderos de ciervos en Argentina y son animales que se desarrollan muy bien. Cuando uno tiene 7 ciervos por hectárea, las cargas son muy altas y la alimentación es un poco limitada. Todo el potencial genético de la cornamenta está un poco restringido por el alimento y, cuando los sueltan en cotos de caza, tienen abundante alimento y ramoneo, por lo que desarrollan mejor sus cuernos y crecen más". Sin embargo, el espacio reducido en Chile ha ayudado a manejar y a seleccionar con excelencia los ejemplares.

En Argentina son muy aficionados a la caza y la carne de ciervo está bien posicionada. Están comprando genética en Chile y, además, como somos un país libre de fiebre aftosa y vaca loca, es posible pensar en buscar mercados para la carne. En Europa, por ejemplo, cada vez hay menos ciervos y deben importar carne de ciervos desde Nueva Zelandia.

Como empresa, Tolhuaca se dedica en forma importante a la crianza de ganado bovino en razas Hereford y Angus, usando el silvopastoreo en predios forestales como también en praderas. En ciervos, poseen machos y hembras a la venta, con la posibilidad de sacarlos entre marzo y septiembre, los que ha enviado "puerta a puerta" a todo Chile, con muy buena adaptación.

Finalmente, Leslie dice que quienes estén interesados puedan contactarse con él para conocer bien este rubro productivo que está abierto y con un futuro con proyecciones en sus distintos rubros.

El sitio web de este criadero es www.tolhuaca.com y el teléfono es el 45-230441.

 

Quote this article on your site

To create link towards this article on your website,
copy and paste the text below in your page.




Preview :

Genética, carne y mucho más
Jueves, 22 Enero 2009

Powered by QuoteThis © 2008