You are here: Home Avicultura Caza deportiva: en favor del desarrollo
Caza deportiva: en favor del desarrollo PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 
Animales - Cérvidos
Modificar el tamaño de letra:

 

Caza deportiva: en favor del desarrollo

Dr. Guillermo C. Mereb*. 2007. Americarne.com.

*Especialista en cría de especies silvestres.


 

Si bien la caza fue la actividad básica del hombre en los inicios de la civilización, hoy se puede decir que ha evolucionado mucho desde entonces, especializándose hacia la actividad deportiva y además, constituyéndose también en una actividad turística alternativa y específica.

Mucho se ha dicho sobre la incompatibilidad de la actividad cinegética con la supervivencia de ciertas especies, pero esto tiene que ver más con la forma en que se la practica que con la actividad en sí misma, de la misma manera que una profesión mal ejercida no descalifica las cualidades de dicha profesión.

La caza deportiva bien manejada contribuye a la conservación, dado que, requiere manejo extensivo del paisaje y de este modo, la conservación ambiental resulta mejor beneficiada que por el uso alternado de la tierra, como es el caso de la cría de animales domésticos y la agricultura, que afectan el equilibrio ecológico alterando el hábitat. En cualquier lugar del mundo donde haya caza deportiva regulada hay apoyo para la fauna y su hábitat. Donde no se practica la caza, las tierras están ya sea protegidas de la mayoría de los usos posibles o son utilizadas al máximo, es decir, que las tierras que no son preservadas como Parques Nacionales o Provinciales, muchas veces terminan siendo degradadas por su uso intensivo y no racional.

La caza deportiva manejada se sustenta en la presencia de un excedente biológico de animales para extraer. Las poblaciones silvestres crecen gradualmente hasta que son limitadas por la disponibilidad de alimento, ajustándose entonces su número en forma natural, muriendo los estratos más vulnerables de la misma y disminuyendo su calidad. Por lo tanto, un manejo racional del recurso a través de la caza deportiva permite controlar el crecimiento de dicha población, aprovechando ese excedente y manteniéndola en constante crecimiento y estado saludable.

La caza, por su parte, provee recursos económicos que permiten sustentar tareas de conservación y gran parte del funcionamiento de los organismos administradores del recurso faunístico. Esto último a través de los ingresos por permisos de caza, guías de tránsito de los trofeos y otras tasas nacionales y provinciales.

Existen muchísimos antecedentes a nivel mundial respecto al rol positivo desempeñado por la caza deportiva como fuente de recursos, aprovechando los excedentes, y de esta manera sustentar programas de conservación. Un ejemplo de esto es el manejo que se realiza con los elefantes en Sudáfrica, donde en una importante Área Protegida (el Parque Krüger), son cazados cupos anuales y aprovechada su carne, para evitar que la población excedente destruya el hábitat que la contiene .

Al mismo tiempo que los cazadores realizan el control y selección de una población silvestre, contribuyen a financiar y estimular las tareas de conservación.

En los últimos años, la actividad cinegética en la provincia de La Pampa y algunas otras jurisdicciones de nuestro país, se ha constituido en una actividad comercial de considerable importancia, siendo actualmente una alternativa de diversificación de la producción agropecuaria tradicional, con buena rentabilidad y con un factor multiplicador sobre la economía regional no menos importante.

Esto es, ya que el cazador requiere insumos específicos como municiones, armas y diferentes elementos necesarios para este deporte, pero además, el visitante es demandante de hotelería, transporte, servicios de guías, tours, preparación de trofeos, artesanías y otros productos tradicionales, además de demandar alimentos.

La atención de dichos cazadores por parte de los cotos de caza también demanda la construcción y sustento de instalaciones apropiadas, el mantenimiento de vehículos, personal que brinde diferentes servicios, etc., manteniéndose así numerosos puestos de trabajo.

Existen muchos ejemplos a nivel mundial, en que la caza deportiva, perfectamente organizada y regulada, contribuye al manejo de la fauna silvestre, como es el caso de Alemania, España, Estados Unidos, Canadá y varios países africanos, entre otros. Dicha contribución no solo incluye el aporte económico mencionado anteriormente a través de tasas, permisos, sino también en la participación directa de los cazadores en la regulación de las poblaciones silvestres a fin de conservar la calidad de los diferentes hábitat, al mismo tiempo que seleccionan aquellos ejemplares de características no deseables.

Esta actividad cuenta, principalmente en el exterior, con una demanda creciente, ávidas de nuevas experiencias de caza en lugares diferentes, teniendo nuestro país un gran potencial en este sentido.

Mucho se ha criticado a la actividad cinegética con una visión sesgada de la misma, lo cual no permite interpretar el verdadero rol que tiene en el conjunto de la sociedad. Lograr el desarrollo de la comunidad a través de la caza deportiva, vinculada a la actividad agropecuaria, requiere del compromiso de todos los sectores que la integran para lograr un funcionamiento ético y racional, apuntando al crecimiento de toda la comunidad.

 

Quote this article on your site

To create link towards this article on your website,
copy and paste the text below in your page.




Preview :


Powered by QuoteThis © 2008