You are here: Home Avicultura Estrategia de manejo en sistemas intensivos de producción de cerdos a campo
Estrategia de manejo en sistemas intensivos de producción de cerdos a campo PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 
Animales - Porcinos
Modificar el tamaño de letra:

Estrategia de manejo en sistemas intensivos de producción de cerdos a campo

Jorge Brunori. 2003. Grupo de Trabajo Porcinos, Área Producción Animal,

 E.E.A. INTA Marcos Juárez.


 

La producción porcina actual se debate en un ambiente de alta competitividad, las políticas de mercados sin fronteras implementadas, generaron un marco de alta competitividad y el productor que no entienda esta situación probablemente encuentre serias dificultades para mantenerse en esta actividad.

En Argentina la producción de cerdos ha sufrido una drástica reducción en la última década que nos ha llevado a la situación actual de contar con un rodeo de 2000.000 de cabezas (censo Nac. 2001), marcando una reducción del 40 % con respecto a los registros del Censo Nacional de 1988, en algunas provincias como la de Córdoba (segunda productora nacional) esta reducción alcanzo el 50 %.

Muchos factores de políticas macroeconómicas contribuyeron para que se llegara a esta situación, considerada casi de desaparición de esta actividad, entre ellas podemos mencionar años de convertibilidad con una política cambiaria rígida, liberación de los mercados, competencia con países que pretejen a su producción (subsidios, dumping), reemplazo del 60 % de la faena nacional por producto importados, devaluación de la moneda nacional con aumentos de los cereales y oleaginosas ( 250 a 300 %) y drástica caída del consumo interno. 

Ante estas dificultades fueron muy pocos los periodos de bonanza para la actividad lo que la llevo a la situación arriba mencionada, es por esto que se considera que en la actualidad nuestro país se encuentra ante la situación de "refundar" la producción porcina, para esto el panorama actual avizora posibilidades mas alentadoras, dado que en los últimos meses el precio de los cereales y oleaginosos han bajado y tienden a estabilizarse en una situación mas favorable para la actividad, se registran indicios de recomposición del consumo interno, el precio del cerdo se situó en valores mayores a los observados en los primeros meses pos devaluación ( venta en pie $ 2 por kg. , ultima semana de julio), otro aspecto sumamente alentador para el país es la posibilidad a corto de plazo de levantar la vacunación de Peste Porcina y poder en los primeros meses del año 2004 postularnos ante la OIE para ser declarado libre de esta enfermedad y a partir de esto poder acceder a los mercados internacionales, algo hasta hoy considerado utópico en nuestro país.

En este nuevo escenario en el que se desarrolla esta actividad, la eficiencia de los sistemas productivos es la herramienta que permitirá la sostenibilidad del productor y las estrategias de manejo que se implementen constituyen los mecanismo operativos del sistema, en pos de la eficiencia productiva que permita dicha sostenibilidad.

Este artículo pretende establecer y discutir pautas para cada etapa del proceso de producción de cerdos a campo, teniendo como objetivo la intensificación productiva.

Las estrategias de manejo se pueden definir como "La capacidad del productor para ordenar y llevar a la practica un conjunto de técnicas que demanda cada paso del proceso productivo, con criterio y habilidad para lograr el mejor grado de eficiencia productiva y económica del sistema".

Estas pautas serán la herramienta fundamental para organizar la producción, fundamental en el logro de la meta de eficiencia propuesta, ya que nos permitirá: tener sistemas de producción en cadenas, una mejor organización del trabajo, una explotación intensiva de los animales, utilizar en forma eficiente las instalaciones, realizar reposo sanitario de las mismas entre las etapas productivas y tener las ventas distribuidas a lo largo del año.

El análisis de las técnicas de manejos a implementar deben comenzar por una etapa fundamental para el esquema productivo como es el servicio, considerado como una siembra que de realizarse en forma correcta permitirá una excelente cosecha de lechones nacidos vivos, que constituyen la materia prima de un sistema de producción de carne de cerdos.

Se debe tener en cuenta en el diagrama de las instalaciones los requisitos necesarios para el área de servicio, padrilleras y recepción de cachorras de reemplazo. Para el potrero de servicio debemos tener en cuenta su ubicación, es de suma importancia que estén aledaños a las padrilleras por el estimulo que estos producen en las cerdas próximas a encelarse. Se debe contar con el numero adecuado de piquetes para alojar al grupo de cerdas a servir y que nos permita poder dividirlas en subgrupo por tamaño, con la superficie de sombra adecuada (3.0 m2 por cerda), con suficiente cantidad de bebederos y con tranqueras en buen estado para permitir el fácil acceso de los padrillos o la salida de la hembra en celo para el servicio, se recomienda el uso de tejido fijo (tipo chanchero) alambrado perimetral, es de suma importancia que cada uno de estos lotes tengan tapiz vegetal para lo cual se debe guardar una relación adecuada de superficie de acuerdo al numero de madre que se introduzca en el piquete, recomendamos 1000 m2 para un grupo de 8 a 9 cerdas.

En lo referente a las instalaciones necesarias para alojar a los padrillos, se recomienda utilizar piquetes con tapiz vegetal cuya superficie permita al ejercitación del padrillo, recomendamos 700 m2 por piquete. En estas instalaciones y dado la posibilidad de pelea que existe cuando los padrillos se alojan individualmente, recomendamos el uso de alambrado fijo tipo chancero reforzado con hilos de alambre de púas (un hilo a 15 cm del suelo, uno a la mitad del alambrado y dos a tres hilos en la parte superior del alambrado). 

Estos piquetes deben contar con superficie de sombra adecuada a las necesidades del padrillo, 4 a 4.5 m2 por animal, y se debe colocar para las épocas de calor refrescaderos controlados (piletas de media caña para bovino, enterradas en el suelo) que permanecerán durante las épocas estivales llenas de agua para que el padrillo pueda sumergirse en ellas y mantener sus testículos con la temperatura adecuada. Se les deben colocar comederos individuales y bebederos para cada padrillo.

En estas áreas, dado el bajo nivel de contaminación que sufren por la ocupación temporaria del área de servicio y por la relación animal superficie en el caso de las padrilleras, no se hace necesario implementar un diagrama de rotación de lotes para este sector, siempre que podamos mantener un tapiz vegetal adecuado.

Otras pautas de manejo a implementar en esta etapa son el manejo de padrillos y cachorras de reposición. En el caso de los machos se deben tener en cuenta el periodo necesario de adaptación y aclimatación al nuevo establecimiento no debe ser inferior a dos meses, se recomienda el ingreso a los 6 meses de edad del animal y el comienzo de servicio a los 8 meses. 

Otro aspecto importante lo constituye la frecuencia de uso en relación a la edad del animal, muchos son las estrategias que se mencionan en la bibliografía, consideramos como una de las adecuadas para manejo natural comenzar su actividad sexual a los 8 meses (150 kg.) con 4 saltos por semanas, a los 12 meses de edad aumentar la frecuencia a 8 saltos por semanas y a los 15 meses trabajarlo a plenitud, 2 saltos por día durante dos días y descansar 1 día o dos saltos por día durante tres días y descansar dos días. El trabajo a plenitud del animal debe realizarse intercalando periodos de descanso que permitan la recomposición espermática del semen.

Es importante que los primeros saltos del animal sean controlados por el operario y se realicen con hembras en optimo estado de celo y de un tamaño similar al padrillo, nunca debe golpearse a un padrillo inexperto, la herramienta de manejo en esta etapa de educación debe ser la paciencia.

También debemos tener en cuenta en el manejo del padrillo su alimentación, esta deberá ser diferencial dependiendo de si el animal esta en etapa de servicio o descanso, se considerar un consumo promedio diario de 3 a 3.5 kg. por padrillo y por día, es muy importante al análisis de la condición corporal individual para ajustar el consumo del animal.

En cuanto a las pautas de manejo de la cachorra de reposición se deben tener en cuenta aspectos referidos fundamentalmente a su edad y peso al primer servicio, este deberá ser de 130 kg. y de alrededor de 8 meses de edad, esto permitirá que el animal desarrolle un nivel adecuado de grasa dorsal (22mm) como reserva energética para la producción de leche y coincide con el tercer ciclo estral posterior a la pubertad, considerado como el adecuado para comenzar con su vida reproductiva.

Otro aspecto de suma importancia es el periodo de aclimatación y adaptación de la cachorra, dada la importante función inmunológica que el calostro tiene en esta especie. El manejo de contagio dirigido, la aplicación de un estricto plan sanitario pre servicio y la observación de síntomas de enfermedad, deben ser realizados durante este periodo que no debe ser inferior a los dos meses pre servicio. Esta estrategia de manejo sanitario muchas veces no son realizados en forma correcta en los sistemas de producción a campo. 

El alto patrón sanitario de la reposición se torna vital para evitar la introducción y diseminación de enfermedades en nuestros rodeos, este aspecto es el pilar de la Bioseguridad de nuestros rodeos.

En lo referido al manejo del servicio, se deben tener en cuentas las pautas referidas a la sincronización de los celos de los celos del grupo de cerdas y al manejo de los servicios.

En lo referente a la sincronización de los celos, en esta especie se logra con total perfección aplicando normas de manejo como: destete simultaneo de todas las cerdas lactantes, traslado de las cerdas del área de paridera a la de servicio, colocarlas en grupos (no mayores a 10 cerdas) homogéneos por tamaño, suministrar comederos con alimento a voluntad, realizar en forma diaria estimulo y detección de celo introduciendo un padrillo en dicho grupo. Estas simples técnicas de manejo permiten en los sistemas a campo alcanzar una perfecta sincronización de los celos, esto constituye el pilar fundamental en la organización del sistema ya que nos permite: concentrar las etapas productivas (parto, destete, recría , terminación), adecuar las instalaciones al numero de cerdas a parir, hacer un uso intensivo de las mismas, poder realizar reposo sanitario, poder planificar las épocas del año de mayor demanda de atención (partos, destetes), tener continuidad en las ventas de animales, no alterar los grupos de cerdas formados (orden social). 

Estas técnicas de sincronización tiene como requisitos para su implementación: poseer una adecuado numero de padrillos, realizar un correcto manejo de sincronización del celo de las cachorras primerizas con el grupo de adultas y la capacitación, constancia y firmeza del operario encargado del manejo de esta etapa. 

Por ultimo debemos considerar si implementaremos las técnicas de manejo grupal o individual de los servicios. En el primer método, se introduce un padrillo en un grupo de cerdas destetadas (se recomienda no mayor a 10 cerdas), los requisitos a tener en cuneta en el manejo de esta técnica son: no formar grupos mayores a 10 a 12 cerdas ( relación:1 padrillo cada 10 a 12 cerdas), establecer un periodo de servicio no mayor a 7 a 10 días, mantener rotar los padrillos diariamente (un día de trabajo u, un días de descanso), durante las épocas de calor introducir el padrillo durante la noche.

La principal ventaja de este método es que se logran buenos índices de fecundación, es demandante de escasa mano de obra. La principal desventaja es falta de supervisación y registro de los servicios.

El sistema de servicio individual o dirigido la cerda que se detecta en celo es trasladada a la zona de padrilleras en donde se realiza el servicio, estas dos etapas (detección de celo y servicio) son supervisada por el operario. Se aconseja realizar dos servicios por cerda con un intervalo de 8 a 10 horas, dependiendo de la época del año. Los requisitos para su correcta implementación son: personal capacitado, adecuada relación padrillo hembra en servicio (1 padrillo cada tres hembras en servicio), adecuado diseño de las instalaciones para servicio y padrilleras.

La ventajas de este sistema son: estricto control y supervisación de las etapas del servicio, que nos permite contar con datos para detectar problemas reproductivos.

La principal desventaja del sistema es la mayor mano de obra que demanda esta técnica.
Consideramos como lo mas adecuado para los sistemas de producción intensivos de cerdos a campo, el sistema de servicio individual o dirigido, dada la supervisación y control que permite realizar en esta etapa tan vital para el éxito de nuestra gestión.

Para que toda estas practicas de manejo surjan el efecto que esperamos, es fundamental que nuestro rodeo este bajo un estricto control de las enfermedades que afectan la reproducción, Brucelosis, parvovirus, Aujesky, Leptospirosis entre ellas. También debemos implementar todas las técnicas propuestas para el control de la infestación de nuestro alimento.

 

Quote this article on your site

To create link towards this article on your website,
copy and paste the text below in your page.




Preview :


Powered by QuoteThis © 2008