You are here: Home Avicultura Producción eficiente de cerdos de alta calidad
Producción eficiente de cerdos de alta calidad PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 
Animales - Porcinos
Modificar el tamaño de letra:

Producción eficiente de cerdos de alta calidad

Jorge Brunori y Naum Spiner. 2002. Grupo de Trabajo Porcinos,

Área Producción Animal, E.E.A. INTA Marcos Juárez.


Reproductores

La variable genética que el productor introduce en su explotación con los reproductores usados contribuyen, conjuntamente con la nutrición, manejo y sanidad, a mejorar la productividad y economía del criadero. El trabajo de selección y desarrollo que resulta en cambios permanentes y acumulativos de las características seleccionadas y que son transmitidas a través de las generaciones, es realizado en establecimientos especializados, denominados núcleo o élite.

El productor de cerdos para faena se beneficia de este trabajo al adquirir los machos y hembras que forman su plantel. Por otro lado, la mejora propiciada por la heterosis o vigor híbrido vía cruzamientos, entra en el proceso de producción comercial de cerdos, no solo a través del material genético adquirido (hembras F1), sino también por el cruzamiento final utilizado para producir el cerdo terminado para la industria.

Reposición de hembras.: Las hembras representan la mitad de la constitución genética de un rebaño y son las responsables de la gestación y cría de las lechigadas, por lo tanto influencian directamente en la productividad de los rodeos.

Reposición de machos: Los machos representan la otra mitad en la constitución genética de un rebaño, siendo cada animal individualmente, más importante que la cerda. Esto acontece por el hecho de que un macho puede ser apareado en monta natural con 20 hembras. Deja por lo tanto, 20 veces más descendientes.

Síntesis:

        Utilizar reproductores de alto mérito genético.

        Hembras híbridas prolíficas, lecheras y dóciles.

        Machos terminales magros de rápido crecimiento y excelente transformación del alimento en carne.

        Para que el cerdo para faena ofrezca reses de alta calidad, ambos progenitores tienen que ser del tipo magro.

Alimentación

La incidencia de la composición corporal sobre la rentabilidad de la empresa porcina nunca fue tan importante en la Argentina como lo es hoy.

El nuevo régimen de tipificación de porcinos define que la calidad de las reses está determinada por el porcentaje de tejido magro, o sea los músculos que los mismos exhiben a la faena. Para cerdos de una composición genética determinada, el contenido de tejido magro es función del balance de nutrientes de la ración.

El contenido de músculo en el cuerpo de un cerdo en crecimiento - terminación resulta del balanceo de nutrientes en su dieta, principalmente la densidad energética y la relación entre la energía y los aminoácidos esenciales que constituyen las proteínas de esa ración.

En consecuencia, para maximizar el contenido de músculo en sus cerdos el productor debe trabajar con genotipos magros a los que deberá alimentar en todas sus etapas con raciones ajustadas en la relación lisina/energía y en el perfil de aminoácidos de la proteína.

Síntesis:

        Emplear alimento balanceado en nutrientes.

        Se debe suministrar a cada categoría o estado fisiológico el alimento que cubra sus necesidades nutritivas.

        Se debe ajustar la relación entre energía y proteína (lisina).

        Solamente se obtendrá la respuesta deseada, si se emplean material genético destacado y alimentación equilibrada en forma conjunta.

Manejo

El manejo es la llave del éxito en la producción porcina. Es el eje sobre el cual gira toda la actividad del criadero. 

En él confluyen factores tales como la conducción de las diferentes categorías de animales, el modo de empleo de las instalaciones, la selección del material genético, las medidas higiénico-sanitaria hasta la forma de suministrar el alimento.

Los productores exitosos practican buen manejo al colocar el énfasis correcto en las áreas importantes de la producción porcina.

Servicios: El ordenamiento de las pariciones resulta indispensable en la explotación porcina por lo que el servicio, junto a la sincronización de los celos, son el punto de partida de una correcta planificación de la producción.

El servicio estacionado es una excelente técnica de manejo, pues el productor fijando la fecha de destete, tiene un control casi total sobre los celos de las cerdas adultas, pudiendo así concentrar las pariciones en un breve período de tiempo.

Gestación: El criador debe tener centrada la atención en esta fase, especialmente en los primeros 15 días después del servicio, pues el óvulo todavía no está implantado muy firmemente. Cualquier estado de tensión puede provocar la mortalidad embrionaria.

Se debe tener la precaución de no formar lotes muy numerosos ni agrupar las cerdas adultas con las jóvenes, así como tampoco mezclar hembras en inicio de gestación con otras de preñez avanzada.

La etapa de gestación se caracteriza por una alimentación diferenciada entre el primer y el segundo período.

Parición: Es conveniente observar el desarrollo del parto para prestar ayuda si es necesario.

En los establecimientos donde se aplica el sistema de pariciones en tandas, cuando el número de nacidos excede la capacidad de crianza de una cerda, se recomienda transferir algunos lechones para otras cerdas recién paridas que han tenido menos.

Esta transferencia deberá ser hecha dentro de los tres primeros días después del parto de la madre adoptiva, puesto que las glándulas mamarias excedentes y no utilizadas tienden a involucionar.

Castración de machos: La castración de los machos que son destinados a la faena puede ser realizada en cualquier edad, pero existen ciertas ventajas que favorecen la castración en las primera semanas de vida.

Destete: con la finalidad de obtener un mayor número de lechones por cerda madre/año, actualmente se busca la adopción de períodos de amamantamiento cada vez más cortos.

En oportunidad del destete, los lechones se quedan sin los cuidados y la alimentación láctea de la cerda. Este es el período más delicado de la vida de los lechones, por lo que mucho depende del modo como estos animales superan este período crítico.

La decisión de una edad óptima de destete depende mucho del estado sanitario, del desarrollo de los animales, del manejo de la ración y del agua, de la higiene del criadero, de los factores ambientales, de las instalaciones y de los cuidados que el criador dispensa a sus animales. La tendencia actual es la de un destete hecho después de un período de amamantamiento entre cuatro y seis semanas.

Crecimiento y terminación: En las fases de crecimiento y terminación lo que se desea es que el cerdo gane el máximo de peso en el menor tiempo posible, consumiendo el mínimo de ración.

Entre los principales factores relacionado con el manejo y que afectan esa relación, se destacan la adopción de un programa de limpieza, desinfección y vacío sanitario después de la retirada de un lote de animales de la instalación y la formación de lotes uniformes y de pocos animales.

Al transferir los animales desde las parideras para la recría, el criador está obligado a construir lotes con animales procedentes de camadas diferentes.

Cuando se mezclan grupos de animales de diferentes lotes, se crea un nuevo orden social. Esta nueva jerarquía resulta de la manifestación de dominio y sumisión, y su esclarecimiento puede a veces exigir luchas de gravedad y de duración variables.

Además de poder alterar la resistencia de los animales a las enfermedades, de causar lesiones más o menos serias, de reducir la ganancia de peso, éstas peleas pueden ocasionar la muerte de unos o más animales.

Las luchas pueden ser parcialmente evitadas, recurriendo a determinadas normas de manejo.

Síntesis:

        Se deben aplicar normas de manejo para la intensificación productiva.

        El acortamiento de la duración de la lactancia es el principal recurso para incrementar la productividad por madre.

        Las prácticas de manejo deben basarse en la eficiencia productiva y el logro del mayor bienestar animal.

Instalaciones

En la producción de cerdos sobre pasturas en asociación con agricultura se valoriza a la pastura perenne con un doble enfoque: por un lado como proveedora de parte del alimento para los cerdos y por el otro, como eslabón fundamental en la rotación con los cultivos agrícolas, por su marcado efecto sobre la estructura y fertilidad del suelo y su impacto en los rendimientos físicos de los cultivos subsiguientes.

Esta alternancia del cultivo forrajero con los agrícolas demanda un cambio de lotes al final de la vida útil de la pastura. Con el objeto de facilitar su traslado de un potrero a otro, para permitir la roturación y la nueva siembra de los lotes con cultivos agrícolas, todas las instalaciones de campo deben ser tipo desmontable y portátiles.

Síntesis:

        En el sistema de producción intensiva a campo las instalaciones deben ser fácilmente transportables. 

        El apotreramiento debe realizarse con alambre electrizado.

        Las parideras y sombreaderos deben ser móviles. 

        El fácil traslado de las instalaciones es esencial para hacer viable el periódico cambio de sitio en diferentes sectores del campo.

Sanidad

El manejo sanitario es un conjunto de medidas cuya finalidad es la de proporcionar al animal condiciones ideales de salud para que éste pueda desarrollar su máxima productividad, de la cual es potencialmente capaz.

Por medio de los procedimientos que componen el manejo sanitario se trata de evitar, eliminar o reducir al máximo la incidencia de enfermedades en el rodeo para obtener así un mayor provecho del mejoramiento genético y la nutrición.

Para alcanzar un nivel sanitario capaz de mantener un buen desempeño zootécnico del rodeo y consecuentemente un buen beneficio económico, es fundamental que las medidas sanitarias sean aplicadas tanto para los animales adultos como para los jóvenes, durante todo el año, y no solamente en el período en el que el precio del cerdo esté dentro de los límites aceptables.

Síntesis:

        Previo al ingreso de nuevos reproductores se debe efectuar un estricto saneamiento sanitario de la piara existente.

        Posteriormente, hay que aplicar un plan sanitario integral y sistemático.

        Sólo habrá respuesta efectiva del material genético meritorio y bien nutrido si la piara está sana.

Manejo de los animales en preembarque, embarque y transporte

El embarque y transporte de animales para el frigorífico pueden ocasionar serios perjuicios al criador o al frigorífico debido a lesiones, pérdida de peso, disminución de la calidad de la carne y pérdida total por muerte de animales.

Cuando el cerdo sufre la influencia de factores externos tales como la época del año, manejo antes y durante el embarque, conducen, debido a su gran sensibilidad a trastornos orgánicos causando pérdidas parciales o totales.

Un embarcadero que permita una manipulación tranquila de los animales disminuye considerablemente las pérdidas durante el transporte. No obstante, existe en mayor o en menor proporción, una pérdida de peso desde el momento en que el animal es embarcado hasta su destino, en el frigorífico.

En el vehículo de transporte siempre deberá ser considerada la necesidad de espacio para cada animal. La agresión del espacio fisiológico determina pérdidas de peso, lesiones y muertes de animales durante el transporte. Cuando el vehículo permite un traslado tranquilo con un área útil suficiente para el animal y que permita una buena ventilación, es de esperar una sensible disminución de los daños ocasionados.

Como el embarque, el desembarque es uno de los momentos más críticos del transporte de los animales desde el criadero hasta el frigorífico. Manejar los cerdos con el mayor cuidado posible evitando golpearlos o tratarlos cruelmente. Las lesiones corporales desvalorizan la res.

Síntesis:

        Formar el lote de cerdos a enviar a frigorífico con debida anticipación.

        Realizar un ayuno moderado.

        Efectuar el embarque de los animales de la forma más tranquila posible sin gritarles, pegarles, ni utilizando picanas eléctricas.

        Elegir las condiciones climáticas más favorables para el traslado por rutas.

        No exceder con animales la capacidad de espacio del transporte.

        Al evitar los estados de tensión en embarque y transporte, estamos favoreciendo la calidad del producto obtenido en la planta de faena.

Comercialización

Una correcta comercialización es tan importante para el futuro del productor como lo es un buen modelo productivo. Con esa convicción el empresario debe encarar esta etapa. Es una exigencia frente a la que no caben excusas. No depende de otros sino de los propios productores. Es por ello que es imprescindible que de ellos nazcan las soluciones.

En un contexto como el actual, las pequeñas y medianas empresas se ven forzadas a redefinir sus estrategias comerciales. Hay pasos que cualquier productor puede seguir para aliviar considerablemente los efectos negativos de la comercialización en forma aislada. El asociativismo, si bien no resuelve todos los problemas, puede disminuir notablemente esos efectos, actuando a modo de protección.

Las posibilidades de esquemas asociativos son ilimitadas. La integración horizontal o asociativismo para la venta de la producción es un método de organización empresarial que permite optimizar la escala y como consecuencia aumenta el poder de negociación de los productores en los mercados. Por lo tanto es una fórmula que facilita a empresas que son, preferentemente de pequeñas y medianas dimensiones, comercializar en condiciones de operatividad, similares a grandes empresas. Ejemplo de este componente de asociatividad son los grupos "Pormag" (Cba.), "Comcer" (Río Cuarto), "Aprocer" (Rosario).

Por otra parte, ante la necesidad de alcanzar una mayor eficacia, evitando la dispersión de los esfuerzos sectoriales e introducir mayor equidad en el proceso integral, surgen las integraciones verticales con las cadenas agroalimentarias. Este atributo que trasciende los límites de las empresas debe necesariamente ser el resultado de alianzas estratégicas. Esta supone, en muchos casos la superación de viejas confrontaciones para asumir conductas colaborativas en el marco de una mayor competitividad.

En este sentido se cuenta ya con experiencias interesantes en materia de integración vertical, como la empresa "SIP" (Justiniano Posse).

Síntesis

        Una posibilidad es la comercialización asociativa de la producción integrando un grupo de productores.

        Otra es la integración participativa con la industria para fortalecerse mutuamente.

        Actualmente los productores tienen que ser un componente activo en la cadena agroalimentaria.

Asistencia técnica

La función del responsable de la explotación, es la de buscar la combinación más apropiada de las medidas tecnológicas para que en función del sistema de producción adoptado y de la finalidad del criadero, el esquema pueda brindar eficiencia y economía.

El progreso observado en el conocimiento de las diversas tecnologías que influyen en la producción de cerdos, origina la necesidad de una rápida actualización con miras a la introducción constante de modificaciones que permitan operar en un contexto más complejo y competitivo.

El productor moderno tiene que contar con capacidad para desempeñar un papel de vigía, identificando tendencias en materia de tecnologías, mercados, necesidades de los consumidores, de las estrategias y fortalezas de los competidores y efectuar un planeamiento estratégico en esa dirección.

Los desafíos anteriores tienen exigencias notables sobre la gestión, en particular en lo referido a las capacidades técnicas y de impulsión de iniciativas. 

Los productores no podrían desempeñar con eficacia su papel si no cuentan con apoyo profesional adecuado para la formulación de estrategias para hacer frente a una actividad acorde con las demandas del nuevo contexto.

Síntesis

        El moderno productor de cerdos debe recibir asistencia técnica especializada con miras a su "profesionalización".

        La rentabilidad debe ser alcanzada en un mercado globalizado de abierta competencia.

        Una explotación sustentada por un sistema de tecnologías tendrá pocos condicionantes que puedan comprometer su competitividad.

        El sistema de asistencia grupal es una posibilidad cierta, efectiva y accesible económicamente.

        La tecnología es el recurso clave para alcanzar eficiencia productiva y competitividad.

 

Quote this article on your site

To create link towards this article on your website,
copy and paste the text below in your page.




Preview :


Powered by QuoteThis © 2008