You are here: Home Avicultura Porcinos de alta productividad en un sistema sustentable
Porcinos de alta productividad en un sistema sustentable PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 1
MaloBueno 
Animales - Porcinos
Modificar el tamaño de letra:

Porcinos de alta productividad en un sistema sustentable

Jorge Vicario. 2008. Puntal.com.ar, Río Cuarto, Argentina.


 

Con 38 años de investigación y desarrollo en la producción de cerdos, el doctor Mondino trabaja en la creación de la nueva raza porcinaChe Tapuy, tal el nombre de su establecimiento de cría en Achiras.


La ca­ba­ña Che Ta­puy es­tá ubi­ca­da a po­cos ki­ló­me­tros de la vi­lla se­rra­na de Achi­ras. Son al­go más de 200 hec­tá­reas don­de el doc­tor Ed­gar Mon­di­no ha mon­ta­do una em­pre­sa fa­mi­liar don­de com­bi­na la al­ta tec­no­lo­gía en pro­duc­ción de por­ci­nos con un sis­te­ma agrí­co­la sus­ten­ta­ble y con­ser­va­cio­nis­ta: to­dos los lo­tes se ma­ne­jan con cur­vas de ni­vel y mí­ni­ma la­bran­za, y la re­no­va­ción de nu­trien­tes se sos­tie­ne prác­ti­ca­men­te en su to­ta­li­dad con un pro­duc­to bio­ge­ne­ra­do con los re­si­duos del cria­de­ro.

Cla­ro que Mon­di­no no es­tá so­lo en la em­pre­sa. Su es­po­sa y cua­tro de sus cin­co hi­jos es­tán muy in­vo­lu­cra­dos en la ta­rea. Sus hi­jos Mar­cos, Lean­dro y De­ni­se son ve­te­ri­na­rios (la ni­ña es to­da una ex­per­ta en ge­né­ti­ca y es­tu­vo va­rios años al fren­te de una im­por­tan­te em­pre­sa de ori­gen es­pa­ñol), Mar­tín (me­lli­zo con Lean­dro) es su ma­no de­re­cha en el es­ta­ble­ci­mien­to, y su hi­ja ma­yor es odon­tó­lo­ga. “Pe­ro tam­bién se­rá in­cor­po­ra­da en bre­ve pa­ra la con­for­ma­ción de una py­me fa­mi­liar agro­pe­cua­ria”, afir­ma es­te pro­fe­sio­nal am­plia­men­te re­co­no­ci­do co­mo to­da una au­to­ri­dad en la ac­ti­vi­dad por­ci­na.

Pues­to a de­fi­nir su ac­ti­vi­dad, Mon­di­no ex­pre­sa que la idea es de­sa­rro­llar un sis­te­ma ar­mo­ni­zan­do una cría in­ten­si­va de por­ci­nos —con con­trol de ges­tión en to­das las eta­pas— en un sis­te­ma mix­to: una par­te al ai­re li­bre y otra par­te ba­jo gal­pón.

“Em­pe­za­mos con to­do al ai­re li­bre has­ta que las con­di­cio­nes de la pro­duc­ción nos per­mi­tie­ron pa­sar las ac­ti­vi­da­des más crí­ti­cas de la pro­duc­ción por­ci­na a la cría en con­fi­na­mien­to, ba­jo gal­pón”, afir­mó, pa­ra ex­pli­car que las fa­ses de ser­vi­cio y ges­ta­ción es­tán ba­jo gal­pón, lo mis­mo que re­cría y ter­mi­na­ción.

Lo úl­ti­mo que cons­tru­ye­ron es una ma­ter­ni­dad re­cien­te­men­te ter­mi­na­da pa­ra so­lu­cio­nar los pro­ble­mas que ge­ne­ra el na­ci­mien­to de los le­cho­nes ba­jo con­di­cio­nes cli­má­ti­cas ex­tre­mas: en Achi­ras hay tem­pe­ra­tu­ras agra­da­bles du­ran­te el días —con al­ta ra­dia­ción so­lar en al­gu­nos me­ses— y por las no­ches tem­pe­ra­tu­ras ba­jo ce­ro. No hay más de 120 días li­bres de he­la­das.

Por eso in­di­ca que a los le­cho­nes hay que cui­dar­los fun­da­men­tal­men­te du­ran­te las pri­me­ras 48 a 72 ho­ras. “Pa­ra eso di­se­ña­mos un sis­te­ma muy eco­nó­mi­co, con un apro­ve­cha­mien­to efi­cien­te de la ener­gía, pa­ra te­ner las ca­ma­das pro­te­gi­das has­ta los 10 días, con lo que he­mos lo­gra­do una so­bre­vi­da de 15 le­cho­nes por ma­dre, en pro­me­dio”, en­fa­ti­zó, pa­ra aña­dir que las pa­ri­cio­nes es­tán pro­gra­ma­das pa­ra ha­cer más ho­mo­gé­nea la pro­duc­ción.

 

-¿Pro­du­cen só­lo re­pro­duc­to­res de la ra­za Che Ta­puy, que es­tá en pro­ce­so de ins­crip­ción, o tam­bién pa­dri­llos pa­ra plan­tel o por­ci­nos pa­ra la in­dus­tria fri­go­rí­fi­ca?

-Ha­ce­mos las tres co­sas. Te­ne­mos ma­dres blan­cas que son hi­perpro­lí­fi­cas. Son hem­bras se­lec­tas de las ra­zas Yorks­hi­re o Lan­dra­ce, que son cru­za­das con la lí­nea me­nos con­for­mada de los Che Ta­puy, que es una ra­za pen­sa­da pa­ra ser usa­da co­mo ter­mi­nal. En las hem­bras tra­ta­mos que no sean mus­cu­la­das, por­que la pro­li­fi­ci­dad la da la ma­dre y la pro­duc­ti­vi­dad de car­ne en par­te la ma­dre pe­ro tam­bién apor­ta el pa­dri­llo con can­ti­dad y cali­dad de car­ne. Yla ma­dre con can­ti­dad y ca­li­dad de le­che pa­ra lle­var­lo ade­lan­te.

 

-¿Cuán­to se avan­zó en la crea­ción de la nue­va ra­za?

-En Che Ta­puy lle­va­mos ya 68 ge­ne­ra­cio­nes, cuan­do sa­be­mos que la So­cie­dad Ru­ral Ar­gen­ti­na se han exi­gi­do 34, pe­ro en otras es­pe­cies por­que en por­ci­nos nun­ca na­die pre­sen­tó una ra­za nue­va en el país. Y la es­ta­mos ava­lan­do per­ma­nen­te­men­te con tra­ba­jos de in­ves­ti­ga­ción rea­li­za­dos con las uni­ver­si­da­des de Río Cuar­to, Lu­ján, Ca­sil­da y Es­pe­ran­za; más el IN­TA Mar­cos Juá­rez (que des­de el año 2002 usa ter­mi­na­les Che Ta­puy) y cin­co es­cue­las agro­téc­ni­cas de la pro­vin­cia de Cór­do­ba y una de San Luís. Si bien tra­ba­ja­mos so­bre po­cos ca­rac­te­res ge­né­ti­cos pa­ra ob­te­ner re­sul­ta­dos más rá­pi­dos, lo ha­ce­mos so­bre ca­rac­te­res pro­duc­ti­vos y re­pro­duc­ti­vos. Así ob­te­ne­mos un ani­mal muy rús­ti­co, pa­ra la cría al ai­re li­bre, de muy ba­jo es­pe­sor de gra­sa dor­sal (en el ca­so de los que van a mer­ca­do y los ter­mi­na­les que se ven­den co­mo re­pro­duc­to­res) y de muy al­ta pro­li­fi­ci­dad en las hem­bras que ven­de­mos, que son hi­jas de las hem­bras blan­cas cru­za­das con pa­dres Che Ta­puy.

 

-¿Cuán­to tiem­po les lle­va ter­mi­nar un ani­mal pa­ra fri­go­rí­fi­co y con qué ki­la­je sa­le?

-En pro­me­dio es­ta­mos en 145 a 148 días, con 110 a 116 ki­los. Es de­cir que en me­nos de 5 me­ses es­tán arri­ba de los 100 ki­los y en los ma­chos ter­mi­na­les es mu­cho me­jor. Las con­ver­sio­nes de na­ci­mien­to a pe­sa­da de se­lec­ción es­tán en no me­nos de 690 gra­mos a ca­si 900 gra­mos de au­men­to de pe­so por día, en el ca­so de los que se des­ta­can. Es­tá com­pro­ba­do que cuan­do el cer­do más co­me, me­nos es­pe­sor de gra­sa tie­ne y más rá­pi­do se ter­mi­na, la po­duc­ción es mu­cho más efi­cien­te.

 

-¿Y la pro­duc­ti­vi­dad de las hem­bras, de cuán­to es?¿Cuán­tos le­cho­nes por hem­bra y por año se pro­du­cen?

-Te­ne­mos 2,32 par­tos por hem­bra y por año, con una ta­sa de par­to del 86%, con lo que es­ta­ría­mos ha­blan­do de dos par­tos bien por año en la pia­ra. Con to­do al ai­re li­bre es­tá­ba­mos des­te­tan­do 8,2 a 8,5 le­cho­nes por ma­dre y por par­to. Aho­ra, con la ma­ter­ni­dad en mar­cha, au­men­ta­ría­mos la pro­duc­ción en­tre un 30% y un 40%, con lo que llegaríamos a 23 o 24 lechones al año por cada madre.

 

Son ci­fras pro­duc­ti­vas que lla­man real­men­te la aten­ción, te­nien­do en cuen­ta que el IN­TA presenta como meta productiva para un criadero en confinamiento, unos 17 lechones al año. Ymáxime si en este caso se logran en un sistema sustentable, donde los granos van al alimento de los porcinos y, recién ahora se menciona, se tienen también unos 200 vacunos en el establecimiento.  Lo que se dice, un sistema altamente eficiente.


Quote this article on your site

To create link towards this article on your website,
copy and paste the text below in your page.




Preview :


Powered by QuoteThis © 2008