You are here: Home Avicultura El ganado bovino ibérico en las américas: 500 años después
El ganado bovino ibérico en las américas: 500 años después PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 
Animales - Bovinos
Modificar el tamaño de letra:

El ganado bovino ibérico en las américas: 500 años después

A.T. Primo. 1992. EMBRAPA/CPATB.  Archivos de Zootecnia, 41(154):421.

RESUMEN

El bovino criollo americano desciende directamente de los animales que llegaron en el segundo viaje de Colón en 1493.  Estos animales, así como posteriores envíos, llegaron a la isla denominada La Española, hoy asiento de la República Dominicana y Haití, Las similitudes entre las razas criollas de Brasil y de Hispanoamérica pueden explicarse por la proximidad geográfica de sus orígenes.  Con el objetivo de definir el ganado criollo se describen sus características morfológicas y de comportamiento en Latinoamérica.

INTRODUCCIÓN

Revisemos nuestra historia y recordemos que los bovinos criollos son parte integrante de nuestra herencia social y patrimonio de la ganadería de las Américas. La distribución y las características del ganado criollo en América son en parte consecuencias de su historia.

Es relativamente poco lo que se sabe con certeza acerca de los ancestros de los bovinos criollos.  El bovino criollo americano desciende directamente de los animales que llegaron en el. segundo viaje de Colón en 1493.  Estos animales, así como posteriores envíos, llegaron a la isla denominada La Española, hoy asiento de la República Dominicana y Haití.  En la opinión de Rouse (1977) descendían directamente del Bos primigenius, domesticado probablemente en la zona pirenaica a partir del paleolítico. Sevilla era la ciudad que tenía la exclusividad para organizar los embarques oficiales a América.  Hay autores que afirman que también salieron barcos para América desde Galicia en el norte de España.  Sin embargo, no se conoce con seguridad si todo el ganado provenía de las regiones cercanas a Sevilla o si algunos embarques se hicieron en las Islas Canarias, ruta y escala habitual en los viajes a América.

Rouse (1977) indica que las razas españolas actuales que podrían ser descendientes de los mismos planteles de los cuales provienen los criollos, son la Retinta, la Berrenda, la Cacereña y la Andaluza negra.

Se dice que el ganado criollo de raza Caracú de Brasil tiene orígenes similares a las razas modernas Minhota, Barrosa, Arouquesa y Mirandesa de Portugal.  Todas ellas son razas del norte y la Minhota es idéntica a la Gallega.  Las similitudes entre las razas de Brasil y de Hispanoamérica pueden explicarse por la proximidad geográfica de sus orígenes.

Los españoles desembarcaron en el Caribe con los primeros bovinos y desde allí se inició su dispersión, con tal éxito que antes de 40 años, en 1524, ya se informa sobre la existencia de bovinos en todos los países de América del Sur.  Ingresaron por Santa Marta, Colombia, en primer término.  Una subcorríente entró a Venezuela.

Hacia el sur, Lima constituyó el foco principal de dispersión.  Desde allí atravesaron Bolivia, Paraguay y Chile hasta alcanzar la República Argentina y Uruguay.  Otra corriente llegó desde el Brasil y el propio Río de la Plata se convirtió en un foco importante de dispersión.

Desde 1524, América comenzó a poblar su territorio de bovinos y a introducirlos en sus sistemas ecológicos.  Es mucho lo que se ha escrito sobre el origen del ganado de Colombia.  Hoy en día no se sabe con certeza si proviene de la España Peninsular o de la España Insular (Islas Canarias).  Hay relatos que alrededor de la mitad del siglo XVI y bajo el gobierno de su fundador, llegaron a Cartagena quinientos bovinos desde la Española (hoy Santo Domingo).

El Virreinato del Río de la Plata recibe los primeros vacunos en 1549, cuando Juan Núñez de Prado introduce desde Potosí vacas y ovejas directamente al Tucumán.  En 1551, atravesando la cordillera desde la costa chilena llega Francisco de Aguirre con su hacienda.  En 1555 Juan de Salazar desembarca en el sur Brasileño y avanza hasta Asunción en donde el grupo se divide en dos expediciones, una de ellas integrada por los legendarios hermanos brasileños Pedro y Scipión Goes que arrean siete vacas y un toro (las célebres siete vacas de Gaete) cuya progenie inicia la población de vacunos en la pampa argentina.

Según los historiadores el ganado existente en la Banda Oriental (República del Uruguay) proviene de las introducciones hechas por los Jesuitas en sus Misiones del Alto Uruguay, en los años 1620 y siguientes y de otras dos introducciones hechas en 1611 y 1617 por el Gobernador Hernandarias (Fernando Arias de Saavedra).

Informes indican que la primera introducción de ganado data de 1534 en la población de Brasil, Sâo Vicente por orden del donatario de esa colonia (capitanía hereditaria) Martín Alfonso de Sousa y enviados por su mujer D. Ana Pimentel.  Se considera que fueron tres las principales vías de introducción: Sâo Vicente (Sâo Paulo), Pernambuco y Bahía (1550).

Otros estudiosos dicen que los bovinos de Sâo Vicente (Brasil) derivarían de las Islas de Cabo Verde, posesiones portuguesas en el Océano Atlántico, al oeste del Senegal, África.

Muchas generaciones después, los portugueses (brasileños) hicieron reiteradas incursiones a los países vecinos (sin fronteras definitivas por la falta de precisión del Tratado de Tordesillas) y logran llevar para Sâo Paulo grandes cantidades de ganado y cueros.  Así se cierra el ciclo completo del ganado criollo en América del Sur, que un siglo antes, saliendo de Brasil, mezclándose con sangre peruana, atravesó Paraguay, Argentina y Uruguay y completando su marcha secular civilizadora se encontró con sus hermanos de origen al regresar al altiplano central de Brasil.

El ganado criollo fue el origen de la expansión civilizadora en América Latina, bajo la influencia de los jesuitas.  Los jesuitas en el nuevo mundo tenían gran preocupación por la ganadería, como fuente de riqueza colectiva para mantener a los primeros pobladores y a los indios cerca de las Misiones.  Se sostiene que los jesuitas del este de Colombia dispensaban los mayores cuidados a la raza criolla San Martinero, que lleva el nombre de la Misión Jesuita de la zona.  Para definir el ganado criollo en las Américas, a continuación se describen sus características morfológicas y de comportamiento.



DISTRIBUCION DE LOS BOVINOS CRIOLLOS EN AMERICA

BRASIL

a). Raza Caracú

El Caracú actual, adaptado al clima del Brasil, posee caracteres propias y puede considerarse como una raza nacional, más proxima al tronco Aquitánico que al Ibérico.

El mejoramiento de esta raza se debió a la organización, en Sâo Paulo, de la Asociación del Herd Book del caracú, a iniciativa de un grupo de criadores eficazmente apoyados por el Gobierno.  La Fazenda de Seleçao de Ganado Nacional fundada en 1909 con asiento en Nova Odessa (Sâo Paulo), se dedicó a seleccionar y fijar este tipo de ganado. Los bovinos Caracú fueron inscritos en libros de registro genealógico Herd Book Caracú, por un período de 50 años (1916 a 1965).  Los trabajos de registro se terminaron en 1965 debido al desinterés de los criadores en relación con este bovino nacional.

Actualmente con el renovado interés de algunos ganaderos, el Ministerio de Agricultura reconoció y homologó el Registro Genealógico, lo cual está en ejecución por la Associaçáo Brasileira de Criadores de Bovinos Caracú (ABCBC) ubicada en Palmas, en el estado de Paraná.  La población de raza Caracú es de 20.000 cabezas.

Características de la rara Caracú:

Es considerada raza de doble aptitud (carne y leche), rústica, de mediana precocidad que engorda en buenos pastos.  El peso vivo de los machos, en concursos de ceba, ha llegado a los 323 kg al año de edad.

Algunos estudios realizados hasta el presente evidencian que la raza Caracú tiene buen potencial de producción.  La utilización de estos bovinos en sistema de cruzamientos con otras razas y más específicamente el Cebú, ofrece una alternativa muy importante para su explotación racional.

La raza es de tamaño mediano con altura a la cruz en adultos entre 1,30 y 1,40 metros (Trovo y Primo, 1984).  El color del pelaje varia del amarillo claro (bayo) hasta el anaranjado.

b). Mocho Nacional

Existen varias teorías sobre el origen de este ganado, pero todas coinciden en que el ganado Mocho Nacional se originó del ganado traído por los conquistadores.  Como en la península ibérica no existían razas de ganado sin cuernos, algunos explican esta característica como resultado de una mutación genética.

Sobre los vacunos sin cuernos, Félix de Azara (1850) señala que, en Corrientes, por 1770, en la Estancia Rincón de Luna, de los Jesuitas, nació un toro mocho que propagó tal carácter en todas esas regiones.

Hace ya algunos años (1911) que el Gobierno de Brasil inició estudios en la Fazenda de Selección de Ganado Nacional de Nova Odessa (Sâo Paulo) para seleccionar y perfeccionar el ganado Mocho Nacional.  Actualmente, por falta de interés de los criadores, el efectivo poblacional se reduce a una docena de animales.

Nadie puede negar o poner en duda la influencia benéfica que han ejercido las razas llamadas criollas del Brasil en el desarrollo de la Ganadería brasileña en el pasado no muy lejano.  Los bovinos naturalizados de Brasil, como el Mocho Nacional representan un potencial genético de indudable valor para el país y deben ser conservados y multiplicados para evitar su extinción.

Características de los bovinos Mocho Nacional:

Animal medianamente productor de carne, rústico y de fácil adaptación.  El ganado Mocho Nacional tiene mediano desarrollo.  La capa presenta algunas variaciones, siendo la más común la amarilla (abayado). EMBRAPA para evitar la total desaparicion de este importante germoplasma animal, adquirió por compra todos los animales remanentes.

Además, se busca aumentar el hato con transferencia de embriones.  Para la conservación a largo plazo se utilizan semen y embriones congelados.

C). Bovinos Curraleiro o Pie-duro

El crecimiento lento y la talla pequeña del ganado Curraleiro parecen estar en armonía con las condiciones ecológicas difíciles del nordeste semiárido del Brasil.  Este hecho los califica como recurso genético potencialmente importante para tales condiciones adversas de producción.

La selección natural a través de 400 años de eliminación de animales no adaptados al medio, logró formar un tipo de animal resistente a los rigores de un clima ardiente y seco.

Antes de la llegada del Cebú, la totalidad de la ganadería del nordeste semi-árido del Brasil, estaba constituida por este tipo de bovino; con los primeros cruzamientos de Cebú por Curraleiro, se obtuvo un tipo de animal que por su vigor híbrido era superior a los progenitores; los ganaderos entusiasmados efectuaron repetidamente este cruce, con lo cual se logró la desaparición casi completa de los bovinos Curraleiro.

EMBRAPA, conociendo el valor económico y social que para la producción de carne en el semi-árido puede tener una raza criolla bien adaptada al medio, estableció en 1985 un núcleo de conservación de ganado Curraleíro en el estado de Piauí, con el propósito de conservar y evaluar estos bovinos.  Su conservación evitaría la absorción total por el Cebú.




Características de los bovinos Curraleiro:

El tamaño de estos bovinos es reducido, pues la talla a la cruz oscila alrededor de 1,10 metros y el peso vivo, entre 250 y 300 kilos, cuando el animal ha llegado al estado adulto.

En su pelaje se encuentran algunas variedades de colores, siendo las más comunes el bahío y el barroso y son frecuentes las tonalidades que van desde el colorado claro uniforme hasta un tono más subido y oscuro en la parte anterior del cuerpo.

d). Bovino Pantaneiro

El ganado Pantaneiro tiene su hábitat natural en la región ecológica denominada Pantanal de los estados de Mato Grosso y Mato Grosso do Sul.  El Pantanal es caracterizado por su topografía plana en general, con suelos anegadizados o inundables durante una gran parte del año.  Las grandes estancias y la falta de cercas permitieron aumentar a este ganado bravo, reproduciéndose en plena libertad, ayudado por las condiciones favorables del medio, que permitieron su fácil adaptación.

Estos animales sufrieron las modificaciones impresas por el medio ambiente de la región en que viven, dando origen al ganado Pantaneiro. Es admirable la resistencia al medio ambiente del ganado Pantaneiro que soporta fuertes y prolongadas inundaciones permaneciendo muchas horas en el agua para conseguir el forraje necesario para su subsistencia, o en los periodos de sequía cuando también escasean el pasto y el agua.

El ganado Pantaneiro es un grupo racial perfectamente adaptado a las condiciones sui-generis del Pantanal.

En la actualidad, los bovinos Pantaneiro no se extinguirán gracias a los esfuerzos de EMBRAPA que inició un núcleo de conservación en el Pantanal, en 1985.  Estos bovinos constituyen un material genético de indudable valor para cruzar con otras razas selectas y es necesario conservarlo y fomentar su cría.  Se iniciaron trabajos de transferencia y/o congelación de embriones para el Banco de Germoplasma Animal de CENARGEN.

e). Bovinos Criollo Lageano

Estos bovinos del sur del Brasil (Lages - Santa Catarina) en líneas generales, son los que más se asemejan al tipo introducido por los conquistadores, no discutiéndose, por tanto, su origen ibérico.

Infortunadamente este tipo de bovino criollo casi desapareció a través de cruzamientos indiscriminados.  Un único criador conserva los últimos 250 animales de este tipo racial, en el estado de Santa Catarina.

Las condiciones adversas, con inviernos fríos y vegetación pobre, modelaron un tipo de bovino perfectamente adaptado a las condiciones ecológicas de esa región de cría.

Características de los bovinos Criollo Lageano:

En condiciones de pastos naturales, en invierno, novillas de 36 meses presentan un peso vivo de 307 kilos y vacas con cría al pie alcanzan pesos de 430 kilos.  La talla oscila de 1,27 a 1,41 metros.  Tiene cuernos de gran desarrollo, generalmente en forma lirada, dirigidos hacia arriba, adelante y afuera.  Su pelaje presenta gran variedad de color, siendo los más comunes rosillos, atigrados, yaguanés, barrosos, overos, bayos, negros, colorados, etc.

La existencia de los Criollos Lageanos como importante recurso genético, se justifica en su rusticidad y habilidad materna.  Para evitar su desaparición, CENARGEN/EMBRAPA mantiene un banco de semen y embriones congelados en Brasilia, DF.




ARGENTINA

Animales criollos es posible encontrar en el Chaco Salteño, en Jujuy, Tucumán y Santiago del Estero.  El Instituto de Tecnología Agropecuaria (INTA) en la Estación Experimental de Leales, Tucumán, en la década de los sesenta inicia trabajos de conservación y evaluación orientados a producir carne en aquel ambiente.

Sal Paz (1977) demostró que el criollo puro produce un mayor peso de terneros destetados por hectárea en el Chaco que el cebú, las razas británicas o las cruzas con cebú.

Como observaron Rabasa et al. (1976) el criollo se caracteriza por poseer todos los colores de capa de Bos taurus.

En el criollo chaqueño (con el que trabaja la Estación Experimental de Leales, Tucumán) prevalecen las capas doradillas con diferentes tonalidades que varían desde el bayo al colorado.  Los pelajes han permitido el estudio de la heredabílidad de color en la raza (Rabasa et al, 1976).

También ha permitido investigaciones sobre la relación entre pelaje y fertilidad (Sal Paz et al, 1976).

URUGUAY

El Ejército Nacional posee el único hato criollo de Uruguay, en el Fuerte San Miguel, en Chuy, cerca de la frontera con Brasil.  Consta de 400 vacas y 16 toros y es muy semejante al criollo argentino.  Es mantenida sin evaluación en aquel ecosistema.

REPUBLICAS ANDINAS

Ecuador y Perú tienen una enorme población no censada de criollos que se encuentran, sobre todo, en zonas donde el medio ambiente presenta características muy difíciles, como el Altiplano o en regiones aisladas geográficamente en los valles interandinos.

Es muy urgente evitar la reducción de la población de ganado criollo en el Altiplano, hasta altitudes de 4000 metros.  Reciben los nombres de Chuscos, Serranos y Criollo de las Sierras.  Los animales criollos en lugares elevados, tienen alto porcentaje de capas negras o parcialmente negras.

BOLIVIA

No se conoce el censo actual de bovinos criollos en Bolivia.  Los rebaños más importantes son: el criollo Yacumeño en la estancia Espíritu propiedad de la empresa Elsner Hermanos, en las llanuras del Beni; el proyecto de Criollo Boliviano en Santa Cruz, en colaboración con la Misión Británica en Agricultura Tropical; y los proyectos de ganado criollo en Chapare y Chuquisaca.

El criollo Yacumeño tiene color castaño desde claro hasta oscuro, es de pelaje corto y sedoso, muchos tienen pelo negro alrededor de los ojos, en la cabeza y en las extremidades.  Son de mediana estatura, buena aptitud lechera, alta fertilidad y buena habilidad materna.  Son fenotípicamente idénticos a los criollos argentinos.

En el proyecto con Criollo Yacumeño se evaluaron diversos sistemas de cruzamiento con cebú (Bauer 1973 y Plasse, 1981 y 1983).

El objetivo original del Proyecto de Ganado Criollo en Santa Cruz era la producción de toros criollos para usarlos en cruzamientos con razas lecheras europeas (Wilkins et al, 1984).

VENEZUELA

La Estación Experimental Carrasquero adscrita al Fondo Nacional de Investigaciones Agropecuarias de Venezuela ha conducido por espacio de 25 años un proyecto sobre mejora, selección y conservación del ganado criollo Limonero.  Esta Estación está al noroeste de Estado Zulia, cerca del río Limón que le da su nombre.  El criollo Limonero es de pelo colorado y similar al Centroamericano y al Costeño con Cuernos de Colombia, La historia del criollo Limonero y datos de estaciones experimentales y fincas de Venezuela están bien documentados en Abreu et al. (1977) y Ríos et al. (1959).  El rendimiento medio por lactancia del ganado criollo Limonero es 2.201 kg (Abreu, 1988).

El ganado criollo Llanero, seleccionado para producción de carne, es muy similar al Casanare de Colombia.




COLOMBIA

(Basado en publicaciones de divulgación del Banco Ganadero de Colombia y del Instituto Colombiano Agropecuario-ICA).

a). Raza Casanare

El ganado Casanare es considerado el descendiente más directo de los bovinos traídos por los conquistadores españoles.  Se desarrolló en el Piedemonte Llanero y sabanas del Oriente Colombiano.  Es la raza criolla menos pesada pero los toros son muy activos sexualmente y las vacas poseen buenas aptitudes materna y reproductiva.

El color del pelaje es variado, pero predominan los animales de una sola capa de pelo, desde negro hasta amarillo bien claro.  Posee cuernos grandes, línea dorsal recta pero angosta,, extremidades delgadas y fuertes.  La población estimada era de 200.000 bovinos, pero en 1986 solamente se registraron 2276 bovinos puros de 9 productores, lo que permite establecer el grado acelerado de extinción de la raza por cruzamiento absorbente.

Desde 1980 el Fondo Ganadero de Boyacá posee un pequeño núcleo en Yopal, Casanare, con planes de conservación y selección.

b). Raza Blanco Orejinegro (BON)

El origen del BON Colombiano se remonta al siglo XVI.  Su población inicial predominó en el clima cálido y medio de la Región Andina.  El principal núcleo de mejoramiento genético y fomento se encuentra en el Centro de Investigaciones El Nus, Antioquia.

Es el criollo de fenotipo más sui generis, caracterizado por un pelaje blanco, con las orejas negras, la piel y mucosas bien pigmentadas, que le confiere tolerancia a la radiación solar y ectoparásitos.  También se presentan variantes en el color del pelo con el Blanco Orejimono, Dos pelos y Azul pintado.

La conformación del BON es la de un bovino eumétrico, constitución atlética, cabeza con cuernos medianos, aunque resultan algunos topos, anca caída y estrecha, dorso recto o ensillado, inserción alta de la cola, excelentes aplomos y cañas de hueso delgado pero fuertes.

En 1986 se registraron 1567 animales puros de la raza Blanco Orejinegro y 42 productores, la mayor parte en Antioquia y Risaralda.

c). Raza Chino Santandereano

Con el proceso de difusión de los bovinos ibéricos traídos al nuevo mundo, se inició desde el siglo XVI el desarrollo de la ganadería en el centro-norte de la Cordillera Oriental, de donde surgió la raza Chino Santandereano.

Tiene conformación similar a las razas Costeño Con Cuernos y Hartón, con aptitud láctea moderada.  El pelo es colorado con tonalidades bayo a hosco, piel, mucosas y pezuñas bien pigmentadas, miembros fuertes de hueso fino y pelaje negruzco, cabeza con cuernos delgados, tronco de buena capacidad corporal, cola de inserción alta, delgada y escasa borla, especialmente en los machos.

El fondo ganadero de Santander ha sido pionero en la conservación y fomento de la raza Santandereano; actualmente hay registrados 1134 animales puros en poder de 25 criadores.

d). Raza Costeño Con Cuernos (CCC)

Desde su origen en el siglo XVI hasta principios del XX fue la raza que más se diseminó en el país, especialmente al norte de Colombia.  En 1986 sólo se contabilizaron 476 animales puros que el ICA conserva en el Centro de Investigaciones TURIPAN, Córdoba.

El CCC es un bovino de tamaño mediano, color que varía entre bayo claro y rojo cereza, cabeza con cuernos delgados, cola de inserción alta y escasa borla.  La conformación de las vacas revela aptitud para la producción de leche, con ubre glandular de apariencia colgante, medianas y con venas mamarias bien desarrolladas.




e). Raza Hartón del Valle

En las fértiles tierras del Valle del Cauca se formó la raza Hartón del Valle.  Procede de las ganaderas ibéricas que penetraron por el sur de Colombia y la región Caribe, desde el siglo XVl.

Esta raza es conservada por la Secretaría de Agricultura, el Fondo Ganadero y algunos criadores del Valle.  La conformación general angulosa indica aptitud para producción de leche.  Presenta similitud fenotípica con las razas Costeño con Cuernos y Chino Santandereano, por lo cual la tonalidad de color de pelo varia de bahío a rojo cereza, pero aparecen también hoscos y de color barroso.  La cabeza es mediana con cuernos, cola de inserción alta que favorece la amplitud pélvica y facilita el parto, como sucede en todas las criollas.

La población de la raza Hartón del Valle es de 1540 bovinos puros de propiedad de 51 criadores.

f). Raza Romosinuano

La   formación de la raza Romosinuano ocurrió en el Valle del Sinú, Departamento de Córdoba, probablemente por cruce de la raza Costeño con Cuernos y Angus o por mutación genética.

Después de poblar gran parte de la región Caribe Colombiana, se evitó su absorción total por el Cebú con el establecimiento de un núcleo puro en Monteria en 1936.  Actualmente, la base de su mejoramiento genético se encuentra en el Centro de Investigaciones TURIPAN, Córdoba.

Las características externas corresponden a un animal con cabeza armoniosa, mirada apacible, orejas pequeñas, pelaje de color que varía del amarillo claro a rojo cereza, línea dorsal fuerte, cuerpo cilíndrico, cola delgada que se desprende alto y termina en borla con escaso pelo.

La formación general del macho Romosinuano lo identifica como el criollo de más tipo cárnico, de extremidades con hueso fino y relativamente cortas que le confieren tamaño mediano.  Las vacas por sus índices de fertilidad se encuentran entre las más prolíficas de las razas bovinas, factor determinante en la cría del ganado.

La raza Romosinuano registra un inventario ganadero de 3262 animales puros, principalmente en los Departamentos del Meta, Córdoba y Cesar.  La mayor parte de sus 47 criadores forman ASORROMO, afiliada a FENARCOL (Federación Nacional de Criadores de Razas Colombianas).

En Costa Rica. el Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza (CÁTIE) ha mantenido un hato de Romosinuano, el cual se ha evaluado genéticamente los últimos 30 años.

g). Raza Sanmartinero

El desarrollo de la raza Sanmartinero se centró en las sabanas secas de San Martín, Piedemonte Llanero del Departamento del Meta, y se atribuye a los Jesuitas su formación por selección fenotípica de sus ancestrales bovinos llaneros, a partir del siglo XVII.

Para evitar su extinción por cruzamiento absorbente con toros cebú, en 1950 se estableció un núcleo en San Martín, pero actualmente el principal núcleo de selección y fomento se encuentra en el Centro de Investigaciones La Libertad, Villavicencio.

El fenotipo característico es un bovino de una sola capa de pelo con tonalidades entre amarillo claro y hosco, cabeza grande con cuernos, línea dorsal ligeramente cóncava, cola gruesa y larga con desprendimiento alto y borla abundante.

Se encuentran registrados 3579 animales puros de la raza Sanmartinero, en 23 productores, el 90% ubicado en el Departamento del Meta.




GANADO CRIOLLO LECHERO EN AMÉRICA LATINA

El ganado Criollo Lechero (Reyna) se caracteriza por su adaptabilidad al pastoreo en el trópico, alta fertilidad en condiciones de alimentación exclusiva con pastos tropicales y resistencia a la garrapata y tórsalo (Dermatobia hominis).

Los requisitos para incorporar animales en la raza (nivel de fundación) son: pelo corto (menos de 1 cm) escaso y brillante, piel gruesa y pigmentada, arrugas alrededor de los ojos, cuello y, ocasionalmente, en la frente; canal del parto muy amplío, inserción de la cola descarnada, alta, borla de la cola con muy escaso pelo; manto bayo o rojo con o sin cabos negros, los overos sólo se admiten a nivel de 3/4 de pureza.  El peso a 1º, 2º, 3º y 4º parto en hembras es de 360, 375, 425 y 450 kg respectivamente y en toros adultos de 500 a 750 kg.

Localización de los hatos registrados a mayo, 1985.

Doña Socorro Vda. de Reyna, Rivas, Nicaragua.

Centro de Investigación y Mejoramiento de la producción Animal.  Apartado 762, Santiago, República Dominicana.

Ministerio de Agricultura y Ganadería, San José, Costa Rica.

CAMPA, Asociación Mexicana de Prod.  Animal, J. Cervantes 102, Tampico, México.

Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza.  Turrialba, Costa Rica.

Ministerio de Desarrollo Agropecuario y Reforma Agraria.  Managua, Nicaragua.

Hato Criollo Limonero, NUC Carrasquero, Venezuela.

Hatos en vías de registro; han participado en intercambio de germoplasma e información:

Criollo Barroso de don Salvador Melgar, Chiquimulillas, Guatemala.

Hatos del Fondo Ganadero del Valle, Cali, Colombia.

Hato Criollo del Centro de Investigación Agrícola Tropical, Casilla 247, Santa Cruz, Bolivia.

El ganado de Don Joaquín Reyna (Rivas, Nicaragua) ha tenido influencia directa sobre criollos lecheros en Venezuela, en México y a través de semen enviado de Turrialba sobre hatos criollos lecheros de República Dominicana, Colombia y Bolivia.

CARACTERÍSTICAS COMUNES EN LAS RAZAS BOVINAS CRIOLLAS EN AMÉRICA LATINA

♦        Mansedumbre natural, excepto la raza Casanare de Colombia.

♦        Predominio de una sola capa de pelo de color entre amarillo claro y rojo cereza, excepto la raza BON en Colombia, las criollas de Argentina, Uruguay y la Crioula Lageana en Brasil.

♦        Cabeza con cuernos, excepto la raza Romosinuano en Colombia, el Mocho Nacional y el Caracú, variedad mocha en Brasil.

♦        Sobresalientes en fertilidad, habilidad materna y longevidad.

♦        Piel bien pigmentada y ombligo corto.

♦        Desprendimiento alto de la cola.

♦        Dorso de apariencia ensillada, excepto la raza Casanare de Colombia.

♦        Partos normales y terneros fuertes al nacimiento.

♦        Toros sexualmente activos.

♦        Alto vigor híbrido en cruces con Cebú.

CONCLUSIÓN

Las informaciones recopiladas en este trabajo señalan claramente el gran valor del ganado criollo para diversas regiones del continente americano.

Los resultados indican la ventaja indudable del cruzamiento del criollo con Cebú o con razas europeas.

El bovino criollo es una base importante tal vez insustituible en ciertas condiciones de las Américas, para la consideración del componente genético.  Afirmar lo contrario sería pensar que pasaron en vano 500 años de selección natural por adaptación al medio latinoamericano.

BIBLIOGRAFÍA

Abreu, O., & Labbe and N. Perozo. 1977. El Ganado Criollo Venezolano Puro y Mestizado en la Producción de Leche y Came. Fonaiap-Ciarzu. Boletín Técnico nº 1 pp 77.

Abreu, 0. 1988.  Programas de Mejoramiento Genético Ejecutados por el Fondo Nacional de Investigaciones Agropecuarias en la Cuenca del Lago Maracaibo.  Cien.  Tecno.  Venez. 5; 31-41

Azara, F. de. 1850.  Viajes por la América del Sur (1789-180l).  Montevideo.

Bauer, A Improving native cattle by crossing with zebu. 1973.  In: Crossbreeding Bcef Cattle, Series 2, (Edited by M. Koger, T.J. Cunha & A. C. Wamick).  University of Florida Press, pp. 395-401.

Martínez Balboa, A 1980. La ganadería en Baja California Sur.  Vol. 1. Editorial J,B., La Paz, BCS, México, 229 p.

Plasse, D. 1981. El uso del ganado criollo en programas de iento para la prodxición de came en América Latina.  In: Recursos Genétícos Animales en América Latina.  Estudio.  FAO, producción y SanidadAnímal, 22:77-107.

Plasse, D. 1983. Crossbreeding results from beef catde in the Latin Amerícan tropics.  Animal Breeding Abstracts, 51: 779-797.

Rabasa, C., A. Sal Paz, F. Sal Paz, F. Bergmann and S.L Rabasa.1976. Genética de pelajes en bovinos Criollos.  Mendeliana, 1: 81-90.

Ríos, C. E., V. Bodisco and F. Morillo. 1959. Selección del ganado criollo lechero en Venezuela, Centro de Investigaciones Agronómicas.  Maracay. 35p. (Mimeo).

Rouse, J.F. 1977. The Criollo, Spanish Cattle in the Americas.  Universíty of Oklahoma Press, Norman, p. 303.

Sal Paz, A., F. Sal Paz, F. Bergmann and S.L Rabasa. 1976. Associación de la fertilidad femenina con genes mendelíanos mayores en bovinos críollos.  Mendeliana 1:91-96.

Sal Paz F. 1977.  Experiencia con ganado bovino criollo.  Ciencía e Investigación. 33:157-161.

Trovo, J.B.F. and A. T Primo. 1984. Medidas morfológicas en bovinos Caracú.  In: Reunión Anual da Socíedade Brasileira de Zootecnia, 21, Anaís... Belo Horizonte, Minas Gerais, Sociedade Brasileira de Zootecnia.

Wilkins, J. V, F. Rojas y I. Martínez. 1984.  The Criollo Cattle Project of Santa Cruz, Bolivia. Animal Genetic Resources Informatíon 3:19-29.





Quote this article on your site

To create link towards this article on your website,
copy and paste the text below in your page.




Preview :


Powered by QuoteThis © 2008