You are here: Home Avicultura PROPUESTA PARA LA CONSERVACIÓN Y UTILIZACIÓN DEL BOVINO CRIOLLO EN EL CHACO BOLIVIANO
PROPUESTA PARA LA CONSERVACIÓN Y UTILIZACIÓN DEL BOVINO CRIOLLO EN EL CHACO BOLIVIANO PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 1
MaloBueno 
Animales - Bovinos
Modificar el tamaño de letra:

PROPUESTA PARA LA CONSERVACIÓN Y UTILIZACIÓN DEL BOVINO CRIOLLO EN EL CHACO BOLIVIANO

A PROPOSAL FOR THE CONSERVATION AND USE OF THE CREOLE CATTLE IN THE BOLIVIAN CHACO

Vaca, R.J.L., T.P. Rojas y M.M. Virieux. 2002. Arch. Zootec. 51: 33-37.

Fac. de Medicina Veterinaria y Zootecnia, U.A.G.R.M, Santa Cruz de la Sierra, Bolivia.

PALABRAS CLAVE ADICIONALES

Raza local. Sistema de explotación. Desarrollo sostenible.

RESUMEN

En este trabajo presentamos el programa de conservación desarrollado sobre el bovino Criollo boliviano explotado en el Chaco. Describimos aquí el impacto social y ecológico de estos animales en la región. Finalmente, presentamos una supervisión del papel jugado por esta raza en el desarrollo sostenible del Chaco.

ANTECEDENTES

El Chaco es una región natural con características ecológicas que le dan cierta particularidad, dentro de grandes variaciones topográficas, climáticas, florísticas y de suelo que permiten una sub-regionalización de la misma en tres subsistemas: sub-andino, pie de monte y llanura chaqueña.

Dentro de esta región natural, que abarca sectores de tres países: Argentina, Bolivia y Paraguay con una superficie estimada de 1.100.000 a 1.200.000 km2, el Chaco boliviano ocupa una extensión de aproximadamente 160.000 km2, incluyendo los valles mesotérmicos conocidos técnicamente con la denominación de Chaco serrano.

Se caracteriza a la región en forma general por la presencia de árboles de los dos quebrachos: soto o quebracho colorado (Schinopsis quebracho colorado), y cacha o quebracho blanco (Aspidosperma quebracho blanco), el choroque (Ruprechtia triflora), el toborochi (Chorisia insigne).

Donde las precipitaciones son mayores la vegetación es más cerrada y se observa la presencia del quebracho colorado y algarrobilla (Caesalpinea paraguariensis). Las precipitaciones anuales oscilan desde los 500 mm en la llanura chaqueña incrementándose hacia el oeste, hasta 1000 mm, concentrada en los meses de noviembre a abril. Las temperaturas presentan un rango desde una máxima de 48 °C en verano a inviernos que registran mínimas de hasta –5 °C.

La actividad ganadera en el chaco boliviano se inicia con la introducción de los primeros hatos de ganado bovino Criollo de origen ibérico, que ingresaron en el año 1589 por el sur de Bolivia, procedentes de la zona del Río de La Plata. Después de proclamada la independencia de Bolivia (1825), se procuró restablecer las misiones franciscanas, pero además se inició la ocupación territorial con explotaciones privadas, pasando la ganadería de ser una actividad comercial en la región en el último cuarto del siglo pasado, lo cual produjo la expansión de la ganadería hacia el noreste, continuando actualmente hacia el este o frontera con el Paraguay, entre las cuencas de los ríos Pilcomayo - Parapetí y Río Grande.

La ocupación se basa en el establecimiento de sitios donde se desarrollan recursos hídricos para abastecer de agua al ganado en el período seco, con vertientes donde existen, o la construcción de represas de corrientes de aguas superficiales en excavaciones de tierra denominadas atajados; el sitio de establecimiento se denomina puesto donde pastorean vacas, caballos, burros, cabras y cerdos.

El control de los nacimientos es deficiente debido a la crianza a campo abierto, en consecuencia los terneros nacen en el monte, lo que impide el cuidado sanitario. La deficiente sanidad animal en las unidades productivas y la falta de programas de prevención y control, predominan en la mayoría de los establecimientos ganaderos lo que repercute negativamente en la composición del hato, pues los índices así lo demuestran, uno de ellos es la baja tasa de parición y la alta mortalidad.

El manejo productivo y reproductivo del hato ganadero se realiza de acuerdo con los sistemas tradicionales extensivos, con escasa visión de manejo sostenible a largo plazo, sin considerar el manejo adecuado del hato y de los recursos forrajeros naturales, lo que ha producido sistemáticamente los siguientes efectos:

  • Destrucción y virtual desaparición de muchos recursos forrajeros naturales, disminución de la biodiversidad, siendo más severo en la zona de transición a la llanura chaqueña.
  • Reducción de la capacidad de carga de ganado y disminuye el mismo en la zona, afectando la producción de forrajes cuyos recursos renovables son destruidos por el pastoreo continuo.
  • Alteración de la cobertura vegetal con la consecuente modificación de la cubierta del suelo produciendo erosión antrópica acelerada (cárcavas o zanjas), fenómeno muy perceptible en el subandino y la zona de transición a la llanura chaqueña.
  • Desequilibrio hidrológico en las cuencas por lo que actualmente la zona del Chaco serrano prácticamente está desplomando a los ríos a causa del sobrepastoreo y deforestación más aún cuando se unen estas dos actividades.
SISTEMAS DE DESARROLLO DE PROGRAMAS PARA LA CONSERVACIÓN Y MEJORAMIENTO DE GANADO BOVINO CRIOLLO

Con la finalidad de conservar y mejorar el ganado bovino Criollo en el Chaco se pretende ampliar y complementar los programas de mejoramiento planteados por los organismos gestores de este tipo de actividad como el CIAT- Misión Británica, la Asociación Boliviana de Criadores de Bovinos Criollos (ASOCRIOLLO), La Corporación Regional de Desarrollo de Chuquisaca (CORDECH) a través de la Estación Experimental de El Salvador ubicada en Chaco boliviano, desarrollando las siguientes actividades:

 

CENSO GANADERO

  • Realizar el inventario de productores no afiliados a (ASOCRIOLLO) y de los animales no registrados por las cabañas existentes en el área del Chaco boliviano.
  • Asesoramiento a los productores para la creación de organizaciones destinadas a aglutinar a los mismos con la finalidad de realizar trabajos mancomunados para la caracterización, preservación, conservación y mejoramiento genético de los bovinos.

 




CARACTERIZACIÓN DE RECURSOS GENÉTICOS

  • Este trabajo consistirá en una primera fase de identificación fenotípica de los animales a través de metodologías y técnicas estándares.
  • Posteriormente se realizará la caracterización genética de diferentes poblaciones de bovinos Criollos de la región chaqueña para evaluar la diversidad genética e identificar los diferentes grupos que conforman la raza.
  • Identificación de polimorfismos cromosómicos para determinar posibles introgresiones con razas cebuínas.
  • Identificación de zonas y/o productores que posean animales de origen ibérico.

 

CONSERVACIÓN Y PRESERVACIÓN DE LOS RECURSOS GENÉTICOS AUTÓCTONOS

Se considera realizar las siguientes acciones:

  • Motivar a los productores, aglutinados bajo el sistema cooperativo, a preservar sus recurso genéticos.
  • Organización de los productores en cooperativas, lo cual les beneficiará en los siguientes aspectos:

-- Crear bancos de germoplasma.

-- Acceso a la adquisición de recursos genéticos destinados a mejorar la producción y productividad.

-- Crear canales de comercialización de su producción y adquisición de insumos.

-- Obtener apoyo técnico y logístico integral para los productores.

 

MANEJO SOSTENIBLE DEL ECOSISTEMA DEL CHACO BOLIVIANO

Manejar ganadería en el Chaco, al igual que cualquier sistema productivo orientado a producir carne y leche, implica manejar los recursos forrajeros nativos y el ganado.

 

RECURSOS FORRAJEROS

El recurso forrajero en el Chaco depende de la pluviosidad caracterizada por:

  • Concentración del período de lluvias en los meses de noviembre y abril coincidiendo con la temporada cálida del año.
  • Alta variabilidad en la precipitación pluvial existiendo valores muy por debajo o por encima del promedio.
  • Por lo que la variabilidad y estacionalidad son inherentes al sistema climático chaqueño, consecuentemente el modelo de manejo ganadero debe ser adaptado a estos parámetros climáticos. Las forrajeras naturales del Chaco evolucionaron dentro de este contexto climático y están adaptadas al mismo, fluctuando su producción de acuerdo a las precipitaciones anuales, sobre todo las herbáceas.

 

RECUPERACIÓN DE PRADERAS DEGRADADAS

La región del Chaco se encuentra en una situación límite para la existencia del bosque, si tenemos en cuenta los aspectos climáticos. En este sentido el bosque nativo es un elemento fundamental e insustituible para mantener el equilibrio ambiental que necesariamente debe conservarse.

En la actualidad nos encontramos con un bosque que en la mayor parte de su extensión presenta un avanzado estado de degradación, por un lado debido a la deforestación ocasionada por la explotación irracional provocada por los denominados obrajes.

Ante esta situación de grave daño ecológico, que a sus vez hace peligrar la comunidad de vida en la región, es necesario e indispensable adoptar un sistema de uso de tierras que asegure la permanencia de una estructura forestal y de sus múltiples beneficios sobre el ambiente. Esta meta se puede lograr a través de un manejo racional, netamente forestal y/o agrosilvopastoril. En ambos casos el componente forestal cumple con una serie de funciones vitales para la estabilidad del sistema.

Los recursos forrajeros del Chaco son abundantes tanto en el estrato arbóreo, arbustivo como herbáceo. En la clasificación botánica elaborada por la estación experimental de El Salvador (Provincia Luis Calvo Chuquisaca), se encontraron diversas especies, entre las que destacamos: 11 arbóreas (por semilla, fruto, follaje o planta entera), 20 arbustivas, 66 herbáceas no gramíneas y más de 50 gramíneas.

Estas forrajeras no se han adaptado al sobrepastoreo continuo, que es practicado por la ganadería tradicional, esto no permite la regeneración natural de las plantas, lo que origina:

  • Desaparición de las especies forrajeras herbáceas, quedando solamente las que están protegidas por plantas espinosas.
  • También son afectados los arbustos forrajeros, quedando solamente los que mantienen sus copas fuera del alcance del ganado.
  • Reducción de la capacidad de carga del campo y por consiguiente disminuye rápidamente la cantidad de ganado.

El uso del diferimiento de campos como un sistema de manejo racional de los recursos forrajeros y de regeneración de éstos consiste en evitar el uso de un sector del campo en épocas de lluvias permitiendo el crecimiento y reproducción de especies forrajeras herbáceas, arbustivas y arbóreas.

Otra práctica que debe generalizarse es la implantación de pasturas artificiales en sistemas de desmontes selectivos (dehesa), con la finalidad de recuperar praderas naturales degradadas por efectos del sobrepastoreo.

 

MANEJO INTEGRAL DEL ECOSISTEMA Y LOS RECURSOS GENÉTICOS

Los requerimientos para establecer un sistema de manejo que permita una producción sostenible de los recursos forrajeros y que optimice los parámetros reproductivos y productivos del ganado son:

  • Establecer el mínimo de infraestructura ganadera como aguadas, alambrados, pasturas en desmontes selectivos, corrales, etc. Esto permitirá manejar tanto los recursos forrajeros como el hato del ganado, además de detener los actuales procesos de degradación de recursos, erosión y empobrecimiento socio económico de sus habitantes.
  • Establecer un plan de manejo de los recursos genéticos del bovino criollo y de las forrajeras nativas del ecosistema, que tenga como objetivo recuperar la productividad y luego mantenerla o incrementarla a través del tiempo.
  • Garantizar una ganadería ambiental, social y económicamente rentable para que los productores se enmarquen en una explotación sostenible.
  • Un manejo sostenible de los recursos genéticos y forrajeros del Chaco permitirá recuperar y mantener la productividad integrada de la ganadería y productos forestales, posibilitando un incremento de la carga animal y la rentabilidad por ha. Asimismo el bosque natural restaurado producirá un incremento de la fauna silvestre, asociada al aumento de la biodiversidad.

 

ALCANCES DEL DESARROLLO SOSTENIBLE DE LA GANADERÍA EN EL CHACO

Al establecer un programa de desarrollo sostenible para la ganadería en el Chaco se lograrán resultados económicos y sociales orientados a:

  • Mejorar el ingreso económico de los productores de la región al incrementar la producción y productividad de carne y quesos chaqueños.
  • Reducción de la migración campo-ciudad.
  • Aumento de la oferta de productos de primera necesidad, como carne, leche y otros derivados.
  • Promover la producción de variedades cárnicas orgánicas hacia mercados potenciales.
  • Diversificar la producción pecuaria bajo diferentes sistemas de producción.

 

 

Quote this article on your site

To create link towards this article on your website,
copy and paste the text below in your page.




Preview :


Powered by QuoteThis © 2008