You are here: Home Faisánidos La cría del faisán ornamental
La cría del faisán ornamental PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 3
MaloBueno 
Animales - Faisanes
Modificar el tamaño de letra:

FAISANES

 

La cría del faisán ornamental

ALOJAMIENTO DE REPRODUCTORES


 El faisán es por naturaleza polígamo, debiendo destinar a la reproducción grupos o familias compuestos por un macho y varias hembras, dependiendo esto último de la raza que se trate.

Así por ejemplo, las razas mas livianas como el Dorado y el Lady, lo ideal es aparear al macho con dos hembras; con respecto a las razas mas pesadas, su harem puede estar compuesto de tres hembras.

Algunos autores estiman que el faisán Swindoe es monógamo, por lo tanto es aconsejable armar parejas de esta raza.


Los grandes criaderos de faisanes para consumo y cotos de caza, aparean a los machos de Collar, Tenebroso, Albino, etc., hasta con cinco hembras pero se corre el riesgo que el animal se agote, debido a esto, es practica corriente el reemplazo del reproductor a mitad de la temporada.


Su alojamiento debe ser adecuado para todo el ciclo reproductivo cuya duración es de septiembre a enero aproximadamente y nos ocuparemos de los alojamientos ubicados a nivel del suelo, con piso de tierra, no desconociendo que existen otro tipo de instalaciones.


Con relación a su ubicación, hay que tener presente las siguientes necesidades:

•         Construir las edificaciones lejos de explotaciones avícolas que pueden representar fuente de contagio de enfermedades.

•         Los lugares elegidos deben poseer arboledas, ser tranquilos, protegidos de los vientos por barreras naturales, o bien artificiales como empalizadas, etc.

•         El terreno debe ser alto, de fácil drenaje y seco, evitando los estancamientos de agua.

•         Contar con agua potable y luz eléctrica.

•         Prever terreno para futuras ampliaciones.


Las jaulas para reproductores se construyen por lo regular, en batería y las dimensiones deberán ser de dos metros de frente por seis metros de profundidad y dos metros de alto, pudiendo disponer de una parte descubierta, con malla metálica (2/3) y la otra techada con chapas de cinc, fibrocemento, etc. (1/3).

El perímetro de la jaula debe poseer un cimiento de ladrillos u otro material, ya sea porque las aves tienen por costumbre escarbar la tierra en busca de insectos y lombrices, pudiendo escapar, o bien pueden introducirse al alojamiento, animales no deseados.

La malla metálica no deberá permitir el ingreso de gorriones, cotorras, roedores, etc. Y entre jaulas contiguas deberá existir un zócalo de 0.40 metros de alto que impida el contacto entre aves de diferentes jaulas.


Además debe poseer perchas o apoyaderos, tanto en la parte cubierta como en el exterior, teniendo en cuenta que duermen sobre los palos y también le sirven de escape ante la feroz insistencia del macho que pretende aparearse, acosándolas hasta lastimarlas y muchas veces causarle la muerte, cuando todavía las hembras no están en celo.

Existe la creencia que las jaulas de grandes dimensiones tienen efectos desfavorables con respecto a la fecundidad, muy por el contrario, la experiencia me ha demostrado que la amplitud de los alojamientos permiten aclimatar mejor a estas aves que no pierden nunca su instinto salvaje, dotándolas de mayor tranquilidad y predisposición a la reproducción.

Es bien sabido que la postura y la fecundidad de los huevos tiene estrecha relación con una alimentación adecuada, con un ambiente aséptico y con la exposición prolongada a la iluminación artificial.

Para finalizar este tema y para no caer en el error de muchos criadores inexpertos, que primero compran los faisanes y después se ocupan de los alojamientos, les aconsejo el método inverso, primero se deberá construir las jaulas y después poblarlas.





PROYECTO DE JAULA A NIVEL PARA REPRODUCTORES


DIMENSIONES: ancho 2,00 mts., Largo 6,00 mts., Alto 2,00mts.


PISO: de tierra, en lo posible con vegetación.

BEBEDERO: automático o a sifón.

COMEDERO: tolva colocado en zona cubierta.

ZÓCALO: de mampostería o madera de 0,40 mts. de alto.

TECHO: de chapa de cinc, fibrocemento, etc. con pendiente.

POSADEROS: de madera de 40 mm. de diámetro.


nota


INCUBACIÓN

RECOLECCIÓN DE HUEVOS

Esta importante tarea se debe realizar dos o tres veces por día, poniendo sumo cuidado para evitar roturas, luego se los destinará a las bandejas de conservación y se evitará provocar molestias a los animales.

Toda explotación bien organizada dispondrá en cada local de una planilla donde se apuntará el número de huevos recogidos.

El control de postura y de nacimientos son elementos a tener en cuenta para la selección de los reproductores. Se eliminarán todos los huevos que presenten fisuras, deformaciones, menor tamaño del normal, con cáscara rugosa.


Con respecto a la conservación de los huevos para incubar, las condiciones ideales son mantenerlos a una temperatura de 12 a 15° con un 80% de humedad, sin alteraciones o cambios bruscos, siendo lugares óptimos para este cometido los sótanos.

En caso de no disponer de una habitación con las características de la mencionada, se deberá elegir un lugar con las condiciones mas parecidas a la descripta.


Otro dato importante que todo criador práctico tiene en cuenta, es que los huevos destinados a la incubación no superen los 10 días de su puesta.






INCUBACIÓN   NATURAL


Es la que se realiza mediante la utilización de gallinas en la incubación de los huevos.


La faisana en cautividad rara vez se enclueca y además por su indocilidad resulta una pésima madre. Debemos confiar la tarea en gallinas de pequeño porte, siendo razas adecuadas la Old English y Sedosas de Japón.

Para asegurarnos de que este libre de parásitosexternos, es conveniente espolvorearlas con DDT o productos similares que nos garanticen que la futura madre y sus faisanuchos no sufrirán las molestias que provocan los piojos.

Una buena gallina de raza enana puede cubrir sin inconvenientes entre 6 y 8 huevos, debiendo alojarla en un nido adecuado, limpio, con paja fina, mas bien oscuro y tranquilo.

Este sistema que por su precariedad, esta destinado a explotaciones caseras, nos garantiza cierto éxito si lo que se pretende es criar un número reducido de pichones, ya que la clueca se ocupará con esmero de criarlos.

Con el grado de perfección alcanzada en la fabricación de incubadoras, no se puede pensar en la incubación natural  en  cualquier explotación mas o  menos intensiva.

 



INCUBACIÓN ARTIFICIAL

La incubadora, ampliamente difundida en nuestras explotaciones avícolas, proporciona el calor, la humedad y el oxígeno necesario para el buen desarrollo del embrión que posibilitará la nueva vida.

Los dos sistemas utilizados en la construcción de incubadoras, son los siguientes:


•         Horizontales

•         Verticales

Las primeras son máquinas muy sencillas, que poseen por lo regular una sola bandeja, la ventilación se realiza en forma natural y el volteo de los huevos se efectúa en forma manual.


Las incubadoras verticales son mas sofisticadas, están provistas de un ventilador que distribuye el calor en forma uniforme, dispone generalmente de varias bandejas para ¡os huevos y una bandeja nacedora.


Posee un sistema de volteo que puede ser manual o automático, e instrumentos de control, termómetro e higrómetro.


Las fuentes de calor para cualquiera de los sistemas mencionados, puede ser de diversos tipos a saber: electricidad, querosene, gas, etc.



CRIANZA DEL FAISANUCHO

CRÍA ARTIFICIAL

Una vez nacidos los pequeños faisanes, luego de 24 a 28 días de incubación, según la raza, pasamos a la segunda etapa, que es la cría.

Existen gran variedad de sistemas de madres artificiales pudiendo dividirlas en dos grandes grupos:


•         A nivel del suelo - CAMPANAS


•         Baterías o jaulas bandejas


Las fuentes de calor en ambos sistemas son el querosene, gas, carbón, leña, petróleo, electricidad, etc.

 




CRÍA EN CAMPANAS

Como su nombre lo indica, se trata de un cono truncado, de base muy ancha, con una fuente de calor que se distribuye en forma pareja.

Las criadoras proporcionan la justa cantidad de calor que los recién nacidos necesitan, los cuales hasta la cuarta semana están desprovistos de la facultad de termorregulación.


1a. semana 35 a 33 grados
2a. semana 32 a 30 grados
3a. semana 29 a 26 grados
4a. semana 25 a 23 grados


Los avicultores avezados con la simple observación de las crías que se encuentran bajo las campanas, se dan cuenta  si  ésta  les  está  proporcionando  el  calor adecuado.

Este primer ciclo de vida del faisán dura aproximadamente 30 días, crecen con mucha rapidez y requieren de mas espacio.

campana


Si observamos casos de canibalismo, aislaremos como primera medida a los animales picados, se disminuye la intensidad de la luz y se cubren las ventanas y lámparas con papel rojo transparente.




RECRÍA EN PARQUES


Finalizada la primer etapa de vida del faisán, se los deberá trasladar a un alojamiento sin calefacción, que disponga de una parte cubierta y un sector de parque, debiendo asignarle un espacio de un metro cuadrado cada tres cabezas.

Se deberá cuidar que la temperatura en la parte cubierta del alojamiento no descienda por debajo de los 21° C, especialmente durante la noche.

El frió en esta etapa de la vida del faisanucho acarrea consecuencias desastrosas.


El ideal de los parques de recría es poseer un arbolado de hojas caducas que permita dotarlos de sombra en verano y sol en invierno.

Es muy saludable contar con vegetación en el interior del parque, al faisán no le gusta estar al descubierto, por el contrario se ejercita y se distrae y reduce los peligros de la plumofagia y el canibalismo.

Al cumplir el segundo mes de edad, se comienza a distinguir el sexo, dependiendo de la raza, algunos colorean sus plumas, otros se diferencian por el espolón, o por una tonalidad de sus plumas mas oscuras o mas claras.

En el Dorado y en el Lady hay que observarles los ojos que cambian su coloración y desarrollan en los machos una pequeña carúncula por debajo del ojo, que los criadores llamamos vulgarmente "lágrima", etc.

Lo importante de destacar es que comienzan a ejercitarse en el vuelo y requieren de mas espacio del que disponían, a razón de dos metros cuadrados por cada faisán.

También resulta conveniente separar algunas razas, ya que comienza a ser notoria la diferencia física entre ellas y la mansedumbre de algunas contrasta con la agresividad de otras.


Es de hacer notar que no se debe introducir ejemplares de una jaula a otra; el visitante nunca es bien recibido y debe soportar la agresión del conjunto de los habitantes de la jaula.

Es de resaltar que no existe un modelo único de jaula o parque de recría, ya que en la práctica, siguiendo principios y criterios diferentes, se pueden obtener resultados igualmente satisfactorios




ALIMENTACIÓN 

Resulta ser éste, el tema que provoca disparidad de opiniones entre los expertos sobre nutrición animal.

La falta de estudios profundos sobre las necesidades alimenticias del faisán, obligan a dar por válidos los estudios realizados sobre gallinas, basándonos en sus analogías fisiológicas.

El proceso de domesticación, su puesta estacional, su instinto poco sociable, marcan diferencias muy notorias con la gallina; no obstante ello y sin olvidarnos que sobre la alimentación del faisán no esta dicha la última palabra, intentaremos establecer los parámetros sobre los cuales podrá guiarse el avicultor  para lograr una alimentación correcta.

Cuando encaramos una explotación racional de faisanes por más pequeña que ella sea, debemos elegir con sumo cuidado las raciones a emplear en las distintas etapas de su vida, ya que sus necesidades varían según su desarrollo.

Son raciones balanceadas los piensos que contienen los nutrientes necesarios para el correcto desarrollo de las aves.

Si bien es cierto que son aves granívoras, esto no significa que puedan ser alimentadas únicamente con maíz, sin recibir ningún otro suplemento alimenticio.

Hay que tener en cuenta que por lo general viven en el mayor confinamiento, sin posibilidades de conseguir

ningún otro alimento que el que les proporciona el hombre.


Basado en la bibliografía existente, Orlando Manetti establece-como "necesidades nutritivas del faisán" los datos que a continuación se detallan:



De 0 a 12

semanas

Más de 13 semanas Reproductores
Proteína bruta % 30 22 20
Energ. product

en K/cal

1650 - -
Calcio % 1.5 1 2.25
Fósforo 0.9 0.6 0.75
Cloruro Sódico 0.5 0.5 0.5
Yodo mg/kg 0.31 0.31 0.31
Manganeso mg/kg 40 35 35



La energía necesaria para mantener la actividad del organismo y su calor, las encontramos en los siguientes elementos.


PROTEÍNAS

HIDRATOS DE CARBONO

GRASAS

MINERALES

VITAMINAS

AGUA



PROTEINAS

Son sustancias químicas de composición compleja formadas por carbono, oxígeno, nitrógeno, hidrógeno y pequeñas proporciones de hierro, azufre y fósforo.


Los animales en crecimiento necesitan mayor porcentaje de proteínas en el alimento, que cuando llegan a edad adulta.


Las proteínas pueden ser de origen animal, extrayéndolas de las harinas de carne, de pescado, de sangre, etc. y también de origen vegetal, las que se encuentran en las tortas oleaginosas y los cereales.


Las sustancias proteicas están constituídas por la asociación de unidades químicas denominadas aminoácidos.


Algunas de ellas como la metionina, usina y glicina, suelen faltar en la dieta del faisán, pudiéndose agregar a los piensos para corregir las carencias, ya que la industria química por vía sintética las provee a precios asequibles.


Para las restantes, cuando se observen carencias es conveniente corregirlas mediante el aumento de proteínas con harina de sangre, de pescado, de soja, etc.




HIDRATOS DE CARBONO  

Son los grandes generadores de energía y los excesos se transforman en grasas.

Las encontramos en los azúcares y almidones de los cereales.




GRASAS

Al igual que los hidratos de carbono, las grasas son fuente de energía, pero se fijan con mucha facilidad y se utilizan cuando se le da raciones de engorde.

Se encuentran en granos y tortas oleaginosas.



MINERALES

Las sustancias minerales representan el 3 - 4 % del peso del faisán.

Su presencia en la dieta es indispensable para el desarrollo de las funciones fisiológicas.


Su carencia puede ser parcial y los mas importantes son: calcio, fósforo, manganeso, cloro, sodio, magnesio, potasio, hierro, azufre, yodo, cobre, cinc.





VITAMINAS

Son   sustancias   químicas   que   se encuentran en los alimentos y cuya función es regular

los procesos fisiológicos.

La ausencia de vitaminas o su pobreza provocan la aparición de manifestaciones nefastas para el animal, como deformaciones, falta de crecimiento, mortalidad en la cría, etc.

Las principales vitaminas son: A-B-C-D-E-H-K-G y pueden ser suministradas agregándolas al alimento como también al agua de bebida.



AGUA

No es un alimento, pero cumple funciones vitales en la vida de los animales. El agua se debe suministrar en forma abundante, fresca y limpia, no debe contener sustancias químicas nocivas ni microorganismos   responsables de enfermedades.

En  caso de dudas  se debe  realizar los  análisis correspondientes que aseguren la potabilidad del agua.





ALIMENTOS VERDES EN LA DIETA DEL FAISÁN


El suministro de verde es una práctica recomendable, pero no estrictamente necesaria.

La acción dietética es estimulante, antipicaje y provoca una gimnasia funcional del aparato digestivo.

Se comienza a suministrar después de los dos meses de vida, preferentemente triturado ya que va destinado a animales jóvenes.

Los verdes mas recomendables a emplear son la achicoria, la ortiga, la alfalfa, pero pueden utilizarse otros.



HIGIENE Y PROFILAXIS


Gran parte del éxito de una explotación se debe al esmero que se ponga en la higiene de parques, baterías, incubadoras, criadoras, jaulas de reproductores, etc.

Se deben realizar raspados, lavados flameados, para posteriormente procederá la desinfección de utensilios y alojamientos.

Los insectos y otros artrópodos, vermes, lombrices, moluscos, etc. son en muchos casos transmisores de enfermedades infecciosas.

También hay que poner especial cuidado al ingreso a los alojamientos de gorriones,  palomas,  cotorras  u  otros pájaros que pueden ser portadores de parásitos y  otras enfermedades.

A continuación un detalle de los desinfectantes mas usados:




HIPOCLORITO DE SODIO Y POTASIO


Muy usado en la desinfección de accesorios, pisos y paredes. Se utiliza diluido en agua.




SALES DE AMONIO CUATERNARIO  

Tiene propiedades antisépticas, bactericidas y desodorantes.

Es de fácil empleo.




YODO

Se utiliza en forma de tintura de yodo para lesiones en la piel.




ALDEHIDO FÓRMICO

Es un gas desinfectante que provee el comercio bajo tres formas, solución acuosa (formol), solución jabonosa (lisoformo) y sólida que por la acción del calor pone en libertad los gases.




HIDRÓXIDO  DE  SODIO

Posee cualidades como desinfectante y detergente. Se lo utiliza para la limpieza de deyecciones en los pisos de los alojamientos.




CLORURO  DE  MERCURIO 

Tiene  un  alto  poder bactericida, inclusive con el bacilo de la tuberculosis y los esporos.

Es de elevada toxicidad y altera los metales.




HIDRÓXIDO DE CALCIO

Como lechada de cal se utiliza para el blanqueo de paredes.



OZONO

Antiséptico y bactericida. No esta muy difundido en la industria avícola






DESRATIZACIÓN


Las ratas y ratones provocan perjuicios de gran consideración en los criaderos, en lo que respecta al consumo de alimentos y la propagación de toda clase de enfermedades.

Se debe tener especial cuidado en el combate de estos roedores utilizando cebos fuera del alcance de las aves.




CANIBALISMO

Es sin lugar a dudas el problema mas grave que amenaza una explotación.

Todos los animales que viven en cautiverio sufren en mayor o menor grado este inconveniente.

En el faisán se manifiesta desde la plumofagia hasta el picaje agresivo que puede terminar con la vida del atacado.

Resulta difícil de explicar la falta de una adecuada reacción por parte del agredido, que a veces intenta una fuga, pero por lo general se queda inmóvil al sufrir los picotazos.

Deben ponerse todos los esfuerzos para eliminar esta locura colectiva que ataca a los animales, ya que no se trata de una enfermedad y que tantas bajas produce.

A continuación trataremos de explicar las causas de ésta psicosis y sugerir algunos procedimientos que intenten reducir á un mínimo este inconveniente.



ALIMENTACIÓN

Nivel deficiente en el pienso de algunos aminoácidos (arginina, metionina, cistina, triptófano, usina) y o algunos oligoelementos y vitaminas.




TEMPERATURA ELEVADA  

Es un factor predisponente debiendo poner especial atención al construir su alojamiento que resulte fresco en verano y con arboleda que lo proteja del excesivo calor, además de una buena ventilación.




3° LUZ MUY INTENSA

Muchas veces reduciendo la intensidad de la luz reduce el picaje.




4° FALTA DE ESPACIO

En la medida que el faisán va creciendo se hace necesario otorgarle mayor espacio para su desarrollo.   

Cuando llega al estado adulto necesita por lo menos 2 m2.por cada anima!.




5° FALTA DE VERDEO

Lo ideal sería que los parques de cría tuvieran vegetación abundante, pero ante la ausencia de ésta, es importante el suministro de ortigas o achicoria triturada, como así también granos como avena, maíz, arroz con cascara, etc, que ejercen un motivo de distracción y una función tranquilizante.




BEBEDEROS Y COMEDEROS

Deben ponerse a disposición de los animales un número suficiente de estos utensilios y ubicarlos adecuadamente en el interior de los alojamientos.





TIPO DE CANIBALISMO

DE CABEZA Y DE DORSO

Se produce desde el nacimiento hasta aproximadamente 1 mes de vida, encontrándose los animales sin plumas en la región dorsal.

En los primeros días de vida se puede observar que se pican también las uñas de las patas.



DE COLA

A partir de los 30 días es factible ver como se pican las plumas de la cola, cuyos canutos se encuentran provistos de sangre.

El problema se complica al sangrar el animal, ya que el color y el sabor de la sangre atraen la atención de las otras aves.




DE CLOACA

Es la presentación más severa del canibalismo, ya que se llega hasta eviscerar el ave atacada, provocando la muerte de la misma.




MEDIDAS DE PREVENCIÓN Y CONTROL

Aplicar pomadas o líquidos repelentes en especial cuando las aves están heridas.


Distribuir verdeo a discreción, como ser alfalfa, ortigas, achicorias, etc.


Aumentar el contenido de fibra en la dieta.


Administrar un alimento equilibrado, que contenga una adecuada proporción de proteínas, oligoelementos y vitaminas.


Añadir sal al agua.


Despicar las aves.


Utilizar gafas de plástico.


Proveer los tranquilizantes en el agua o alimento.


No introducir animales extraños en los grupos ya formados.


Separar a los animales heridos o excesivamente agresivos en alojamientos individuales.



BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA

Genética y zootecnia avícola, de Alfredo F. Plot

Cría del faisán, de Orlando Manetti

Fagiani y Pernici, de Alessandro Ghigi

Granja, del Dr. Antonio Silva Lezama

 


Autor: José Mario Loiz

publicado en Temas de Granja

Accara

marzo de 2001

 


Quote this article on your site

To create link towards this article on your website,
copy and paste the text below in your page.




Preview :

La cría del faisán ornamental
Jueves, 19 Marzo 2009

Powered by QuoteThis © 2008