You are here: Home Gallinas Observaciones sobre la productividad de la gallina Negra INTA
Observaciones sobre la productividad de la gallina Negra INTA PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 3
MaloBueno 
Animales - Gallinas
Modificar el tamaño de letra:

Observaciones sobre la productividad de la gallina Negra INTA   

Ing. Agr. José Recalde*. 2005. Carpeta Técnica INTA E.E.A Esquel, 02/05.

*Técnico Responsable Programa PROHUERTA, INTA E.E.A Esquel.


Introducción

En 1997 el Programa PROHUERTA comenzó la distribución de pollitas ponedoras Negra INTA y Rubia INTA en el área de la E.E.A Esquel con el objetivo de promover la autoproducción de huevos en familias con necesidades básicas insatisfechas.

Estas ponedoras rústicas autosexantes (es decir que pueden distinguirse machos y hembras recién nacidos por el color del plumón) fueron desarrolladas en la Estación Experimental Agropecuaria Pergamino del INTA, donde se mantiene el núcleo genético que les da origen y son producidas en centros de multiplicación diseminados por todo el país.

El presente artículo tiene como propósito difundir datos locales de productividad de la Negra INTA y brindar información para el suministro de luz artificial -necesaria para asegurar una postura sostenida- en granjas o gallineros del noroeste provincial.

 

Índice de Postura

Para evaluar el rendimiento de las aves se analizaron las planillas de recolección diaria de huevos que se llevan en la unidad avícola del taller protegido CICAL, dependiente de la Asociación Pro Ayuda al Discapacitado de la ciudad de Esquel. Este establecimiento representa una situación intermedia respecto a las condiciones en las que se realiza la cría de gallinas a escala familiar en la zona. Se tomaron datos de seis planteles de gallinas Negra INTA, tres nacidos en Otoño-Invierno y tres en Primavera-Verano.

 

Caracterización de los planteles evaluados

Plantel

Fecha de

nacimiento

Cantidad inicial
de aves

Bajas al final
del período

Nº 1

07/05/01

63

17 %

Nº 2

14/04/02

61

30 %

Nº 3

20/06/03

130

17 %

Nº 4

01/12/00

34

35 %

Nº 5

20/10/01

97

8 %

Nº 6

30/10/03

130

9 %

Notas: 1) Las bajas comprenden animales muertos, apartados por problemas sanitarios o descartados

 por baja postura. 2) Del Plantel N° 6 se computaron datos hasta enero de 2005 (semana 66).

A partir del registro de recolección diaria se calcularon los porcentajes de postura semanal (esto es, semanas de vida contadas desde el inicio de postura) durante el primer año de producción.

Se debe recordar que:

 

Porcentaje de postura semanal = N° de huevos recolectados por semana x 100

                                                                  N° de gallinas x 7 días

 

Entre los tres planteles nacidos en la misma época se promediaron los índices de postura correspondientes a la misma semana. Expresados gráficamente en curvas, esos índices o porcentajes semanales se pueden confrontar con la franja normal o estándar de postura elaborada en la Estación Experimental de Pergamino, que, en la figura, aparece señalada con líneas blancas.

 

Pasando por alto fluctuaciones probablemente debidas a cambios en la alimentación u otras situaciones de estrés, la curva de producción de las gallinas nacidas en Otoño-Invierno expresa un rendimiento satisfactorio al referenciarla con la franja estándar de postura.

En cambio, la productividad de las aves nacidas en Primavera-Verano en cierto período del ciclo resulta bastante inferior al potencial de la Negra INTA. Ese período crítico está dado por la primera temporada fría que deben soportar los animales, coincidente con los meses de su entrada en postura.

Los requerimientos mínimos que debería cumplir cualquier gallinero son: 1) habitáculo de protección y de postura cubierto con techo impermeable, 2) piso seco dentro del habitáculo, 3) aberturas cubiertas en noches de invierno, 4) orientación tal que ofrezca reparo del viento predominante y permita la entrada del sol de la mañana al espacio techado 5) luz artificial.

En gallineros que no puedan cubrir los requerimientos ambientales mínimos para iniciar la postura (que sí son satisfechos por la infraestructura del CICAL) la baja producción en esta etapa será aún más acusada. La mayoría de las instalaciones para cría de aves que pueden verse en el medio rural no cumplen dichas condiciones mínimas. Por lo tanto, tal como lo indica el gráfico, es conveniente conformar el plantel para producción casera de huevos con pollas nacidas en Otoño-Invierno que comenzarán su postura en primavera. El esfuerzo por ofrecer a las pollitas un microambiente cálido en sus primeras semanas de vida, en caso de que se las adquiera recién nacidas, será compensado por un mejor resultado económico.

Quizás ayude a aceptar la conclusión anterior recordar que la luz diurna estimula la secreción de hormonas sexuales que regulan la ovulación y, consecuentemente, la producción de huevos. Para desencadenar una postura sostenida la luz debe ser mantenida a un nivel constante de 14 horas como mínimo. Como se verá más adelante, a nuestra latitud la longitud del día no alcanza a 14 horas durante más de la mitad del año.

Con los medios al alcance de los pequeños productores o los productores familiares no parece difícil proporcionar las condiciones de confortabilidad en un pequeño gallinero familiar bien construido, de manera de minimizar el sufrimiento de los animales durante la época de frío más riguroso. Pero puede no ser tan sencillo brindar luz adicional en el momento en que las pollas necesitan ese estímulo para empezar a poner normalmente. De ahí que resulte ventajoso jugar con la naturaleza a favor y hacer coincidir el inicio de postura (los 5-6 meses de vida) con el período de días largos (Primavera-Verano). Alimentación y atención adecuadas -según muestra la curva de trazo continuo- harán que el porcentaje de postura se mantenga por encima del 60%. Las observaciones a campo indican que si no se puede suministrar luz suplementaria al acortarse los días este índice se tornará irregular pero no caerá a cero.

Manejo de la Luz

Un nivel de producción constante se logra con 14 horas de luz diurnas, mientras que para una producción máxima se recomienda suministrar luz artificial hasta llegar a 16 horas en el momento del pico de la curva, durante el segundo mes de postura, y estabilizarla en ese valor hasta el fin del ciclo.

El siguiente gráfico muestra las variaciones de la longitud del día astronómico (desde la salida hasta la puesta del sol sobre el horizonte) en los meses “deficitarios” con respecto a la referencia de 14 horas, pudiéndoselo considerar válido por aproximación para todo el noroeste de Chubut. No tiene en cuenta la luz crepuscular, sobre cuya influencia no hay un dictamen unánime entre los investigadores.

 

 

Mes

Período

Tiempo de luz a adicionar

Marzo

01 - 10 

 

24 minutos

11 - 20

 

54 minutos

21 - 31

1 hora

23 minutos

Abril

01 - 10

2 horas

6 minutos

11 – 20

2 horas

24 minutos

21 - 30

2 horas

48 minutos

Mayo

01 - 10

3 horas

10 minutos

11 - 20

3 horas

30 minutos

21 - 31

3 horas

55 minutos

Junio

01 - 10

4 horas

4 minutos

11 - 20

4 horas

8 minutos

21 - 30

4 horas

5 minutos

Julio

01 - 10

3 horas

48 minutos

11 - 20

4 horas

2 minutos

21 - 31

3 horas

17 minutos

Agosto

01 - 10

2 horas

53 minutos

11 - 20

2 horas

53 minutos

21 - 31

2 horas

13 minutos

Septiembre

01 - 10

1 hora

35 minutos

11 - 20

1 hora

6 minutos

21 - 30

1 hora

36 minutos

Con esta información básica cada interesado puede elaborar un “Plan de Iluminación” adaptado a sus necesidades. Para un pequeño gallinero la luz artificial se puede suministrar con una lamparita de 25W. En caso de producción para autoconsumo con planteles nacidos en Otoño-Invierno, se sugiere manejar la luz artificial para inducir la muda de plumas (no necesariamente una muda corta) y el receso de postura en los meses más deficitarios en luz (junio y/o julio).

Conclusiones

Los registros de producción de un establecimiento que representa una situación media en cuanto al manejo de las aves demuestran que en esta zona de la Patagonia la gallina Negra INTA puede expresar todo su potencial de rendimiento. Como con cualquier otra raza de ponedoras, el aporte de luz artificial es imprescindible para obtener los mejores resultados. Cuando esto no sea posible, deben preferirse planteles nacidos en Otoño-Invierno, que son los que alcanzan una productividad más elevada en su primer año de postura.

 

Nota: Se agradece la colaboración prestada, para la elaboración de este artículo, a los responsables del CICAL y del Área de Agrometeorología de la E.E.A INTA Chubut.              


Quote this article on your site

To create link towards this article on your website,
copy and paste the text below in your page.




Preview :


Powered by QuoteThis © 2008