You are here: Home Perdices Producción de perdiz común o copetona (Eudromia elegans)
Producción de perdiz común o copetona (Eudromia elegans) PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 1
MaloBueno 
Animales - Perdiz
Modificar el tamaño de letra:

Producción de perdiz común o copetona (Eudromia elegans)

Martínez, Félix A.; Rigonatto, Teresita; Ledesma, Sandra; Antonchuk, Luis A.; Fescina, Nicolás H. 2005.

Cátedra de Zoología y Recursos Fáunicos - Facultad de Cs. Veterinarias - UNNE.


Resumen

La perdiz copetona tiene una ventaja importante en comparación a la perdiz colorada como ave para consumo, su mayor tamaño. Sin embargo hasta el momento no existían trabajos como éste, que prueben su adaptación al cautiverio y determinen un sistema de producción.

 

Palabras Clave: cría, cautiverio, perdiz, sexado de perdices, Eudromia elegans

Antecedentes

La avicultura es la cría, conservación, mejora y aprovechamiento de las aves domésticas y de algunas especies silvestres incorporadas hoy como una explotación no tradicional, a fin de abastecer el mercado o repoblar campos o cotos de caza.

Actualmente, ha surgido un gran interés por la producción de perdices, como una rama propia de la avicultura moderna, con grandes posibilidades desde el punto de vista económico y con amplias perspectivas de comercialización.

El aprovechamiento de la Eudromia elegans (perdiz copetona o perdiz común), en cautiverio ofrece un aspecto de atrayente beneficio. De nuestra experiencia, podemos anticipar buenas perspectivas en cuanto a su futura explotación, de importancia quizás superior al que ofrecen en la actualidad otras aves.

Se distribuye en nuestro país desde la provincia de Salta hasta el sur de la Patagonia, escapando solamente de los límites de la Argentina, brevemente, hacia Chile.

Se diferencia de la Rhynchotus rufescens (perdiz colorada) por su mayor corpulencia, alcanzando un tamaño de 39 – 40 cm y pesos superiores a los 1.200 g.

Habita ambientes áridos y semiáridos, distinguiéndose de todos los otros Inambúes por el copete de plumas que adorna su cabeza, siendo la particularidad que ha dado origen al nombre vulgar más difundido con que se lo conoce. Es muy útil para el saneamiento de los campos, porque al ser su alimentación tan variada destruye toda clase de langosta e insectos en general; pero por otra parte es muy afecta a los granos de maíz, trigo, cebada, y en los grandes sembrados se la ve comiendo los tiernos tallos.

Viven en colonias o bandadas de hasta cincuenta ejemplares, buscando lugares desprovistos de follaje, separándose en época de celo en grupos de tres a cinco ejemplares, que por lo general van compuestos en su mayoría de machos.

Ofrecen tres grandes posibilidades que son: producción de carne, huevos y repoblamiento de campos en áreas donde actualmente han desaparecido, o como coto de caza que conforman otra de las alternativas para cazadores nativos y extranjeros.

Comparativamente a otras aves, sin estudios anteriores sobre la eficiencia en transformación de alimento en aumento de peso, muestra que posee un potencial para ser explotado y seleccionado, como productor de carne.

El propósito del presente trabajo fue establecer la posibilidad de adaptación al cautiverio de la Eudromia elegans.

Materiales y métodos
Instalaciones y equipamientos

De acuerdo a los resultados obtenidos con la Rhynchotus rufescens, se tomaron como base la utilización de infraestructuras similares. De esta forma, los ejemplares fueron alojados separadamente en corrales de reproductores de 2 x 3 metros, que mantuvieron su cobertura vegetal, con muros laterales de ladrillos de una altura de 0,80 m completado con tejido de ½ pulgada hasta los 2,50 m y techado con alambre del tipo gallinero, en forma laxa, para la amortiguación de los golpes cuando el animal levanta vuelo.

Para el suministro de agua y alimento se utilizaron comederos tipos tolva, de 5 Kg., por su facilidad de manejo y recargado, y bebederos de plástico con una capacidad de 3 litros.

Fueron empleados 12 ejemplares, provenientes de capturas en la provincia de Buenos Aires. La separación por sexo se efectuó en forma manual, presionando el ano para vencer el esfínter anal y observar el órgano genital. Una vez identificados y anillados, para la reproducción, se distribuyeron 6 animales en dos lotes (harenes), en una relación 1:2 (macho/hembras), y los restantes se ubicaron en un solo jaulón.

Alimentación

Fue a base de balanceados comerciales, de manutención (ponedora jaula) y alta postura, adicionando harina de soja o pescado, y raciones combinada con trigo, maíz partido y avena. Para elevar el nivel de fibra se suministro alfalfa y trébol, que por otra parte permiten a estas especies llegar en mejores condiciones al período reproductivo. La alimentación de los perdigones se basó en una ración inicial para pollitos, en forma granulada y con una valoración proteica del 20-21%.

Establecido el período de postura, los huevos permanecieron durante los primeros cinco días conservados a una temperatura 10° a 15° C y posteriormente introducidos en la incubadora a 39,5° C, estableciéndose los volteos luego de las 48 horas. Los recién nacidos se pasaron a la sala de crías, provisto de corrales rectangulares de cartón prensado, de 60 cm de alto, con piso aprovisionado de viruta de madera, como aislante y calefacción, mediante campana eléctrica.

DISCUSIÓN de resultados

Los estudios muestran que los corrales de reproducción, cuando más amplio, favorecen el comportamiento y la adaptación, reducen el estrés que pueden producir otros de menores dimensiones, y permiten efectuar un mejor seguimiento de la condiciones de los reproductores. Para su construcción pueden ser empleado distintos materiales, que abaratan los costos de inversión, a diferencia del sistema intensivo de las ponedoras.

El programa de alimentación destinado para los reproductores, con una concentración proteica entre un 24 - 28%, y principios inmediatos, como los hidratos de carbono, minerales y vitaminas, mejoran su aprovechamiento y estimulan el desarrollo. En los perdigones la nutrición con huevo picado y lechuga picada luego de las primeras 48 horas, y una ración inicial para pollitos hasta los 45 días fueron satisfactorios.

A partir de esta fase el ave procura naturalmente lombrices y pequeños insectos, los cuales constituyen excelente fuente de suplemento proteico.

El sexado, en forma rápida, posibilita la observación en los machos de un pene bien manifiesto, con forma de “S” o signo de interrogación de aproximadamente 1 a 1,5 cm de longitud.

La postura se estableció entre principio de septiembre y fines de febrero, siendo escaso en este primer período, como consecuencia de la demora en la obtención de los ejemplares que se origino recién a fines de julio. De los dos sistema reproductivos, la relación 1:2 permitió hacer un seguimiento pormenorizado del número de huevo puesto por cada hembra, observándose un mejor índice de fertilidad. La incubación y nacimiento de 6 perdigones se produjo entre los 19 y 20 días, adquiriéndose un total de diez huevos, de 47 x 30 mm, color verde esmeralda. Los pichones son precoces, debiéndose incorporar pollitos de poco tiempo de vida para que aprendan a picotear el alimento.

Conclusiones

Si bien es una especie que tiene como área de distribución otras provincias, se adapta rápidamente al cautiverio, siempre y cuando reúnan las características propias del medio natural. constituyéndose en un recurso accesible para la población rural.

El aumento de peso obtenido de acuerdo con el programa de alimentación, mejoran las exigencias nutricionales, siendo trascendental su elaboración con una formula apropiada y de alto contenido proteico.

Comparativamente a otras especies, la Eudromia elegans, sin estudios preliminares referente a la eficiencia de transformación de alimento en aumento de peso, demuestra que posee potencial para ser explotado como productor de carne.

La baja cantidad de huevos obtenidos se debieron a la demora en la obtención de los ejemplares que se originó recién a fines de julio, próximo al inicio del periodo de postura.

Asimismo, cabe resaltar la importancia de la incorporación de pollitos BB a la sala de cría, para que los perdigones aprendan a picotear su alimento, lo cual permite diferenciarlos de la Rhynchotus rufescens.

Bibliografía

1.        Belterman, R. H. R., L. E. M. De Boer. 1990. A miscellaneous collection of bird karyotypes. Genética, Dordrecht, 83:17-29.

2.        Campos, E. J. 1994. A importancia da maturidade sexual em reproductoras. In: FACTA, Manejo de matrices. Campinas: Fundacao APINCO de Ciencias e Tecnología Avícolas, pp: 47-50.

3.        Carnio, A. 1993. Análise de algunas características produtivas e reprodutivas da Perdiz-Rhynchotus rufescens- p: 1-47. Faculda de Ciências Agrárias e Veterinarias, UNESP, Jaboticabal, Brasil.

4.        Clemens, J. 2000. Birds of the World: a Checklist. Fifth edition. Publisching Company. California, pp: 867.

5.        Kaegi, J. A. 1969. Ensayo para reproducción y cría en cautividad de algunas tinamiformes chaqueñas. Trabajo de pasantia. Facultad de Ciencias Veterinarias. U.N.N.E.

6.        Kufner, M. B. 1993. Patrones de actividad de la Martineta (Eudromia elegans) en el monte occidental de la Argentina. Revista de la Asociación Ornitológica del Plata. 13 (4): 283-285.

7.        Mori, B.; Ceragioli, U. 1981. Prove di integrazione proteica nella alimentazione della starna. Ann. Fac. Med. Vet. Pisa, v. 34, pp: 349-359.

8.        Sasaki, N. et al. 1980. Sex Chromosomes of the elegans Crested Tinamous, Eudromia elegans. Chrom. Inf. Serv., Lord, 29: 19-21.

9.        Sick, H. 1985. Ornitologia brasileira, uma introducao. Brasilia: Universidade de Brasilia. V. 1, pp:133-146.

10.     Wohlbier, W. 1974. The supplementary feeding of game animals and fowl. Basle: Roche, pp:18-21.

11.     Woodard, A. E.; Vohra, P.; Snyder, R. L. 1977. Effect of protein levels in the diet on growth of pheasants. Poult. Sci. Champaign, v. 56, pp: 1942-1500

 

Quote this article on your site

To create link towards this article on your website,
copy and paste the text below in your page.




Preview :


Powered by QuoteThis © 2008